Conecta con nosotros

EMPLEO Y CARRERA PROFESIONAL

Coaching para Abogados

todojuristas

Publicado

en

coaching abogados



La ICF (International Coaching Federation) define el coaching como la relación profesional continuada entre el coach –que imparte el coachingy el coachee –que recibe la sesión de coaching–, a través de la cual se profundiza en el autoconocimiento del coachee para aumentar su rendimiento y mejorar su calidad de vida, lo que se traduce en resultados extraordinarios en su vida personal y en su vida profesional.

 

¿Qué relación existe entre el coaching y el ejercicio de la abogacía?

La abogacía ha sido una profesión a menudo ligada a las ideas de hermetismo y rectitud. Sin embargo, en las últimas décadas, la abogacía ha centrado especialmente su atención en satisfacer las necesidades de unos clientes cada vez más exigentes, lo que ha aumentado considerablemente la competencia en el sector para prestar un servicio de calidad al tiempo que se potencia la cercanía con el cliente.

Esta nueva realidad ha hecho surgir en los abogados la necesidad de desarrollar nuevas competencias que les conviertan en profesionales técnicos, pero también empáticos, lo que ha contribuido a incrementar el nivel de exigencia que lleva intrínseco el ejercicio de esta profesión, no solamente desde el punto de vista individual de cada abogado, que a menudo está sometido a altos niveles de estrés, sino también desde el punto de vista de mercado, puesto que, en el sector legal, la competencia es cada vez mayor.

En este sentido, los abogados están acostumbrados a ser ellos quienes asesoran a otras personas, pero, ante esta nueva realidad, es recomendable contar con asesoramiento externo en la búsqueda y desarrollo de esas nuevas habilidades para obtener el máximo rendimiento en el desempeño de su trabajo, para aprender a conciliar la vida personal y profesional o para crear una marca personal no solamente ante los clientes, tanto actuales como potenciales, sino también ante la competencia.

En este nuevo marco del sector legal, es posible que los abogados se planteen determinadas preguntas y que deban reflexionar sobre ellas, como, por ejemplo, cómo comenzar su andadura profesional si se trata de un abogado joven, de qué manera desea ejercer la profesión, cómo recuperar la frescura y la motivación cuando se trata de un abogado que cuenta con una amplia trayectoria profesional…

Es aquí donde entra en juego el coaching jurídico, para enseñar a los abogados a conocerse a sí mismos y a gestionar de la manera más eficaz sus propias emociones, con el objetivo de alcanzar la realización profesional.

 

COMPETENCIAS

El coaching aporta competencias y habilidades muy útiles para el trabajo diario del abogado. Entre ellas, se encuentran:

 

1. La escucha activa

Saber escuchar es fundamental para la vida profesional práctica del abogado. La escucha activa no solamente afecta a la comunicación verbal, sino también a la comunicación no verbal.

La escucha activa no implica estar en silencio mientras la otra persona habla, sino la actitud de estar atento, de tal manera que el abogado sea capaz de leer y escuchar tanto las palabras efectivamente dichas, como el mensaje emitido por los gestos, la postura corporal, etc., de la persona que tiene enfrente, ya sea un cliente, un socio o un colaborador, lo que permitirá al abogado extraer información relevante para generar empatía o ganarse su confianza y, en consecuencia, tener una conversación efectiva con la otra parte.

 

2. Las preguntas poderosas

Un abogado debe saber preguntar, no solamente cuando practica interrogatorios en sala, sino también para recabar toda la información necesaria en una primera entrevista con el cliente, en una reunión de despacho o con los colaboradores.

Las preguntas más efectivas son aquellas que se formulan de manera abierta, pues deja más libertad a la otra parte para expresar todo aquello que considere importante. En este sentido, conviene comenzar las preguntas con “cómo”, “qué”, “cuál”, “para qué”, “dónde” o “cuándo”.

De igual modo, cuanto más cortas sean las preguntas, mejor, ya que facilita su comprensión por parte de la otra persona y, por lo tanto, contribuye a que la respuesta que emita esa persona contenga información valiosa para el abogado.

