Conecta con nosotros

CURIOSIDADES

Becas de colaboración para estudiantes de Derecho ¿las conocías?

todojuristas

Publicado

en

A lo largo de la etapa universitaria existen numerosas iniciativas públicas y privadas para brindar a los estudiantes la oportunidad de iniciarse en labores profesionales de manera retribuida. El problema es que muchas veces estas oportunidades no llegan a ser conocidas por todos los alumnos y alumnas. Este es el caso de las Becas de colaboración del Ministerio de Educación. ¿No sabes lo que son? ¡Te lo contamos!

 

¿Qué son las Becas de colaboración?

Las Becas de colaboración en departamentos son unas becas ofertadas por el Ministerio de Educación cuya finalidad consiste en integrar a los estudiantes en los departamentos de su Facultad para colaborar con ellos en tareas de investigación.

Con estas becas, se pretende acercar el mundo de la investigación a los estudiantes, que muchas veces es una salida profesional muy desconocida (más aún en el Grado en Derecho), desde dentro de los departamentos universitarios, colaborando con los profesores que en ellos trabajan.

 

Retribución de las Becas de colaboración.

Lo más interesante de estas becas es su retribución, pues estas becas están dotadas de 2000€ cada una. Es decir, si el estudiante consigue la beca y cumple con los requisitos, gana 2000€.

 

Requisitos de los candidatos.

Para poder aplicar a una de las 2,400 Becas de colaboración en departamentos que ofrece el Ministerio de Educación existen una serie de requisitos:

  • No estar en posesión o en disposición legal de obtener un título académico de Grado, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o Máster oficial.
  • Estar matriculado en el último curso de Grado (debiendo haber superado el 75% de los créditos de los que se compone la carrera) o, en el caso de ser estudiante de Máster, estar matriculado de la totalidad de créditos del primer curso de Máster.
  • Haber obtenido como nota media de los créditos superados:
  • 7,25 puntos para la rama de Ingeniería y Arquitectura o Enseñanzas Técnicas.
  • 7,70 puntos para las ramas de Ciencias o Ciencias Experimentales y para Ciencias Sociales y Jurídicas.
  • 7,80 puntos para la rama de Ciencias de la Salud.
  • 8,00 puntos para la rama de Artes y Humanidades.

Por tanto, el estudiante de Derecho que quiera acceder a estas becas debe contar con una media en su expediente superior a 7,8.

  • En los supuestos de estudiantes que estén cursando los denominados dobles grados, solo serán tenidos en cuenta los créditos y calificaciones correspondientes a la titulación por la que opte a la beca de colaboración. Es decir, si se estudia el Doble Grado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas y se quiere hacer la colaboración en algún departamento de la Facultad de Derecho, sólo se tienen en cuenta las notas de las asignaturas de Derecho.

 

Plazo para solicitar las Becas de Colaboración.

En la última convocatoria, el plazo se abrió el 4 de junio y se cerró el 30 de septiembre. Siempre suelen salir por estas fechas. No obstante, dado que los meses de verano suelen ser bastante complicados a efectos administrativos dentro de la Universidad, conviene tener preparada toda la documentación de antemano antes de que se publique la convocatoria.

En la solicitud que se remite al Ministerio se debe indicar en qué departamento se va a realizar la colaboración y sobre qué tema de investigación va a versar la misma (normalmente suele coincidir con el TFG), por lo que siempre es preferible ir entablando conversaciones con el departamento y con el tutor que dirigirá la colaboración con tiempo suficiente.

Todos los documentos necesarios para poder presentar la solicitud para las Becas de colaboración están disponibles en la página web del Ministerio: https://www.educacionyfp.gob.es/servicios-al-ciudadano/catalogo/estudiantes/becas-ayudas/para-estudiar/universidad/grado/becas-colaboracion.html#dg

 

Otras Becas de Colaboración.

Además de las Becas de colaboración ofertadas por el Ministerio, también muchas universidades ofrecen sus propias Becas de colaboración, en las que, si bien la nota media requerida suele ser menor, también la dotación es menor.

