Conecta con nosotros

EMPLEO Y CARRERA PROFESIONAL

Coaching para Abogados

todojuristas

Publicado

en

coaching abogados

La ICF (International Coaching Federation) define el coaching como la relación profesional continuada entre el coach –que imparte el coachingy el coachee –que recibe la sesión de coaching–, a través de la cual se profundiza en el autoconocimiento del coachee para aumentar su rendimiento y mejorar su calidad de vida, lo que se traduce en resultados extraordinarios en su vida personal y en su vida profesional.

 

¿Qué relación existe entre el coaching y el ejercicio de la abogacía?

La abogacía ha sido una profesión a menudo ligada a las ideas de hermetismo y rectitud. Sin embargo, en las últimas décadas, la abogacía ha centrado especialmente su atención en satisfacer las necesidades de unos clientes cada vez más exigentes, lo que ha aumentado considerablemente la competencia en el sector para prestar un servicio de calidad al tiempo que se potencia la cercanía con el cliente.

Esta nueva realidad ha hecho surgir en los abogados la necesidad de desarrollar nuevas competencias que les conviertan en profesionales técnicos, pero también empáticos, lo que ha contribuido a incrementar el nivel de exigencia que lleva intrínseco el ejercicio de esta profesión, no solamente desde el punto de vista individual de cada abogado, que a menudo está sometido a altos niveles de estrés, sino también desde el punto de vista de mercado, puesto que, en el sector legal, la competencia es cada vez mayor.

En este sentido, los abogados están acostumbrados a ser ellos quienes asesoran a otras personas, pero, ante esta nueva realidad, es recomendable contar con asesoramiento externo en la búsqueda y desarrollo de esas nuevas habilidades para obtener el máximo rendimiento en el desempeño de su trabajo, para aprender a conciliar la vida personal y profesional o para crear una marca personal no solamente ante los clientes, tanto actuales como potenciales, sino también ante la competencia.

En este nuevo marco del sector legal, es posible que los abogados se planteen determinadas preguntas y que deban reflexionar sobre ellas, como, por ejemplo, cómo comenzar su andadura profesional si se trata de un abogado joven, de qué manera desea ejercer la profesión, cómo recuperar la frescura y la motivación cuando se trata de un abogado que cuenta con una amplia trayectoria profesional…

Es aquí donde entra en juego el coaching jurídico, para enseñar a los abogados a conocerse a sí mismos y a gestionar de la manera más eficaz sus propias emociones, con el objetivo de alcanzar la realización profesional.

 

COMPETENCIAS

El coaching aporta competencias y habilidades muy útiles para el trabajo diario del abogado. Entre ellas, se encuentran:

 

1. La escucha activa

Saber escuchar es fundamental para la vida profesional práctica del abogado. La escucha activa no solamente afecta a la comunicación verbal, sino también a la comunicación no verbal.

La escucha activa no implica estar en silencio mientras la otra persona habla, sino la actitud de estar atento, de tal manera que el abogado sea capaz de leer y escuchar tanto las palabras efectivamente dichas, como el mensaje emitido por los gestos, la postura corporal, etc., de la persona que tiene enfrente, ya sea un cliente, un socio o un colaborador, lo que permitirá al abogado extraer información relevante para generar empatía o ganarse su confianza y, en consecuencia, tener una conversación efectiva con la otra parte.

 

2. Las preguntas poderosas

Un abogado debe saber preguntar, no solamente cuando practica interrogatorios en sala, sino también para recabar toda la información necesaria en una primera entrevista con el cliente, en una reunión de despacho o con los colaboradores.

Las preguntas más efectivas son aquellas que se formulan de manera abierta, pues deja más libertad a la otra parte para expresar todo aquello que considere importante. En este sentido, conviene comenzar las preguntas con “cómo”, “qué”, “cuál”, “para qué”, “dónde” o “cuándo”.

De igual modo, cuanto más cortas sean las preguntas, mejor, ya que facilita su comprensión por parte de la otra persona y, por lo tanto, contribuye a que la respuesta que emita esa persona contenga información valiosa para el abogado.

 

3. Dar paso al silencio

Una conversación eficaz no es aquella en la que los intervinientes en la misma hablan continuamente, sino aquella en la que, en los momentos oportunos, se da paso al silencio para reflexionar sobre alguno de los aspectos tratados en la conversación, de manera que tanto el abogado como su interlocutor (cliente, socio, colaborador…) pueden llegar a sus propias conclusiones y reparar en ideas o soluciones importantes para cada ocasión.