 

3. Dar paso al silencio

Una conversación eficaz no es aquella en la que los intervinientes en la misma hablan continuamente, sino aquella en la que, en los momentos oportunos, se da paso al silencio para reflexionar sobre alguno de los aspectos tratados en la conversación, de manera que tanto el abogado como su interlocutor (cliente, socio, colaborador…) pueden llegar a sus propias conclusiones y reparar en ideas o soluciones importantes para cada ocasión.

 

4. Conocimiento de sí mismo

El abogado ha de aprender a conocerse a sí mismo para ser capaz de gestionar sus propias emociones y reaccionar ante las emociones de la persona que tiene enfrente. El ejercicio de la abogacía lleva implícito el sentimiento de muchas y muy variadas emociones, ya que la falta de las mismas supondría perder la empatía y actuar de forma automatizada, como una máquina.

Entre estas emociones, la más habitual es el agobio, que quizás afecta más a los jóvenes abogados que a aquellos que ya tienen una larga trayectoria profesional. Sin embargo, el estado de ánimo de los clientes o el hecho de que surjan asuntos urgentes o de que muchos de los plazos terminen en fechas próximas, por ejemplo, no deben ser motivo para que el abogado se desborde. Al contrario, debe conocerse a sí mismo y trabajar en la gestión emocional para evitar que un asunto determinado o el vencimiento de los plazos no le afecten más de lo necesario, lo que incrementará su productividad y eficacia en el trabajo.

 

5. Integración y liderazgo de equipos

Esta habilidad está íntimamente relacionada con la gestión del despacho y de las relaciones con colaboradores. En este sentido, el abogado debe aprender a construir equipos cohesionados y a gestionarlos de una manera eficiente, ya que esto aportará confianza y autonomía, generando un feedback efectivo que permita analizar y valorar desde un punto de vista objetivo la forma de realizar el trabajo.

Un buen liderazgo ayuda al despacho a contar con los mejores abogados y favorece la calidad del servicio prestado a los clientes.

 

6. Feedback

La comunicación efectiva implica la utilización de un lenguaje que cause un impacto positivo en el otro; algunas técnicas que ayudan a que se produzca esta comunicación efectiva son el parafraseo, el resumen de lo que dijo la otra persona, etc.

No es otra cosa que el feedback o retroalimentación, que debe ser de calidad, ya que de ello derivan dos efectos: el primero, que el socio, el colaborador o el cliente se siente comprendido y escuchado por parte del abogado, con lo cual habrá dado un paso importante hacia el éxito de la conversación; el segundo, que el abogado se asegura de que lo que ha entendido es lo que efectivamente la otra parte quería decir.

Una comunicación eficiente en este sentido incrementará la confianza entre ambos, lo que se reflejará en los resultados obtenidos.

 

7.Inteligencia emocional

Es importante no solamente que un abogado aprenda a conocerse a sí mismo, sino también que tenga autoconciencia, entendida como la capacidad de darse cuenta de lo que ocurre en su mente, en su cuerpo, en el ámbito emocional y a su alrededor.

Tener autoconciencia es fundamental para desarrollar la inteligencia emocional, pues ésta influye directamente en la motivación y en el ambiente de trabajo de los socios o colaboradores e incluso en el ambiente creado en las reuniones con los clientes.

El abogado que se conoce a sí mismo, que tiene conciencia de lo que sucede en su mundo interior y en el mundo exterior y que es capaz de gestionar las emociones que le produce todo cuanto sucede le llevará a que entre su cuerpo, su lenguaje y sus emociones exista coherencia, lo que le mostrará ante los demás como alguien equilibrado que adopta decisiones racionales y justas.

Todo ello repercute, sin duda, en el rendimiento en su trabajo y en la consecución de objetivos.

 

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EMPLEO Y CARRERA PROFESIONAL

¿Cuánto cobra y cómo fija los honorarios un abogado? ¡Te damos todas las claves!

