Conecta con nosotros

CURIOSIDADES

20 Soft Skills que todo Abogado debería tener

todojuristas

Publicado

en

El trabajo y la forma de trabajar están cambiando. También en el campo de la abogacía. Cuando un despacho de abogados busca un nuevo letrado que incorporar a su plantilla, ya no sólo mira que en su CV aparezca el Grado en Derecho con una buena nota media y el Máster de Acceso a la Abogacía, sino que se articulan complejos procesos de selección para asegurarse de que dicho candidato cumpla con esas hard skills (saber derecho civil, dominar Excel y Word…) pero también con las denominadas soft skills, que son aquellas habilidades deseables para un determinado puesto de trabajo que no dependen de los conocimientos adquiridos, sino de la persona en cuestión. En esta entrada te contamos cuáles son estas habilidades que todo abogado del futuro debería poseer.

 

1. Inteligencia emocional: cada vez más a menudo escuchamos el término “inteligencia emocional” como una de las habilidades que todo trabajador debería poder demostrar. Se trata de la capacidad de conocer nuestras propias emociones y sentimientos y los de las personas que nos rodean, y de saber manejarlos para anticiparnos a determinadas situaciones. El abogado que esté sufriendo una época de intenso estrés y ansiedad tiene que saber identificar estas emociones y ponerles remedio antes de que le lleven al bloqueo profesional.

 

2. Empatía: no basta con saber identificar los sentimientos de otras personas, también hay que saber ponerse en el lugar del otro, ya sea compañero o subordinado, para no agravar una posible situación negativa. Si un abogado empático conoce que un compañero del despacho está pasando por una mala racha de ansiedad, tratará de ayudarle en lo posible.

 

3. Gestión de la ansiedad: la ansiedad y el estrés están a la orden del día. Estas emociones son inevitables, pues dependen de la personalidad de cada uno. Pero en lo que un abogado sí debe trabajar es en la gestión de esta ansiedad, saber cuándo sufrimos épocas de más ansiedad y ponerle remedio para que ésta no afecte a nuestra carrera profesional.

 

4. Honestidad: es preferible que el abogado sea honesto con sus clientes o con sus jefes, y diga abiertamente que no le da tiempo a acabar las tareas en el plazo que le han dado y que necesita más tiempo para hacerlo bien, que no decir nada, entregarlo en tiempo y que lo entregado sea una chapuza. Los despachos de abogados también valoran esa honestidad.

 

5. Ética: si bien la ética es una de las cualidades que les enseñan a los abogados desde el inicio de sus estudios, con el paso del tiempo muchas veces parece olvidarse. No pisar a compañeros, no actuar de mala fe, no jugar con tus clientes… La ética en el trabajo es otra de las habilidades más valoradas por los despachos.

 

6. Amabilidad: el campo de la abogacía está intentando alejarse de esa percepción social de seriedad y distancia que la ha caracterizado durante mucho tiempo. Ahora se buscan abogados cercanos y amables con los clientes.

 

7. Educación: más cercanía y confianza con los clientes, compañeros y jefes no implica una mayor falta de educación. Las buenas maneras, gestos y palabras deben seguir gobernando las relaciones laborales, incluyendo el campo de la abogacía.

 

8. Positividad: en todos los trabajos, incluido el de la abogacía, surgen contratiempos y hay cosas que no salen como esperábamos. Otra de las habilidades del abogado del futuro es la de afrontar estas situaciones con positividad.

 

9. Adaptabilidad: derivado de lo anterior, ante situaciones nuevas y cambiantes, plagadas de contratiempos, los despachos buscan abogados que sean capaces de adaptarse a estas nuevas situaciones con facilidad.

 

10. Puntualidad: no está de más recordar que la puntualidad es una virtud, no sólo deseable, sino obligatoria en cualquier puesto de trabajo, en la que, además, se debe trabajar. Implica no sólo llegar puntual a tu puesto de trabajo, sino también cumplir con todos los plazos de entrega asignados, en la medida de lo posible.

 

11. Organización: para evitar ser impuntual, otra de las habilidades más requeridas por los reclutadores es la capacidad de organización, ser conscientes de lo que uno puede abarcar en un día y organizarse el tiempo para cumplir con las metas organizadas.