 

4. Conocimiento de sí mismo

El abogado ha de aprender a conocerse a sí mismo para ser capaz de gestionar sus propias emociones y reaccionar ante las emociones de la persona que tiene enfrente. El ejercicio de la abogacía lleva implícito el sentimiento de muchas y muy variadas emociones, ya que la falta de las mismas supondría perder la empatía y actuar de forma automatizada, como una máquina.

Entre estas emociones, la más habitual es el agobio, que quizás afecta más a los jóvenes abogados que a aquellos que ya tienen una larga trayectoria profesional. Sin embargo, el estado de ánimo de los clientes o el hecho de que surjan asuntos urgentes o de que muchos de los plazos terminen en fechas próximas, por ejemplo, no deben ser motivo para que el abogado se desborde. Al contrario, debe conocerse a sí mismo y trabajar en la gestión emocional para evitar que un asunto determinado o el vencimiento de los plazos no le afecten más de lo necesario, lo que incrementará su productividad y eficacia en el trabajo.

 

5. Integración y liderazgo de equipos

Esta habilidad está íntimamente relacionada con la gestión del despacho y de las relaciones con colaboradores. En este sentido, el abogado debe aprender a construir equipos cohesionados y a gestionarlos de una manera eficiente, ya que esto aportará confianza y autonomía, generando un feedback efectivo que permita analizar y valorar desde un punto de vista objetivo la forma de realizar el trabajo.

Un buen liderazgo ayuda al despacho a contar con los mejores abogados y favorece la calidad del servicio prestado a los clientes.

 

6. Feedback

La comunicación efectiva implica la utilización de un lenguaje que cause un impacto positivo en el otro; algunas técnicas que ayudan a que se produzca esta comunicación efectiva son el parafraseo, el resumen de lo que dijo la otra persona, etc.

No es otra cosa que el feedback o retroalimentación, que debe ser de calidad, ya que de ello derivan dos efectos: el primero, que el socio, el colaborador o el cliente se siente comprendido y escuchado por parte del abogado, con lo cual habrá dado un paso importante hacia el éxito de la conversación; el segundo, que el abogado se asegura de que lo que ha entendido es lo que efectivamente la otra parte quería decir.

Una comunicación eficiente en este sentido incrementará la confianza entre ambos, lo que se reflejará en los resultados obtenidos.

 

7.Inteligencia emocional

Es importante no solamente que un abogado aprenda a conocerse a sí mismo, sino también que tenga autoconciencia, entendida como la capacidad de darse cuenta de lo que ocurre en su mente, en su cuerpo, en el ámbito emocional y a su alrededor.

Tener autoconciencia es fundamental para desarrollar la inteligencia emocional, pues ésta influye directamente en la motivación y en el ambiente de trabajo de los socios o colaboradores e incluso en el ambiente creado en las reuniones con los clientes.

El abogado que se conoce a sí mismo, que tiene conciencia de lo que sucede en su mundo interior y en el mundo exterior y que es capaz de gestionar las emociones que le produce todo cuanto sucede le llevará a que entre su cuerpo, su lenguaje y sus emociones exista coherencia, lo que le mostrará ante los demás como alguien equilibrado que adopta decisiones racionales y justas.

Todo ello repercute, sin duda, en el rendimiento en su trabajo y en la consecución de objetivos.

 

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EMPLEO Y CARRERA PROFESIONAL

¿Es Derecho realmente una carrera con alta empleabilidad?

Natalia

Publicado

en

Se nos conoce como la generación más preparada, nunca antes se había llegado a una cuota tan alta de jóvenes con estudios universitarios, formaciones profesionales, idiomas y multitud de cursos que ocupan nuestro currículum, pero ¿conseguimos un empleo? ¿esta oportunidad laboral nos permite crear nuestra propia vida?

Es una realidad el desajuste entre la formación que reciben los jóvenes y los perfiles que los empleadores privados necesitan para incorporar a sus equipos. A esta situación se le suma la alta tasa de abandono escolar en edad temprana y la sobrecapacitación en diferentes áreas laborales.