Mireyaaheredia

Publicado

en

honorarios abogado

Hace no muchos años existían baremos orientativos para fijar los honorarios profesionales que se tenían que establecer en los despachos de abogados. Ya explicamos Cuánto cobra un abogado en España, ahora vamos a analizar los honorarios.

Estos baremos se establecían según el Colegio al que pertenecía el abogado en cuestión, fijando así unos rangos de precios que todo abogado perteneciente a ese Colegio debía respetar, bajo pena de sanción si así no lo hacía.

Pero desde que entró en vigor la Ley 25/2009 de 22 de diciembre, conocida como Ley Ómnibus, que modificó la Ley 2/1974 de 13 de febrero, sobre Colegios Profesionales; la ley pasó a designar que los Colegios Profesionales no pueden establecer baremos orientativos ni cualquier otra recomendación o norma sobre los honorarios profesionales.

Por tanto, si eres estudiante de derecho o quizá ya más centrado al ejercicio de la abogacía, seguro que te has hecho la siguiente pregunta:

¿Entonces cuánto y cómo cobran los abogados? 

¿Quieres conocer la respuesta? ¡Sigue leyendo!

Comenzaremos por explicar cómo facturan los abogados, y es que no es tarea fácil determinarlo. Hoy en día no existen unos precios fijos establecidos para cada uno de los muchísimos servicios que puede ofrecer un abogado, como acabamos de explicar. 

La forma en la que se de el servicio, rama de que se trate, la complejidad del procedimiento, la dilatación en el tiempo del mismo, la necesidad de recurrir, el volumen de trabajo que implique… son aspectos que el abogado correspondiente tendrá en cuenta a la hora de cobrar unos honorarios u otros. Pero a pesar de ello se pueden tener en cuenta los siguientes aspectos:

Tarifas fijas o tarifa de precios por hora.

Dependiendo del tipo de asunto el abogado también podrá pactar con el cliente una tarifa fijas o una tarifa de precios por horas. 

Habrá profesionales que pongan un precio fijo a un trabajo determinado,; normalmente servicios breves, mecánicos o que sepan el tiempo que tardan en hacerlo o cuándo finalizarán los mismos, por ejemplo una asistencia al detenido o hacer un escrito concreto. 

Sin embargo, existen procedimientos como pueden ser por ejemplo los divorcios o la división de una herencia que se podrían llegar a complicar a tal punto de considerarse procedimientos de suma complejidad. En estos casos el abogado puede pactar con el cliente que según las horas que dedique al procedimiento así le cobrará, fijando un precio determinado a la hora de trabajo realizada. 

Fijación de honorarios por cuota litis.

En situaciones específicas, como ocurre con las reclamaciones por accidentes de tráfico o con las indemnizaciones por accidentes laborales por ejemplo, los abogados pueden pactar con el cliente la retribución de un porcentaje de la cantidad que se obtenga, esto es la llamada cuota litis.

Asistencia Jurídica Gratuita

Los abogados que ejerzan de forma autónoma como cualquier otro profesional y que además se encuentren inscritos en el Turno de Oficio ofrecen un servicio peculiar que se refleja a la hora de recibir sus honorarios. 

Y es que este servicio se caracteriza porque si el cliente en cuestión al que han atendido no tiene los suficientes medios económicos para pagar los honorarios comunes del abogado podrá solicitar al Colegio de Abogados que le corresponda el servicio de Asistencia Jurídica Gratuita.

¿Significa esto que si tengo un abogado del Turno de Oficio recibiré siempre Asistencia Jurídica Gratuita? 

No. Debe demostrarse una serie de condiciones y cumplir unos requisitos para que se facilite tal servicio. 

¿Y si no le pago al abogado? ¿Quién le paga?

En este caso le paga el Ministerio de Justicia, el cuál sí tiene unos honorarios fijados para cada tipo de procedimiento que pueda asistir el abogado en cuestión inscrito en el Turno de Oficio y que no haya recibido la remuneración correspondiente por su cliente por haberle estimado la Asistencia Jurídica Gratuita. 