Con todo, esperamos que la posibilidad de realizar tareas de investigación relacionadas con tu tema de TFG y, al mismo tiempo, recibir dinero por ello, sea de tu interés, y que con toda esta información… ¡no te pierdas la próxima convocatoria de Becas de colaboración

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CURIOSIDADES

10 libros que todo Estudiante de Derecho debería leer

todojuristas

Publicado

en

Para un estudiante de Derecho, es fundamental tener un hábito de lectura consolidado, así como de ser capaz de comprender la lectura y de realizar un análisis del mensaje escrito para empaparse de la idea principal, así como la de desarrollar una agilidad mental y lectora.

Así, os dejamos con una lista de 10 libros que consideramos necesarios incluir en nuestra estantería y que son de utilidad. No se trata solo de libros técnicos o clásicos, si no libros que tratan de materias más transversales así como novelas relacionadas con el mundo del Derecho:

1. Una de las lecturas obligatorias al comienzo de la carrera para entender la estructura de un Estado es “El Príncipe” de Nicolás Maquiavelo. El autor analiza la relación producida por la composición del poder estatal y luego propone un “manual del gobernante”. Maquiavelo dio un giro interesante a la sabiduría convencional: explicó que la ley puede ser una relación de poder político.

2. Otra obra maestra literaria es “El mercader de Venecia” del genio inglés William Shakespeare. Se narra la historia de un joven abogado de familia pudiente que, venido a menos, incumple un préstamo acordado con un viejo mercader en Venecia. Se verá salvado por un conocido abogado de la ciudad italiana que con su brillante prosa jurídica solventará la deuda.

3. “El Espíritu de las Leyes”, Barón de Montesquieu. El autor aborda los conceptos de la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial), cuál es su contenido y finalidad, las relaciones entre ellos y apuesta por la división y equilibrio de poderes, donde cada uno de los tres controle al otro y todos se controlen entre sí.

4. “Teoría pura del Derecho” de Hans Kelsen. Lectura obligatoria debido a la suma influencia del autor en nuestro sistema y ordenamiento jurídico actual. Se aborda el método positivista, normativista y formalista que el autor defiende como único camino del Derecho. Según H. Kelsen “Al descartar de este modo todo juicio de valor ético o político, la teoría del derecho se convierte en un análisis lo más exacto posible de la estructura del derecho positivo

5. Como sátira al totalitarismo que marcó el siglo XX, “1984” de George Orwell. En una distopía de solo tres países, las guerras son constantes y la historia se puede manipular grotescamente; Winston Smith comenzó a cuestionarse si el orden social es realmente perfecto. Estamos en un Londres controlado por un partido político que lidera el llamado “hermano mayor”, el guía político, social y espiritual de todos los hombres de Oceanía. Winston no sabía si el Gran Hermano era un símbolo o una persona real, si todo fue manipulado o producto de su imaginación, o si era posible tener algunas ideas libres sin ser perseguido por el partido. educación. O destruir. Es un básico para comprender cómo se puede manipular el concepto de libertad para someter a los ciudadanos.

6.A sangre fría” de Truman Capote, basada en hechos reales, explica cómo una familia de un pueblo rural de Estados Unidos es asesinada sin ningún sentido y cómo los asesinos son capturados y sentenciados a pena de muerte.

7. “Anatomía de un asesinato” de Robert Traver. Un hombre que ha matado a tiros al agresor de su esposa es detenido y acusado de asesinato en primer grado. Los detalles del crimen y las historias personales de los implicados son secundarios, ya que el drama del juicio criminal revela complejas cuestiones morales. La pregunta más difícil de contestar es: ¿hasta dónde es capaz de llegar un hombre para convencer a sus semejantes de que es inocente de asesinato? ¿Y cuánto será un abogado capaz de arriesgar para ayudarle?

8. “Feminismo para principiantes” de Nuria Varela. ¿Quiénes eran las sufragistas? ¿De dónde sale el feminismo radical? ¿Por qué se habla de marxismo y feminismo como de un matrimonio mal avenido? ¿Por qué el feminismo ha sido vilipendiado y ridiculizado? ¿Por qué las feministas han sido tratadas de «marimachos», feas o mujeres sexualmente insatisfechas? ¿Cómo y dónde surge la expresión «violencia de género»? ¿En qué consiste la masculinidad tradicional? A partir de estos interrogantes, y otros muchos, Nuria Varela repasa tres siglos de hacer y deshacer el mundo, de alumbrar teorías, propuestas y liderazgos fascinantes, y narra la aventura de una agitación social que ningún otro movimiento ha conseguido mantener durante tanto tiempo.