La cuestión de qué hacer una vez terminado el Grado es una duda que orbita en la cabeza de todos y cada uno que hemos pasado por una formación superior: el miedo a fracasar, a equivocarnos de lugar o, simplemente, darnos cuenta de que no es nuestra verdadera vocación. Si estás finalizando el Grado en Derecho o, acabas de terminar, y no sabes qué camino tomar te recomendamos investigar en el blog, concretamente en el apartado de empleo, y leer las múltiples entradas destinadas a las salidas profesionales.

Afortunadamente, la rama jurídica cuenta con multitud de oportunidades laborales para recién graduados como primera aproximación al mundo laboral, pero… ¿cuánto tiempo es necesario un contrato de prácticas? Muchas veces se alargan más de lo necesario siendo perjudicial para nosotros debido a que, entre otros, la retribución es menor y las tareas y carga de trabajo no se corresponde con la realidad.

Según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, en el año 2019 la tasa de empleo de los egresados universitarios en la rama de ciencias sociales y jurídicas es de un  83% con solo la titulación universitaria, y un 94% en caso de máster habilitante o de especialización. Suena contradictorio, nos movemos en un sector con alto porcentaje de empleabilidad, pero las condiciones laborales, en algunos casos, no permiten, por ejemplo, una emancipación o formar una familia.  La balanza no está equilibrada entre la demanda de empleo y las condiciones laborales del mismo, consecuencia de crisis como la actual provocada por la pandemia (problemática con el teletrabajo, por ejemplo)

Algo a tener en cuenta en la formación, como hemos mencionado en varias entradas, es la necesidad de desarrollar las habilidades blandas (soft skills) tan demandadas hoy en día en cualquier empresa y bufetes de abogados. Por regla general, la docencia universitaria se ocupa más de las habilidades técnicas, el aprendizaje del ordenamiento jurídico, por lo que deberás de buscar por ti mismo oportunidades dentro y fuera de la universidad que te hagan desarrollar y destacar entre tus compañeros.

Partimos de la idea básica de construir un currículum con una titulación universitaria y la formación en uno o varios idiomas extranjeros es la piedra angular de la obtención de un empleo, pero debemos de ir más allá. Tener un perfil activo en la búsqueda de oportunidades, no solo laborales si no de participación en instituciones públicas o nuevas perspectivas como el emprendimiento, nos consigue abrir puertas que de otra forma no llegarían.

Contar con experiencia internacional es, en suma, positivo para una futura carrera: existen múltiples oportunidades desde la Unión Europea como prácticas en sus diferentes organismos o, gracias a sus políticas se ha creado la Garantía Juvenil Reforzada con la finalidad de que los jóvenes menores de 30 años iban una buena oferta de

en un plazo de cuatro meses tras perder su empleo o finalizar sus estudios.

A nivel nacional, contamos con el proyecto del Sistema Nacional de Garantía Juvenil dirigido a jóvenes en búsqueda de empleo que no se encuentren en situación de estudiar o formarseni trabajando por cuenta propia o ajena, y quieran lograr su inserción plena en el mercado laboral.

No nos debe de causar reparo la búsqueda activa de oportunidades, así como la defensa de nuestros derechos laborales y personales como el futuro próximo que representamos y la creciente necesidad de empezar a construir una realidad propia más allá de el ecosistema familiar del que, desafortunadamente, tardamos en salir.

Las diferentes formas de trabajo, nuevos puestos laborales, digitalización… son factores que suponen un continuo cambio del panorama profesional y que, tanto la parte demandante como la oferente, debe de adaptarse a los mismos.

La especialización, en el mundo legal, está a la orden del día y saber cuáles son las más demandadas es tarea de uno mismo para conocer si estas se adaptan a sus gustos o perspectivas. Por ejemplo, un sector en auge es el Legal Tech: su demanda está creciendo sin precedentes en las grandes firmas debido a su agigantada evolución en apenas poco tiempo. Una formación continua resulta vital para el desempeño del ejercicio de la abogacía, desde estar al corriente de las diferentes modificaciones legislativas a saber manejarte en la tecnología o en un determinado sector te hace destacar.

Otra buena oportunidad es la de ser valiente y decidir ejercer por cuenta propia, emprendiendo y sacando adelante una boutique legal en la materia que más sea de tu agrado apostando, por lo mencionado anteriormente, la ultra especialización. Si es así, debes de escoger correctamente un nicho de mercado, analizarlo, entenderlo y enfocar todos los esfuerzos en tu proyecto. Si por el contrario prefieres ejercer como abogado generalista, también es una buena opción de ejercer por cuenta propia pero debes de contar con algo que te diferencie del resto, pudiendo ser el trato con el cliente o la forma de “llevar” su caso particular.