 

12. Gestión del tiempo: Una vez organizada nuestra jornada laboral, otra habilidad muy importante es saber gestionar ese tiempo, es decir, aprovechar al máximo cada minuto evitando distracciones.

 

13. Automotivación: en la actualidad, los despachos buscan abogados que tengan capacidad de automotivación, que se fijen metas laborales cada vez más ambiciosas y que dichas metas les motiven a trabajar cada día más y mejor para conseguirlas.

 

14. Creatividad: el campo de la abogacía, aunque para el resto de la sociedad pueda parecer frío y serio, no deja de ser un campo abierto a la innovación y a la creatividad, que trata de buscar nuevas formas de trabajo, más dinámicas y cada vez más accesibles a los clientes que requieren de estos servicios. Precisamente, esta creatividad es uno de los factores clave para las instituciones que otorgan premios a abogados y despachos por el desarrollo de su carrera profesional.

 

15. Pensamiento crítico: Al final del día, un abogado tiene que ser capaz de reflexionar sobre lo que ha hecho bien, pero también sobre lo que ha hecho mal para ponerle solución y tratar de mejorarlo. Hay que saber criticar el trabajo ajeno, pero también el propio para poder avanzar.

 

16. Capacidad de reconocer errores y pedir disculpas: derivado de lo anterior, si, como resultado de ese pensamiento crítico hacia nuestro trabajo, descubrimos errores, otra habilidad deseable en los abogados es la de saber pedir abiertamente perdón por los errores cometidos y tratar de neutralizar nuestro ego.

 

17. Comunicación: la comunicación implica no sólo saber explicar los pensamientos propios correctamente y convencer con la palabra, sino también saber escuchar los ajenos atentamente para comprenderlos. Los despachos necesitan abogados que sepan escuchar y retener el máximo de información posible.

 

18. Habilidades sociales: muchos despachos de abogados se nutren del número de clientes que poseen, de su cartera de clientes, por eso, los abogados con habilidades sociales y capacidad de captar nuevos clientes y entablar nuevas relaciones son muy importantes en su plantilla.

 

19. Capacidad de liderazgo: cuando un abogado promociona dentro de un gran despacho y comienza a tener subordinados a su cargo, la capacidad de liderazgo es una habilidad muy importante. No se trata sólo de mandar, sino también de motivar a tus empleados y tratarles correctamente para lograr los objetivos propuestos.

 

20. Gestión de equipos: saber trabajar en equipo es muy importante en la actualidad. Cuando llega, por ejemplo, la campaña del impuesto sobre la renta, y un despacho se tiene que enfrentar a un gran número de presentaciones, saber formar equipos que trabajen bien y repartir las tareas de manera equitativa es una cualidad muy importante.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CURIOSIDADES

Sentencias de los ERES

todojuristas

Publicado

en

¿Estás buscando información sobre los ERES y la Sentencia de los ERES? ¡No te pierdas este post donde te explicamos todo lo que tienes que saber!

¿Qué es un ERE y tipos de ERE?

Un ERE o Expediente de Regulación de empleo es un mecanismo legal por el que una empresa obtiene la autorización para despedir colectivamente a parte de sus trabajadores, debido a una situación económicamente inestable o a causas organizativas, técnicas o de producción. Esta autorización se obtiene a través de la Administración Competente, que en España son las comunidades autónomas y están regulados en la Ley del Estatuto de los Trabajadores, en el artículo 51, aprobado mediante el Real Decreto Legislativo 2/2015 del 23 de octubre.

 

Existen diferentes tipos de ERE, que se adaptan a las circunstancias de cada empresa:

  • ERE de extinción: supone el cese definitivo de la relación entre la empresa y los trabajadores incluidos. También se conoce como despido colectivo.
  • ERE de suspensión: no se pone fin a la relación laboral, pero se suspende durante un periodo de tiempo la actividad de algunos o de todos los trabajadores.
  • ERE de reducción: se mantiene el contrato y la relación de la empresa con los trabajadores pero se reducen las horas o días de la jornada laboral.