9. “Nociones preliminares de Derecho Procesal Civil” de Jordi Nieva Fenoll. Este pequeño libro, de aspecto más técnico es fundamental para una primera toma de contacto con el proceso y con la materia de Derecho Procesal, imprescindible en el Derecho y que todo buen profesional debe de conocer de forma completa.

10. “Hábitos Atómicos” de James Clear. Recomendamos este libro como enfoque más que profesional ya que para construir una buena trayectoria profesional resulta imprescindible tener unos buenos hábitos personales y una capacidad de organización y control de las actividades cotidianas. James Clear nos brinda fantásticas ideas basadas en investigaciones científicas, que le permiten revelarnos cómo podemos transformar pequeños hábitos cotidianos para cambiar nuestra vida y mejorarla. Esta guía pone al descubierto las fuerzas ocultas que moldean nuestro comportamiento (desde nuestra mentalidad, pasando por el ambiente y hasta la genética) y nos demuestra cómo aplicar cada cambio a nuestra vida y a nuestro trabajo.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Entrevista a Decano de la facultad de derecho de la Universidad de Zaragoza, D. Javier López Sánchez

todojuristas

Publicado

en

¿Cómo se afrontó o qué supuso, a fecha de 13 de marzo de 2020, la suspensión de la actividad docente presencial?

Aunque en un primer momento se recibió la noticia con resignación y en un ambiente de incertidumbre, enseguida hubo una respuesta de coordinación entre los docentes y el equipo directivo y se hizo un considerable esfuerzo por parte de todos. Los docentes depositaron en el Anillo Digital Docente (ADD) los materiales necesarios para facilitar al alumnado el seguimiento del programa y conseguir sacar adelante el curso. En ese momento, Dº Javier presidia la Asociación de Decanos de Derecho en España, en su seno se abordó un tema de gran importancia como el examen de acceso al ejercicio de la abogacía. Personalmente, pasó una semana ingresado en la UCI debido al COVID-19 pero su pronta recuperación en su domicilio le permitió ponerse enseguida manos a la obra en su labor como Decano de la Facultad, como docente y como presidente.

¿Ha cambiado la forma de enseñar, dar clases magistrales…? ¿Han cambiado los alumnos, sus perspectivas, sus inquietudes o necesidades?

Volver a la docencia presencial ha supuesto un alivio tanto para el equipo docente como para los alumnos, que pedían la vuelta a este régimen de presencialidad en las aulas. Lo fundamental en las facultades de Derecho a la hora de transmitir competencias y conocimientos es la cercanía con el estudiante. La pandemia ha servido para quitarle temor a la enseñanza online y consolidar conocimientos informáticos y tecnológicos avanzando en las plataformas virtuales de enseñanza.

Pero se ha puesto en relieve el problema, acusado desde hace tiempo, que la carga lectiva puede resultar excesiva: sería necesario potenciar más el trabajo individual del alumno en su domicilio (un estudio personal y una resolución de casos prácticos) y que posteriormente en la clase magistral se enfoque más a la resolución de dudas y explicaciones más técnicas. Es un hecho que el alumno demanda más actividades prácticas como la simulación de vistas y juicios o la participación en ligas de debate para el desarrollo de competencias instrumentales, que siendo necesarias no deben de suplir lo fundamental que es el conocimiento técnico de la disciplina como siguen demandando los empleadores.

¿Está el mundo del Derecho preparado para digitalizarse? A nivel procesal (juicios telemáticos, vistas telemáticas…) se han planteado multitud de dificultades e incluso se ha cuestionado si se vulneraba la tutela judicial efectiva reconocida constitucionalmente en el artículo 24.

La pandemia ha sacado a la luz, más si se puede, el considerable atasco judicial que existe en España. Los juicios telemáticos fueron un instrumento que intentó subsanar, en un confinamiento, un crecimiento de dicho atraso en las resoluciones judiciales. Es cierto que, en determinados casos, por razón de la materia, hay cuestiones que requieren la presencialidad del sujeto o de la prueba en cuestión. Resulta también evidente en la cuestión del principio de inmediación judicial, hay jueces que precisan de un examen presencial para la toma de decisiones.