Continuar Leyendo

EMPLEO Y CARRERA PROFESIONAL

Soft skills. Habilidades blandas más demandadas en una entrevista de trabajo

Natalia

Publicado

en

Las necesidades de los empleadores han cambiado, es una realidad a la que el perfil del recién graduado tiene que adaptarse.

Sin descuidar los conocimientos técnicos, que en el perfil de un buen abogado es un pilar importante, para el desempeño del ejercicio se deben de desarrollar ciertas habilidades humanas que facilitan la interacción con el cliente, con las partes e incluso en la vista.

Títulos, conocimientos, idiomas, son necesarios, pero todos podemos acceder y acabar aprendiendo estas competencias. Las soft skills se pueden definir como las aptitudes sociales, emocionales, resolutivas y de comportamiento que permiten desenvolverte mejor y obtener mejores resultados en cualquier situación. Las habilidades blandas o soft skills vienen a ser todas esas características que te hacen destacar con respecto al resto.  

De manera más clara, se busca un perfil profesional y humano completo.

Un buen abogado tiene que ser empático y saber escuchar a su cliente, por lo que la habilidad comunicativa juega un papel principal en las habilidades blandas del mundo jurídico. La comunicación debe de jugar además con el trabajo en equipo, debido a la fuerte necesidad de cooperación entre los abogados de un mismo bufete (un caso puede versar sobre varias materias) e incluso con el liderazgo, si tratas con abogados más jóvenes o con estudiantes en prácticas, que verán en ti un ejemplo a seguir. Con la capacidad comunicativa entre abogado-cliente la habilidad persuasiva no se queda atrás, teniendo en cuenta que debes de guiar a tu cliente para convencerle de que lo que le estás proponiendo es lo que necesita.

Otro punto clave, pese a que prefieras ejercer en territorio nacional, es el enfoque internacional como consecuencia directa del mundo globalizado e interconectado en el que vivimos y en el que se desarrollan grandes operaciones de mercado. Es de suma importancia conocer el marco normativo europeo, pero más todavía tener una inquietud por conocer, entender y adaptarse a otros ambientes de trabajo y de vida: si tienes un cliente extranjero, aparte de la comunicación en su idioma o en un idioma internacional como es el inglés, hay que ser capaz de comprender qué es lo que le inquieta.

En relación con la globalización, el mundo del Derecho y el ejercicio de la abogacía no se queda atrás en el camino digital. Cada vez cobra más importancia la formación en nuevas tecnologías aplicada a la profesión. Con el manejo de aplicaciones ofimáticas (procesadores de textos, Excel etc…) se suma la interpretación y el correcto uso de las bases de datos legales siendo una herramienta de trabajo presente en el día a día que proporciona no solo doctrina y jurisprudencia, si no análisis de casos prácticos concretos, comentarios de actualidad jurídica e incluso modelos de redacción de demandas. Las Universidades ponen a disposición de los alumnos el acceso a diferentes bases de datos legales, por lo que puedes ir familiarizándote con las mismas.

Para formarse y no decaer en el intento, la resiliencia es el punto de unión entre las hard skills y las habilidades humanas porque siendo comprometidos con nosotros mismos, constantes y fuertes podemos lograr las metas que nos marquemos. La salud mental, en el punto de mira actual, no debe de abandonarse porque el rendimiento académico y laboral se verá afectado si no tenemos una buena salud. Los micro hábitos como mantenerse saludable, meditar o ser organizado terminan desembocando en una gran meta: si estás estudiando el Grado, no dejes todo para el final y construye una disciplina de trabajo: te ayudará a sacar el curso adelante con buenos resultados y, en un futuro, tendrás la habilidad de ser organizado y trabajador.

 

La inteligencia emocional aparece como un elemento crítico y sustrato esencial para desarrollar habilidades como las anteriores.