Derechos de los trabajadores ante un ERE

Los trabajadores que se ven afectados por un Expediente de Regulación de empleo disponen de una serie de derechos:

  • Tienen el derecho de ser indemnizados con una cuantía mínima 20 días por año trabajado.
  • Tienen que recibir la prestación de desempleo.
  • Pueden ser incluidos en un plan de colocación realizado por agencias externas.
  • Si no se cumple algunos de los derechos o todos los requisitos legales, los trabajadores tienen el derecho de impugnar judicialmente el ERE.

Diferencias entre un ERE y un ERTE

La principal diferencia entre un ERE y un ERTE (Expediente Temporal de Regulación del Empleo), es que el primero supone un despido colectivo de los trabajadores y el segundo solo la suspensión temporal de un contrato laboral. El segundo es, por lo tanto, un ERE de suspensión.

El fraude del famoso “Caso ERE”

Entre 2001 y 2010 la Junta de Andalucía distribuyó más de 600 millones de euros en ayudas a empresas que estaban en crisis, repartiendo una ayuda económica a los diferentes trabajadores. Sin embargo, se descubrió que había personas que se beneficiaban de esas ayudas sin haber trabajado en esas empresas.

Estas irregularidades, que fueron formalizadas como un ERE, fueron acompañadas de otros delitos y hechos fraudulentos. El juicio terminó después de un año y 152 sesiones, convirtiéndose en el segundo juicio más largo de la historia de la democracia española.

La sentencia del ERE se dio a conocer a finales de 2019, un año después del fin de los juicios y dieciocho años después del comienzo de la malversación. Esta sentencia, estableció una condena de 6 años de cárcel y 15 años de inhabilitación para el expresidente de la junta de Andalucía, José Antonio Griñán. El antecesor del cargo, Manuel Chaves, fue condenado a 9 años de inhabilitación.

¡Esperamos que este post te haya servido para entender mejor el concepto de ERE y las Sentencias de los ERES!

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Chistes sobre Abogados, para sacarte una carcajada

todojuristas

Publicado

en

Hoy, desde TodoJuristas, nos gustaría sacarte una carcajada, o incluso diez, porque la vida (y nuestra profesión) hay que tomársela con sentido del humor. Por eso, te hemos recopilado algunos de los mejores chistes sobre abogados y leyes, que más risas nos han robado. ¡Disfrútalos!

1- ¡Libertad!

En un juicio, el magistrado serio y rotundo, avisa: el próximo que hable, se va a la calle. En ese momento, el acusado se levanta y grita: ¡Viva!

2- El robo.

Dos ladrones entraron a robar en un despacho de abogados. Durante el robo, los abogados les pillaron y les hicieron frente, aunque al final, los ladrones lograron escapar.

Durante la huida, hablan entre ellos:

– Bueno, no está mal. Entre los dos hemos conseguido 25 €.

– ¡Ya te advertí que no debíamos robar en despachos de abogados! ¡Cuando entramos, teníamos 100 €!

3- ¿Está seguro?

Durante un juicio, se interroga al acusado:

– ¿Mató usted a la víctima?

– No.

– Le recuerdo que está bajo juramento. ¿Conoce cuál es la pena por perjurio?

– Pues la verdad es que no, pero seguro que es menor que por asesinato.

4- Pregunte…

Un cliente entra en un despacho de abogados.

– Buenos días, ¿cuánto cobra por una consulta rápida?

– Serán 100 euros por tres preguntas.

– Es un poco caro, ¿no?

– ¿Cuál es su tercera pregunta?

5- Cuando el trabajo ha sido impecable.

Tras ganar un juicio, el abogado y su cliente hablan.

–  Gracias a mi defensa, ¡ha sido declarado inocente! Ahora, en confianza, dígame: ¿de verdad robó el banco?

El cliente le responde:

– Pues creo que sí, pero después de oír sus alegaciones ya no estoy tan seguro.

6- Los perros, mejor atados.

El perro de un abogado, corriendo sin correa, entró en una carnicería y robó un trozo de carne. El carnicero, al verlo, persiguió al perro hasta llegar a la oficina del abogado y le pregunta:

– Oiga, si un perro entra corriendo en mi carnicería y roba un pedazo de

carne, ¿tengo derecho a exigirle al dueño que me pague la carne que se

llevó?

El abogado contesta:

– Claro que sí.

– Entonces me debe usted 8 euros. Su perro me acaba de robar medio kilo de carne.

