Conecta con nosotros

CURIOSIDADES

¿Buscas matrícula de honor en Derecho? ¡No falles en esto!

todojuristas

Publicado

en



Tanto si estás a punto de empezar una carrera y quieres sacar muy buenas notas, como si este curso te fue regular y quieres remontar, o simplemente mejorar tu capacidad de estudio, aquí te dejamos algunos consejos para cuando llegue el momento de sentarse en la silla a estudiar leyes.

 

Antes de empezar

Hay una palabra clave cuando se trata de estudios: constancia. Es muy importante estudiar y llevar las cosas al día, todos los días del año (no vale estudiar 14 horas un día y pasarse el resto de la semana sin hacer nada), es preferible dedicarle un par de horas al día desde el inicio del curso y descansar los fines de semana a pegarse el atracón el día antes del examen.

También es importantísimo alejarse del móvil cuando estemos estudiando o pasando apuntes. Nos distrae, nos desconcentra y nos resta tiempo. Haced lo que sea para tenerlo lejos (incluso pedidle a vuestros padres que os lo escondan si hace falta).

 

Organización del estudio

Es importante dedicar un rato todos los domingos a sentarse delante de una agenda o un planificador y reflexionar sobre lo que tienes que hacer en la semana que está a punto de entrar. Primero se rellena la parte más rutinaria (por ejemplo, de 9 a 2: clases; de 16 a 18: clase de inglés…), para después rellenar el tiempo libre con ratitos de estudio o realización de prácticas de clase. Lo más difícil es cumplir todos los objetivos de la semana, por eso hay que plantearse metas realistas (a no ser que tengas una mente privilegiada lo normal es que no te dé tiempo a estudiar 20 temas en 4 horas). ¡Saber lo que te da tiempo a hacer es algo que se aprende con el tiempo!

Aquí es momento de recordar una cosa muy importante: todas las personas somos diferentes, cada uno tiene su ritmo de estudio (una persona puede tardar 1 hora en memorizar 2 caras y otra persona puede tardar 20 minutos), y lo importante es ser consciente de ese ritmo y trabajar conociéndolo (si sabes que tardas mucho en estudiar tendrás que dedicarle más horas al día).

A la pregunta: “¿Existe una forma rápida de aprender y memorizar los temas?” NO EXISTE, cada uno tardamos lo que tardamos y lo importante no es lo mucho o poco que tardemos, sino que al final nos lo sepamos bien. Lo que sí se puede hacer para tardar menos estudiando es encontrar la forma de estudiar con la que somos más efectivos (hay gente que memoriza más rápido si lo dice en alto, otros estudiando de apuntes escritos a mano…).

Encontrar esta forma de ser efectivos también depende de la práctica, tenéis que probar todas las formas posibles de estudiar hasta encontrar la vuestra.

 

¡ A estudiar!

A la hora de sentarse a la silla y ponerse a estudiar, aquí van algunos consejillos:

 

1. Ir a clase todos los días es importante para entender con las explicaciones del profesor la materia. Además, estas explicaciones es importante apuntarlas. A día de hoy, las nuevas tecnologías nos facilitan este trabajo, pues con un pequeño ordenador portátil y un poco de maña tecleando, se pueden coger todas las ideas en un Word.

 

2. Desde esta entrada os recomendamos que todos los días dediquéis un ratín en casa a revisar esos apuntes y ponerlos en limpio.

    • Utilizar una fuente de Word con la que estéis cómodos estudiando es importante, pues a la hora de memorizar os costará menos. Algunos estudios apuntan que la mejor fuente es la Verdana tamaño 14, pero, como todo, depende de la persona (quien redacta estas líneas prefiere Cambria tamaño 12 con interlineado 1,5).
    • También es importante completar las ideas del profesor con los párrafos de las leyes o explicaciones de manuales para hacer los apuntes más completos.
    • Por último, utilizar la negrita, la cursiva o el subrayado para destacar ideas es muy útil y te ayudará después a memorizar más fácilmente.

 

3. Cuando ya se va acercando la época de exámenes, comienza el estudio intenso y el aumento de las horas de estudio. Si has ido pasando los apuntes a limpio durante el curso, muchas de las cosas ya te sonarán y tardarás menos en estudiarlo.