Se aborda el ambicioso proyecto “Justicia 2030” del Ministerio Justicia que apuesta por los medios telemáticos y la inteligencia artificial para el impulso procesal. Como antecedente, recuerda la buena implantación y funcionamiento del expediente judicial electrónico. España es el país europeo que más está invirtiendo en la digitalización de la justicia. Como problema, señala que pese a considerarse más rápido y eficaz, se tratará de un sistema rígido que solo posibilitará a los abogados y procuradores “pedir o considerar” lo ajustado al modelo de formulario. Es decir, se vera constreñido el papel del abogado en la redacción de una demanda amplia y trabajada al relleno de un formulario maquetado y sin márgenes.  Se trata por tanto de un equilibrio entre eficacia y respuesta inmediata con la tutela judicial efectiva y el derecho de defensa.

¿Se abre la posibilidad de reincorporar en un futuro el modelo de semipresencialidad con mejoras? Si pensamos en positivo, se pueden encontrar ventajas como por ejemplo evitar desplazamientos, poder permanecer en el domicilio en caso de enfermedad y no perder clases… etc.

El grado exige la presencialidad. Se tiene que empapar el estudiante de la vida universitaria que conlleva, como actividades universitarias o el propio desarrollo social y personal. Es verdad que en casos de enfermedad algunos profesores permiten la conexión en Meet. No es la normalidad, se debe de entender como la excepción de la regla. Si es cierto que se baraja la posibilidad de que, en estudios de postgrado como máster o programas de formación continua, se habilite un régimen de semipresencialidad con el único fin de permitir una flexibilidad mayor a los estudiantes de los mismos que suelen ser, en su gran mayoría, profesionales que necesitan una conciliación entre el estudio, el trabajo y su vida personal.

El largo silencio del Ministerio de Universidades tuvo algunas respuestas negativas, ¿qué supuso en el seno del CRUE y para los demás decanos y Rectores de toda España?

Las Universidades se rigen por el principio de autonomía, por lo que son entidades con personalidad jurídica y órganos de gobierno independientes. El CRUE se trata de un órgano de coordinación entre las mismas por lo que se trataba más de un ruido mediático que real. En el día a día del funcionamiento de las universidades el Ministerio de Universidades tiene poca transcendencia salvo, claro está, en la adopción y aprobación de reglamentos y el sometimiento a la ley como todo órgano público. El problema se planteó respecto a los planes de estudio y los procesos de verificación por agentes externos a los que está sometido una universidad, ya que fueron necesarios la introducción de anexos en las guías docentes para abordar la evaluación online. Este consenso, aunque hubo discrepancias, fue posible gracias al esfuerzo de todas universidades españolas que priorizaron la salud de su estudiantado como fue el caso de la Universidad de Zaragoza.

Con el Plan Bolonia se abandonó la licenciatura y se abrió paso al Grado. Pero claro, esto supuso en carreras como la nuestra que se redujera notablemente el tiempo (de cinco a cuatro años) sin descargarse a la par contenido… ¿cuál es, para usted, el balance de la situación? ¿se considera un cambio positivo? ¿qué perspectivas hay de cara al futuro?

Durante los 12 años que tiene de vida el Plan Bolonia se ha ido haciendo un esfuerzo considerable por perfilar la materia a impartir en las diferentes ramas de la disciplina. Destaca el proyecto de innovación docente que realizó la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza a partir de encuestas al estudiante respecto su opinión sobre la carga docente, para conocer de primera mano las sensaciones de su alumnado y como poder contribuir a una mejor impartición de la materia. Él, como profesor de Derecho Procesal Civil reconoce que la asignatura es compleja y con mucho contenido que asimilar para su corto periodo de tiempo de impartición en el Grado. Hay profesores de materias como Derecho Mercantil que se muestran recientes a comprimir materia como el Derecho Concursal, que en la gran mayoría de facultades se reduce a una única lección.