El abogado sin decir ni una palabra, decide sacar su talonario y le entrega al carnicero un cheque por valor de 8 euros.

Dos días después, el carnicero encuentra un sobre del abogado en su buzón. Al abrirlo, encuentra una factura de 50 € en concepto de honorarios por la consulta.

7- Tartamudos

En el despacho:

– ¿Caballero, cómo se llama usted?

– Me llamo Fr-Fra-Francisco Ga-Ga-García Fe-Fer-nández.

– Vaya, es usted tartamudo…

– ¡Para nada!. Mi padre era tartamudo y el que me inscribió en el Registro Civil, un payaso.

¿Qué te han parecido estos chistes sobre abogados? ¿Conoces alguno más que no puede faltar en tus fiestas? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

8 frases de Abogados que te sorprenderán

todojuristas

Publicado

en

8 frases de Abogados que te sorprenderán

La abogacía es una profesión que hace historia. Y, desde hace siglos, podemos encontrar en grandes figuras de la humanidad citas y frases sobre abogados que son para enmarcar. Hoy, queremos dejarte algunas de ellas que, probablemente, no conocías… ¿o sí?

1- “Rompí un espejo y obtuve siete años de mala suerte. Mi abogado cree que pueden quedarse en cinco.”

El cómico y ganador de un OSCAR Stephen Wright (1955), nos dejó esta curiosa frase ante los micrófonos. Desde luego, romper un espejo trae consigo mala suerte… salvo que tengas un abogado. O mejor: un buen abogado.

2- “Si no hubiese malas personas, no habría buenos abogados.”

La obra del escritor Charles Dickens (1812-1870) es de sobra conocida. Y uno de sus escritos más famosos es “La tienda de antigüedades”, una novela publicada en 1840. Entre sus textos, encontramos esa frase sobre abogados, que da mucho que pensar.

3- “Las leyes de cada uno son convertibles en las leyes de cualquier otro.”

El filósofo y escritor Ralph Waldo Emerson (1803-1882) destacó por haber definido los principios del trascendentalismo en el siglo XIX. En esta frase para la posteridad, hablaba sobre lo subjetivas que son las leyes, y lo mucho que cambian en un mundo en constante evolución.

4- “Un abogado sin historia ni literatura es un mecánico, un mero albañil de obra. Si posee algún conocimiento de éstas, puede aventurarse a llamarse arquitecto.”

El escritor de obras como Ivanhoe o Rob Roy, el británico Sir Walter Scott (1771-1832), halagó, como solo él podía hacer, a los abogados con esta frase. Por algo muchos de nuestros despachos están rodeados de libros, ¿no crees?

5- “Solo los abogados y los pintores pueden convertir el blanco en negro.” Esta frase sobre abogados viene de un antiguo proverbio japonés. Se desconoce la autoría, pero representa muy bien lo que es esta profesión y el duro trabajo que hay en la lucha por un mundo más justo.

6- “Un abogado es una persona que escribe un documento de 10.000 palabras y lo llama “escrito”.

Franz Kafka (1883-1924) no podía faltar en una lista de citas célebres. El autor de obras indispensables en la literatura, como La metamorfosis o El proceso, recordó de esta cómica manera a la figura del abogado.

7- “Los abogados son como los médicos: lo que dice uno, lo contradice el otro.”

Esta frase sobre abogados, en tono humorístico, tiene la firma del escritor y novelista Sholem Aleichem (1859-1916). El escritor de Estrellas errantes sabía muy bien que cada abogado lucha por su trabajo y por sus clientes, y lo representó de esta manera con una cita que ha pasado a la historia.

8- “Desinforme a su médico, no a su abogado.”

Y acabamos con una cita de abogados que nos ha sacado una sonrisa, firmada por Benjamin Franklin (1706-1790). Y es que, como bien dijo, si hay que decirle alguna mentira a alguien, es mejor mentir a un médico… que a un abogado.

Fácil: un abogado sabe muy bien cuando algo es un engaño. Incluso mejor que un profesional de la sanidad.

Estas son algunas de las frases sobre abogados dichas por figuras históricas que más nos han gustado. ¿Conoces alguna más? ¿Cuál es tu favorita? ¡Cuéntanos aquí debajo!

Continuar Leyendo

Tendencia