    • Subrayar: los colores son muy importantes y nos ayudan a memorizar ideas. La clave es encontrar un código de colores que agudice tu memoria y no variar el código (por ejemplo: títulos en azul, subtítulo en verde, palabras importantes en rosa, artículos en naranja, resto de ideas en amarillo…). Se trata de ir probando hasta dar con vuestro código.
    • Esquemas: Ir haciéndote esquemas mientras estudias también te ayudará a memorizar más rápido y cuando roque repasar, con mirar los esquemas sabrás todo el contenido de la página o epígrafe en cuestión. Hay personas que los esquemas se los hacen en posits y los pegan en los apuntes y otras que hacen los esquemas en cuadernos aparte.
    • Asimismo, la mnemotecnia se ha demostrado efectiva a la hora de estudiar. Utiliza siglas o palabras inventadas que sean fáciles de recordar y describan el contenido de una frase o párrafo de tus apuntes. Quien redacta estas líneas ponía palabras en los márgenes de los apuntes (una palabra por párrafo) con un rotulador rojo. Además de detallar el contenido, al memorizar esas palabras tenía una especie de guion en mente para saber qué contar en cada momento.

 

4. Tres o cuatro días antes del examen no conviene estar estudiando temas nuevos, deberíamos entrar en la fase de repaso para no ponernos nerviosos antes del examen. Si has ido siguiendo los consejos anteriores, a la hora de repasar para el examen debería bastar con leer una vez cada tema, mirar los esquemas para recordar los contenidos y prestar atención a las palabras clave que has subrayado en cada lección.

 

En el examen

Si lo que quieres es sacar la mejor nota posible en un examen, es cierto que el estudio diario es importante, pero también hacer bien el examen. Muchas veces llevamos muy bien una asignatura, pero por los factores que sean, el examen nos sale mal y no obtenemos la nota que realmente merecemos. Por eso os recomendamos:

 

1. Los 2 días antes del examen no estudias temas nuevos, repasa lo que has estudiado. Si dos días antes del examen aún estás estudiando ideas nuevas te pondrás nervioso y creerás que lo llevas muy mal (aunque el resto de temas los lleves maravillosamente).

 

2. Sigue una buena alimentación: en época de exámenes nos entra ansiedad y tendemos a cambiar nuestra dieta para incluir alimentos saciantes pero poco nutritivos. Echa mano de tu fuerza de voluntad, come bien e incluye en tu dieta alimentos como las nueces, que potencian la memoria.

 

3. La tarde antes del examen, si lo llevas bien, no estudies: sal a dar un paseo o haz deporte para meterte cansado y despejado en la cama.

 

4. Dormir bien es importante, una mente descansada rinde mejor, por eso es clave dormir 7-8 horas al día si queremos que la jornada de estudio sea productiva o nos salga bien el examen.

 

5. El día del examen desayuna bien y si tomas café, que no sea muy cargado para no alterarte. Da un último repasón rápido para recordar todas las ideas y ponte alguna canción de tu grupo favorito por el camino.

 

6. Azúcar: el azúcar activa el cerebro y muchos expertos recomiendan comerse una onza de chocolate negro poco antes de empezar el examen. Asimiso, estar hidratado es importante, así que intenta, si el profesor te lo permite, tener una botella de agua a mano para ir bebiendo mientras realizas el examen.

 

Con todos estos tips, y tiempo para conocerte y sacar el máximo partido a tus horas de estudio, estamos seguros de que bordarás todas las asignaturas de la carrera y te convertirás en un jurista de reconocido prestigio.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CURIOSIDADES

Cómo mejorar tu redacción legal en 4 pasos

todojuristas

Publicado

en



Cuando somos muy pequeños, a lo largo de nuestros años en el cole y después en el instituto, los profesores nos enseñan a leer y escribir. Nuestra adolescencia es importante para desarrollar nuestras capacidades lingüísticas, para mejorar nuestra lengua hablada y escrita. Es en este momento cuando debemos hacer un esfuerzo con una actividad que, cada vez más, con el uso de las nuevas tecnologías y la llegada de las redes sociales, está cayendo en desuso: la lectura. Las personas que leen mucho suelen gozar de unas mayores dotes de redacción, tan importantes en campos como las ciencias jurídicas, donde la redacción y composición de textos jurídicos está a la orden del día.

 

Si durante tu adolescencia no eras de los que devoraba libros y hoy sientes cierta impotencia cuando te pones delante de un documento en blanco que debes rellenar, en esta entrada te damos algunos tips para mejorar tu redacción y hacer buenos escritos.

 

1. Antes de enfrentarte al documento en blanco, prepara un esquema o guión con las ideas clave que quieres transmitir al lector: una introducción contextualizando el tema que vas a tratar, las 3 o cuatro ideas básicas que quieres reflejar y una conclusión clara y concisa.