Se debe de facilitar el autoaprendizaje del alumno. Cuando se abordó el Plan Bolonia en los Libros Blancos ANECA se abordaron qué competencias se consideraban transversales, no fueron minuciosos en respecto a qué temario impartir o cuál se considera fundamental. Nadie se atrevió a decidir que se suprime y que es de suma importancia impartir. Recalca de nuevo que el perfil del empleador demanda un conocimiento técnico universal y conciso, algo que quizás en un plan de Grado resulte complejo y quizás ilusorio. Se hace un notable esfuerzo porque el alumno salga al mundo laboral con una excelente base técnica que se perfecciona en el estudio de Máster.  Se deben de revisar los planes de estudios para adaptarlos a la realidad actual.

Por último ¿cómo sería para Ud. el perfil del alumno/a que se demanda a la salida del mundo laboral? Se da suma importancia a las soft skills, ¿qué habilidades debemos desarrollar y como se puede contribuir desde la enseñanza en la universidad?

Debemos de tener en cuenta que el empleador no responde a un único perfil, así:

La Administración Pública. Acceso mediante un sistema de méritos como es una oposición. Se trata de un sistema esencialmente memorístico, aunque se está planteando cambiar el sistema de las mismas. Destaca el gran peso que tiene la Universidad de Zaragoza en la cantera de las oposiciones como es Judicatura como referencia.

Grandes firmas y despachos. Buscan estudiantes con un alto expediente académico, buena trayectoria universitaria como la formación en oratoria mediante ligas de debate, formación en idiomas o las habilidades informáticas. Se precisa el dominio de conceptos, situarse con rapidez en un caso más que una respuesta concreta. Además, se tiene en cuenta la actitud del aspirante y el compromiso.

Ejercer la profesión por cuenta propia, es decir, profesión liberal. Destaca la necesidad de una buena estrategia procesal que se adquiere sobre todo en los meses de prácticas reales en un despacho.

Como soft skills imprescindibles en un abogado, aparte de las mencionadas como un dominio de idioma extranjero o el manejo de la tecnología, se le da suma importancia a la capacidad expresiva, emocional y empática con el cliente y el problema que lleva consigo. Un manejo profesional pero humano.

foto Natalia Langarita (1)

Entrevista realizada por Natalia Langarita Martínez, estudiante de último año de Derecho en la Universidad de Zaragoza.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Trabajo de fin de grado y trabajo de fin de máster

todojuristas

Publicado

en

Desde la implantación en nuestro país del conocido como Plan Bolonia, dos nuevas asignaturas se incluyen en los planes de estudio del Grado en Derecho y de los másteres que permiten el acceso a la profesión de abogado: el Trabajo de Fin de Grado (TFG) y el Trabajo de Fin de Máster (TFM). Estos proyectos, que han de realizarse al final del curso o trimestre de la titulación, permiten al alumno tanto mejorar sus capacidades analíticas como demostrar los conocimientos y habilidades adquiridos durante sus estudios.

¿QUÉ ES UN TFG/TFM?

El TFG consiste en la elaboración por escrito del estudio de un tema jurídico específico en forma de informe o memoria a través de un profundo análisis y un examen exhaustivo de fuentes de información tales como bibliografía, doctrina, jurisprudencia o Derecho comparado. Resulta de vital importancia para una buena realización del trabajo la aplicación de recursos originales del propio autor, así como una correcta cita de las fuentes usadas con el fin de evitar el plagio de las obras consultadas.

Por su parte, el TFM, según el criterio de la universidad o del centro de estudios, podrá consistir, bien en una actividad similar al TFG, bien en la resolución de un caso práctico con preguntas técnicas a desarrollar, a través del uso de las mismas herramientas descritas para el caso del TFG.

En ambos casos, la finalidad que se persigue es que el alumno sea capaz de analizar e interpretar la información disponible y extraer conclusiones prácticas sobre un tema o situación de carácter jurídico, así como exponer dicho contenido públicamente.

La realización del TFG/TFM es individual y está siempre dirigida y orientada por un tutor asignado a tal fin.

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LA REALIZACIÓN DE UN TFG/TFM.

El TFG/TFM es el primer trabajo de investigación en el ámbito jurídico que realiza un alumno de Grado en Derecho, lo que puede producir, como es normal, dudas, intranquilidad o preocupación. A continuación, os detallamos una serie de consejos útiles para afrontar la realización del trabajo con la mayor facilidad posible.

