Conecta con nosotros

CURIOSIDADES

Casos de uso de ChatGPT para mejorar la eficiencia de los Abogados

todojuristas

Publicado

en

María Vara Pitarch. Junior Associate en el departamento de International Trade & Sanctions en Squire Patton Boggs.

La transformación digital aplicada al sector legal (también conocida como Legal Tech o LegalIT) engloba el proceso mediante el cual se aplican las nuevas soluciones tecnológicas a los procesos del día a día, en aras de conseguir una mayor practicidad, un aumento de la productividad y un incremento de nuestra competitividad, apoyando y sustituyendo en muchos casos la ejecución de tareas jurídicas rutinarias.

Mediante esta estrategia de transformación digital, las firmas se proponen alcanzar una serie de objetivos con el fin de mejorar la experiencia del cliente y reducir sus tiempos de respuesta. Para ello, se tratan de incluir, entre otras metas, la actualización de las formas de trabajo tradicionales adaptándolas a las nuevas tecnologías, la adaptación a los trámites online cada vez más habituales en las relaciones con las Administraciones Públicas, o la digitalización en los procesos de gestión documental y seguimiento de casos. En este sentido, las nuevas herramientas de Inteligencia Artificial (IA) abiertas al público suponen un método de aproximación efectiva de las firmas hacia estos objetivos.

banner

El Gobierno de España, en su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, define la IA como “un campo de la informática que se enfoca en crear sistemas que puedan realizar tareas que normalmente requieren inteligencia humana, como el aprendizaje, el razonamiento y la percepción”. Entre los distintos tipos de IA que encontramos hoy en día, se pueden distinguir:

  • Artificial Narrow Intelligence (ANI), un tipo de IA inflexible, que no se amolda ni se adapta a los requisitos de un sistema o máquina en particular. Su función es centrarse en un trabajo único y dedicar toda su complejidad.

  • Inteligencia Artificial General (AGI). AGI se considera un sistema capaz de imitar la inteligencia humana con una vasta capacidad de acción. Su capacidad de aprendizaje y su nivel cognitivo se caracterizan por ser altos en la práctica, y mediante ello es capaz de replicar actitudes para resolver diferentes cuestiones.

Dentro de esta última categoría, podemos encontrar los sistemas de procesamiento del lenguaje natural. Este enfoque se refiere a la comprensión y generación del lenguaje, utilizado en aplicaciones como chatbots, programas de traducción automática y análisis de sentimiento. ChatGPT se concibe como una plataforma de IA basada en la investigación que aprovecha los algoritmos evolutivos para lograr objetivos de AGI. Diseñado por la organización OpenAI, se basa en métodos de procesamiento de lenguaje natural para comprender el significado de las palabras y frases en contexto, y proporcionar respuestas relevantes y útiles a las preguntas que se le plantean.

Debido a las múltiples utilidades de esta herramienta, la aplicación consiguió alcanzar el número de cien millones de usuarios mensuales activos en un plazo de dos meses. Entre muchos de estos usuarios, se encuentran profesionales del sector legal, que pretenden aprovechar las múltiples ventajas que esta aplicación puede proporcionar en el ejercicio de la profesión. A modo de experimento, se ha preguntado para el desarrollo de este artículo a ChatGPT qué facilidades puede aportar el sistema a la actividad del abogado, habiendo obtenido las siguientes respuestas:

  • Investigación legal. Buscar y analizar grandes cantidades de información para agilizar la investigación de casos o apoyar la toma de decisiones.
  • Redacción legal. Generar textos siguiendo las reglas y estándares de redacción legal.
  • Análisis de casos. Analizar casos anteriores y jurisprudencia para ayudar en la preparación de argumentos.
  • Traducción de documentos legales de un idioma a otro con alta precisión.
  • Automatización de procesos, como la revisión de contratos o la gestión de documentos.

Como se deduce de lo anterior, las ventajas de ChatGPT para la reducción de tiempos y el procesamiento de tareas más áridas y automáticas. No obstante, no debe perderse de vista que también existen importantes riesgos a la hora de utilizar ChatGPT, entre los que se incluyen la recopilación de información personal y la posibilidad de generar contenido engañoso o malicioso. En este sentido, las empresas y usuarios deben tomar en cuenta medidas de seguridad para garantizar su privacidad y evitar amenazas cibernéticas.

  • ChatGPT debe utilizarse como una herramienta meramente complementaria. El sistema puede resultar útil para obtener información adicional, buscar precedentes legales y generar ideas. Sin embargo, no debe reemplazar el análisis humano.
  • Aunque ChatGPT es una poderosa herramienta, el modelo presenta ciertas limitaciones. El programa se entrena en grandes cantidades de datos, lo que conlleva que puede generar respuestas basadas en información incorrecta o sesgada. Debemos ser conscientes de esta limitación y verificar la precisión de la información proporcionada.
  • Las respuestas generadas por ChatGPT deben ser revisadas y contrastadas con otras fuentes fiables antes de ser utilizadas en la práctica legal. La evidencia ha demostrado que ChatGPT es capaz de arrojar resultados no solamente imprecisos sino también falsos, como demostró el caso Mata VS Avianca.
  • La confidencialidad y la privacidad deben quedar protegidas en todo caso. Se debe evitar proporcionar información confidencial o sensible durante las interacciones con el modelo, cumpliendo con las normas éticas y legales relacionadas con la protección de la información del cliente.

Artículos relacionados

Últimas entradas

WordPress PopUp Plugin