Otros aspectos importantes a la hora de calcular honorarios. 

Por norma general cuando el cliente decide elegir un abogado para un problema concreto, querrá encontrar al profesional que mejor cualificado esté y que mejor servicio le dé a su caso en particular. ¿Esto traducido en honorarios que significa? Que la calidad de un abogado se paga.

Normalmente, si acudimos a un abogado especializado el coste de sus servicios será mayor que si lo hacemos ante un abogado que sea generalista y se dedique a diversos temas. Al igual que si acudimos a un despacho que tenga un gran prestigio, muchos años de experiencia o haya tenido a clientes potenciales que le hayan proporcionado un cierto renombre dentro de la profesión. 

Lo mejor: la hoja de encargo.

Para poder determinar que honorario recibir si eres abogado o que cantidad vas a tener que pagar si eres cliente, lo mejor para ambos es establecer en la hoja de encargo cuáles van a ser los servicios y qué cantidad se va a pactar entre ambos. 

De esta forma las dos partes quedan comprometidas a una cantidad aproximadamente prefijada y se pueden llegar a prevenir muchos problemas en el futuro; como los múltiples impagos a los que los abogados están muy acostumbrados a vivir. 

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Cómo sobrevivir a la precariedad laboral siendo joven jurista

Yahaira

Publicado

en

Terminar el grado de derecho o el máster que hayamos elegido puede ser muy duro. Nos acabamos enfrentando al horrible “¿Y AHORA QUÉ?”

Y es que los últimos acontecimientos sociales han propiciado que esa pregunta nos lleve a un estado de frustración y ansiedad mayor del que debería. Pero no te preocupes, si este es tu caso hoy te traemos las 4 mejores opciones para superar la dura situación de la precariedad laboral actual.

  1. Busca prácticas remuneradas: Si no encuentras remuneración en un despacho, prueba en empresas grandes. Utiliza portales como talentoteca. Busca ofertas en la web de tu facultad. Visita nuestra web e infórmate sobre las dudas que tengas al respecto de la búsqueda de  prácticas. Acude a charlas, eventos u otros actos que organice  tu facultad. Podrías encontrar lo que estás buscando.
  2. Sigue formándote: Aunque estés cansado de estudiar y lo que busques ahora sea comenzar a trabajar cuanto antes…Aprovecha la oportunidad de ampliar tu formación en el campo del marketing, los idiomas, la informática.. ¡CUALQUIER APORTACIÓN LLAMATIVA EN TU CV PUEDE DIFERENCIARTE DEL RESTO!
  3. Busca Ofertas de Empleo Público: Si estás cansado de probar en el sector privado y no obtener éxito y además eres disciplinado y constante a la hora de estudiar…
  4. Crea tu propio negocio: Si ninguna de las opciones anteriores te convence quizá es que… ¡ESTÁS HECHO PARA SER TU PROPIO JEFE! Si tienes una buena idea busca los medios necesarios para poder llevarla a cabo, no será fácil pero si tienes éxito ¡Merecerá la pena!

¿Añadirías alguna más? 

Continuar Leyendo

EMPLEO Y CARRERA PROFESIONAL

Qué empleados existen en un Juzgado cómo acceder a estos cargos

Mireyaaheredia

Publicado

en



Es muy común cuando estamos estudiando derecho y hablamos de Juzgado  u Oficina Judicial, pensar únicamente en la figura del Juez, pero ¿Alguna vez te has planteado la cantidad de empleados que desempeñan distintas labores en el juzgado? ¿Conoces de qué forma podrías acceder a cada uno de los puestos de trabajo que se ofrecen en los distintos juzgados? 

¡Hoy te lo contamos todo!

En primer lugar, empezando por la cúspide de la estructura de la Oficina Judicial, tenemos la figura del Juez. 