 

2. Una vez tienes ese guion, es hora de desarrollar tus ideas. En este punto es importante:

  • Utilizar frases cortas y sencillas. Cuanto más largas y complejas sean las frases, más se perderá el lector en la idea que quieres transmitir.
  • Separa por puntos cada una de las ideas que estén relacionadas y por párrafos cuando cambias de una idea a otra diferente. Es importante que los párrafos no sean ni demasiado largos ni demasiado cortos. Si las ideas que quieres transmitir guardan relación entre ellas, desarróllalas en el mismo párrafo, si no es así, utiliza párrafos diferentes.
  • Utiliza conectores para hilar tus ideas. Los conectores ayudan al lector a diferenciar la información y a asimilarla más fácilmente:
  • Cuando vayas a enumerar una serie de conceptos o ideas utiliza: en primer lugar, en segundo lugar, además, asimismo, por un lado, por otro lado…
  • Cuando vayas a contraponer ideas puedes utilizar: No obstante, sin embargo, ahora bien…
  • A la hora de exponer un resumen o conclusión puedes emplear: Por tanto, con todo, en definitiva, de esta manera…
  • Si el formato te lo permite, utiliza negrita o subrayado para resaltar las palabras clave dentro de un párrafo. Con una o dos palabras por párrafo es suficiente.

 

3. Es importante saber el nivel de formalidad exigido en cada documento:

  • Si estamos ante un escrito jurídico, el uso de palabras formales y solemnes es imperativo. Posiblemente si estás empezando la carrera, muchos términos aún te sean desconocidos y no controles su significado, es simplemente cuestión de tiempo controlar todos estos conceptos y saber usarlos.
  • Si estamos ante una carta de motivación, lo habitual es utilizar un lenguaje que, aunque siga siendo formal, resulte más cercano y sea más personal. La formalidad no está reñida con la cercanía.
  • Cuando toca enviar un correo electrónico a un profesor, podemos utilizar un lenguaje más distendido, pues, con el tiempo, se está haciendo habitual olvidarse de ciertos formalismos (ahora es común dirigirse al profesor por su nombre de pila y no por su apellido). Pero por favor, dejemos los emoticonos para nuestras conversaciones de whats app con amigos.

 

4. Por último, recuerda que lo más importante que quieras transmitir debe estar incluido en la introducción y en las conclusiones de tu escrito.

Una buena parte de escribir bien se puede mejorar prestando atención a los errores y poniendo en práctica los consejos que anteriormente os hemos mencionado. Desafortunadamente, otra buena parte son dotes innatas de cada persona y dependen del tiempo que le hayas dedicado a leer desde que los profesores te enseñaron a leer en el cole. Así, si quieres ser un gran escritor, pon en práctica estos consejos y retoma el hábito de la lectura de libros. Utilizar las palabras correctas o saber usar las comas sólo se aprende leyendo. Y… ¡qué mejor actividad para las tardes muertas de verano que ésta!

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Cuánto es lo máximo que puede ganar un Abogado, si le va muy bien

todojuristas

Publicado

en



¿Cuánto gana un abogado? Ya hemos tratado en otros artículos sobre esta temática de cuánto puede cobrar un abogado en España. Un tema que parece tabú. En esta ocasión, lo que vamos a analizar es cuánto es lo máximo que se puede ganar si te va muy bien en la abogacía. Es decir, un abogado que gana muchísimo dinero, cuánto dinero gana. ¿Cuánto ganan los abogados que más ganan?

¿Cuál es el patrimonio que puede tener un abogado al que le vaya muy bien económicamente? ¿es comparable a otras profesiones en las que se gana mucho dinero?

 

Los abogados que más dinero ganan

En primer lugar, vamos a tratar de acotar quiénes son los abogados que más ganan y cuál es su retribución. En líneas generales, las retribuciones más elevadas se producen en el sector privado, en las grandes firmas de la abogacía de los negocios.

¿Es posible que un abogado autónomo gane más dinero que un socio de una gran firma? Por supuesto que sí es posible, pero en líneas generales no es lo que ocurre. Es decir, un abogado autónomo que monta su propio despacho pertenece a una profesión liberal, cuyo límite es lo que sus clientes estén dispuestos a pagar. Existen abogados autónomos, sobre todo especializados en áreas muy concretas, que perciben comisiones millonarias por operaciones. Asimismo, ex socios de grandes firmas que abren su propio despacho, por ejemplo, en áreas como el arbitraje, ganan más dinero de el que ganaban siendo socios, al eliminar a la firma como intermediario, y poder llevar casos sin conflicto de interés.