Elige un tema que te interese.

Si el alumno tiene la posibilidad de elegir la rama del Derecho y el tema concreto sobre el que realizar el TFG/TFM recomendamos optar por uno que sea de gran interés para el alumno, más allá de su utilidad o importancia. La realización de este trabajo implica la inversión de un gran número horas de estudio, por lo que es mejor que sean, si no disfrutadas, al menos aprovechadas por el alumno. En cualquier caso, que el tema sea de actualidad también es un aspecto para valorar positivamente.

Empieza a leer.

No es recomendable tener prisas por comenzar a escribir. Las primeras semanas de elaboración del trabajo deben dedicarse a recopilar bibliografía fundamental (autores clásicos) y recientes sobre el tema, leer los apartados que sean interesantes y confeccionar notas bibliográficas para apuntar lo que se ha leído. Una vez se tengan unos conocimientos mínimos, será más sencillo identificar problemas y encontrar respuestas sobre los que basar el tema, que si pretendemos empezar a escribir desde el primer día. No hay que apurarse por ver la hoja en blanco al principio.

Delimita la estructura del trabajo

Hacer un esquema y modificarlo cuantas veces sea necesario es un recurso muy útil para fijar los términos del trabajo.

El contenido mínimo debe ser el siguiente: 1.º conocer y reflejar los que han dicho otros autores sobre el tema; 2.º citar y reconocer sus ideas (es aconsejable tener respeto y prudencia en el momento de criticar las posturas de otros autores.); 3.º establecer los debates doctrinales y conflictos normativos existentes; 4.º exponer de manera fundamentada la opinión propia y las conclusiones obtenidas.

En este sentido se recomienda estructurar el trabajo en una introducción, un índice de contenidos y la conclusión final. También resulta de gran ayuda tanto para el lector como para el autor indicar breves conclusiones al final de cada apartado.

Piensa en el lector.

Cuando se utiliza un lenguaje técnico es necesario explicar detenidamente el significado de cada concepto la primera vez que aparece en el texto y no dar por sentado que el lector conoce dicho término. Asimismo, es aconsejable escribir frases sencillas, claras y cortas. En definitiva, escribir de la manera que nos gustaría leer sobre el tema.

Es importante también elegir si se va a utilizar la primera persona de singular “yo” o del plural “nosotros”, de tono más formal, y mantenerlo durante todo el texto.

Notas a pie de página.

Las citas mediante notas a pie de página es un recurso imprescindible en cualquier trabajo de investigación dado que permiten confirmar que un autor dice efectivamente lo que aparece como cita textual en el escrito, así como verificar que un autor verdaderamente opina lo que decimos con nuestras palabras. En la redacción de las notas resulta fundamental el uso de abreviaturas (existen numerosos listados a disposición de los alumnos).

Cumple con los requisitos formales de presentación.

Normalmente, la universidad o el centro de estudios exigirá el uso de un determinado formato, tipo de letra, medida de márgenes, sangría, extensión y orden de contenidos, entre otros. El cumplimiento de estas normas se valora de manera muy positiva, por lo que es necesario revisar que se han observado todas las reglas comunes antes de entregarlo.

Exposición oral.

Se recomienda el ensayo previo de la exposición ante familiares y amigos con el fin de practicar la exposición oral del trabajo que deberá centrarse, principalmente, en el objeto y las conclusiones del tema. Su duración suele ser de unos quince minutos.

Aunque pueda llegar a imponer realizar la defensa del trabajo ante el tutor o un tribunal de expertos juristas, hay que recordar que el alumno será, de todos, la persona que más conocimientos posea del tema en ese momento, lo que debe otorgar una gran seguridad para afrontar la última parte trabajo.

IMG-20201125-WA0013

Carolina López de la Manzanara Sánchez de la Blan. Graduada en Derecho (E-1 Internacional en ICADE) y Máster Universitario de Acceso a la Abogacía (ICADE). Abogada ejerciente colegiada en el ICA Madrid. Desde 2016 desarrolla su carrera en un despacho de asesoría legal y fiscal en el área civil y mercantil. Desde 2018, Doctoranda en Derecho Civil en la Universidad Complutense de Madrid.

Continuar Leyendo

Tendencia