Son las personas que se encargan de resolver las controversias existentes y de emitir una resolución después de haber estudiado todas las pruebas. También deberán velar para que se ejecute lo que proceda en la resolución pertinente. 

Son funcionarios públicos que actúan con independencia a la hora de juzgar. Son las únicas personas que pueden juzgar en los diferentes procedimientos.

En segundo lugar, encontramos a los Letrados de la Administración de Justicia o LAJ, anteriormente denominados Secretarios Judiciales. 

Son también funcionarios públicos, dependen del Ministerio de Justicia y se encargan de la jefatura directa de todo el personal, dirigen y ordenan el trabajo de la Oficina Judicial, es decir de los Juzgados. 

En tercer lugar encontramos a los Gestores, Tramitadores y personal del cuerpo de Auxilio Judicial.

Son funcionarios públicos de diferente escala (Gestores A2, Tramitadores C1 y Auxilio Judicial C2). Dependen de los Letrados de la Administración de Justicia y se encargan de las diferentes labores de administración, comunicación, tramitación, desarrollo de ejecución… de los procedimientos que se lleven a cabo en su respectiva Oficina Judicial. 

En cuarto lugar, encontramos al Ministerio Fiscal, el cual actúa de oficio en base al interés general de la sociedad. No dependen de los Jueces, sino que son un órgano a parte que coopera con la justicia. 

Se establecen en los juzgados de las capitales de provincia y en los partidos judiciales grandes. 

Dentro de este órgano encontramos a:

-Los diferentes Fiscales como tal que ejercen su labor en los juzgados de todo el territorio nacional.

-Los Fiscales Jefe que se encargan de coordinar a todos los Fiscales de la misma Oficina Judicial. 

Fiscalía General del Estado que ostenta la jefatura suprema e imparte instrucciones a todos los fiscales que desarrollan su labor en el territorio nacional.

Fiscalía de los Tribunales, son fiscales designados en diferentes tribunales, como puede ser el Tribunal de Cuentas o la Audiencia Nacional. 

-Fiscalía Especial para la Prevención y Represión del Tráfico Ilegal de Drogas con competencias en todo el territorio nacional, en los procesos atribuidos a la Audiencia Nacional relativos al tráfico de drogas y blanqueo de capitales vinculado con organizaciones criminales. Coordina la actuación de las Fiscalías territoriales en estas materias.

Fiscalía Especial para la Represión de los Delitos Económicos relacionados con la corrupción, interviene en los procesos penales en los que se produce un enriquecimiento derivado del abuso de la función pública.

En quinto lugar, encontramos a los Abogados y Procuradores; quiénes no ostentan en ningún caso la condición de funcionarios públicos, no designan su labor en pro de la actividad del juzgado en sí, sino que trabajan para sus clientes, cumpliendo con la obligación que les compete de defensa y representación respectivamente, en cada procedimiento, acudiendo a las vistas, interrogatorios, asistencia a los detenidos… u otras actividades de las que se precise su asistencia. 

Están en contacto directo con todo el personal del juzgado, sea cual sea su posición, ya que es con todos ellos con quiénes tramitan desde el inicio del procedimiento hasta el final de este las condiciones de los interesados, las pruebas a presentar y un largo etcétera según cada procedimiento. 

En sexto lugar, atendiendo a la estructura de la Oficina Judicial encontramos como último eslabón a los diferentes grupos que sin tener necesariamente la condición de funcionarios públicos, colaboran con esta según las necesidades que puedan exigir los diferentes procedimientos que se tramiten en el Juzgado. Es decir, no intervienen de forma preceptiva en todos los procedimientos, sino que solo acuden cuando se estima necesaria su intervención por diferentes motivos (características del procedimiento, características del delito, carencias lingüísticas de algún interesado en el procedimiento, necesidad de tasación de algún bien…).

En este grupo incluimos a:

-Peritos Judiciales

-Médicos Forenses

-Equipo técnico dedicado al ámbito psicosocial

-Traductores e interpretes judiciales

-Jurado 

-Policía Judicial

Continuar Leyendo

Tendencia