 

¿Cómo ganar más de 1 millón de euros siendo abogado?

Según publicaba Expansión en 2015, en este artículo de Carlos García-León, el 11% de los socios de grandes bufetes gana más de 1 millón de euros.  Pero ¡ojo! Esta cifra es solo de un porcentaje bajísimo y respecto de un porcentaje aún más bajo (los socios de grandes bufetes). Entendemos por grandes bufetes, aquellos que facturan por ejemplo, más de 10 millones de euros al año o más de 100 abogados. Dato muy importante de este artículo: El reportaje se refiere a áreas de práctica muy específicas y cita que “el 90% de estos abogados que gana más de 1 millón de euros ha sido socio durante al menos 11 años”.

Resumen: para ganar un millón de euros tienes que ser socio de un despacho de entre 100 y 500 abogados (normalmente de cuota), durante al menos 11 años (es decir, tener mínimo aproximado de unos 55 años). Y, de ellos, solo el 11% llegan a estas cifras.

 

¿Cuánto es lo máximo que se puede ganar siendo abogado?

Obviamente esto es imposible saberlo. Depende de decenas de factores, no obstante, nos vamos a centrar en analizar a dos personas muy exitosas en la abogacía de los negocios, cuyos patrimonios han sido publicados en el Boletín Oficial del Estado al ser presidentes de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV): Cani Fernández y Sebastián Albella

Es decir, aquí no hay trampa ni cartón, no hay hueco para “exagerar” o engañar. Estos datos son públicos y publicados en el BOE, por obligaciones de transparencia.

 

Cani Fernández: patrimonio total de más de 7 millones de euros (noticia de OKdiario). Socia en Cuatrecasas durante más de 20 años, asesora en el Gabinete de la Presidencia, y presidenta de la CNMC.

 

Sebastián Albella: patrimonio de 3,7 millones de euros. Ex presidente de la CNMV, Co-fundador de Ramón y Cajal Abogados y socio durante 11 años, y socio de LinkLaters durante 11 años.

 

¿Se puede conseguir un patrimonio más abultado?

Por supuesto que sí, pero es difícil. Solo al alcance de socios directores de grandes firmas, socios de cuota o de cuota mundial, o socios que lleven mucho negocio a su firma, y participen en operaciones muy relevantes. Asimismo, algunos de asesoría jurídica del Ibex 35 pueden llegar a estas cifras.

El argumento es, si dos de los socios más relevantes de los últimos años, que han trabajado en firmas de las que mejor pagan a sus abogados, y presidentes de la CNMC o la CNMV tienen este patrimonio, es muy difícil que tú, como abogado, consigas algo superior.

 ¿Estás de acuerdo con nuestro artículo sobre cuánto gana un abogado ¿qué opinas?

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

¿Sufren los Abogados Burnout o depresión postvacacional?

todojuristas

Publicado

en



Numerosos estudios han demostrado que un alto porcentaje de abogados padecen el Síndrome de Burnout … 🔥 En ocasiones y en estas fechas del año 📅 se puede llegar a confundir con la común depresión postvacacional 🏖  que no tiene nada que ver con el primero ¿Y a ti? ¿Te afecta en exceso la vuelta a la rutina? 😪 

 

¿Qué es el síndrome de burnout? Burnout significa “trabajador quemado” y es el proceso gradual de pérdida de interés y responsabilidad profesional. Algo que destaca entre la profesión de abogado a lo largo del tiempo

 

¿Qué es la depresión postvacacional? Es el conjunto de cansancio generalizado, dolor muscular y alteraciones del sueño y/o del apetito. Acompañado de falta de motivación, tristeza e irritabilidad, en otros aspectos de la vida. Es algo que ocurre muy comúnmente y es temporal.

 

¿Cómo diferenciarlos? Date tiempo para experimentar estas sensaciones y párate a pensar:

¿Me gusta ser abogado o no? ¿Odio mi trabajo u odio trabajar? ¿Mis síntomas cesan cuando dejo de trabajar?

¿Hay otros aspectos de mi vida que me generen ansiedad o preocupación?

Si crees que es algo permanente que está afectando a tu vida NO DUDES EN PEDIR APOYO Y AYUDA PSICOLÓGICA

Continuar Leyendo

Tendencia