La formación en valores éticos cobra especial importancia en los procesos de selección, se valora la participación activa en actividades solidarias y de voluntariado porque denotan la personalidad del entrevistado y su afán por ayudar a los demás. Conocer la cultura general, desarrollar un pensamiento crítico, te posiciona en un buen escalón demostrando así tu inquietud por lo qué pasa en la sociedad, más allá de una oficina. Mostrar predisposición en aprender, pasar tiempo en equipo o colaborar en actividades extra curriculares se tendrá en cuenta en firmas donde cuenten con actividades de fomento de las relaciones laborales: como por ejemplo deporte, seminarios de salud mental, fundaciones solidarias etc…

La conclusión principal es que el sector de la abogacía necesita profesionales versátiles, con sólidos conocimientos jurídicos pero que no pierdan el interés por la actualidad y que, a su vez, se desarrollen como personas. Como hemos dicho, generalmente estas habilidades no se desarrollan en cursos, máster o en la propia universidad si no que se fomentan y evolucionan por iniciativa propia; buscando actividades que inciten a la oratoria como los grupos de debate, la organización y persistencia diaria, la participación en actividades sociales etc.

Depende de uno mismo, porque no se trata de superar un examen,  si no de el desarrollo personal en aptitudes que inciden en el mundo laboral y que se trabaja en el día a día.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Despachos de Abogados en Francia

todojuristas

Publicado

en

La Torre Eiffel, el Louvre, Notre Dame, el Palacio de Versalles… París es conocida por albergar numerosos e importantes monumentos a nivel mundial, pero también, dentro del mundo jurídico, por ser la sede principal de importantes firmas legales. Si bien el dominio del francés y del inglés es un requisito indispensable para trabajar en ellas, de no tener inconveniente, merece la pena saber cuáles son estos prestigiosos despachos para poder echar tu candidatura y mejorar tus proyecciones de futuro profesionales. En esta entrada te contamos cuáles son estos despachos, ordenados teniendo en cuenta el ranking the The Lawyers Global. Todos ellos tienen su sede principal en París, aunque la mayoría opera en otras ciudades francesas.

August Debouzy

August Debouzy fue fundada en 1995 por Gilles August, abogado de los colegios de abogados de París y Nueva York y Olivier Debouzy, ex diplomático, inspirados en el modelo estadounidense de grandes bancos de inversión y bufetes de abogados. Especializado en derecho corporativo, el 45% de sus clientes son empresas internacionales. En la actualidad, esta firma cuenta con 230 empleados, incluidos 150 abogados y alrededor de 30 socios, y factura 63 millones de euros.

Gide Loyrette Nouel

Este despacho de abogados fue el primer despacho como tal fundado en París en 1957, aunque desde 1927 se dedicaba a la práctica legal. La firma emplea actualmente a unas 1.000 personas, distribuidas en 12 oficinas en 11 países, incluyendo Argelia, China, Bélgica, Egipto, Marruecos, Turquía, Reino Unido o Estados Unidos. Cuenta con más de 550 abogados y asesores legales, incluidos unos 100 socios, que cubren 40 nacionalidades diferentes. Esta firma está organizada en grupos de práctica internacionales, que cubren las siguientes áreas de práctica legal: Banca y Finanzas; Competencia y comercio internacional; Cumplimiento e investigaciones corporativas, resolución de disputas; Empleo; Seguros, Riesgos Industriales y Transporte; Propiedad intelectual y telecomunicaciones, medios y tecnología; Derecho Corporativo; Derecho público y medio ambiente, entre otros. Para ayudar a mejorar su reputación internacional, la firma contrató al ex ministro de Relaciones Exteriores francés Hubert Védrine en el año 2003.

De Pardieu Brocas Maffei

Fundada en 1993, De Pardieu Brocas Maffei es una de las firmas de abogados de negocios internacionales más importantes, ubicada en la Place de Paris; ahora cuenta con 150 abogados, incluidos 34 socios. Centrada en el derecho corporativo, entre sus clientes se encuentran los principales grupos industriales, financieros y de servicios, inversores institucionales y fondos de inversión, franceses y extranjeros.

Franklin Avocats

Este despacho, formado por 19 asociados, 2 of-Counsel y 20 abogados y abogadas, especialmente franceses y estadounidenses, se fusionó el pasado 2020 con la boutique Carakters, reconocida en el sector de los seguros y gestionada por Xavier Marchand. Esta firma asiste a aseguradoras y asegurados, especialmente en la prevención de riesgos asociados a sus proyectos logísticos e industriales. También maneja litigios y tiene buena experiencia en manejo de crisis.

Jeantet

Fundada en 1924 en París, Jeantet cuenta en la actualidad con oficinas en Marruecos, Ginebra, Ucrania, Hungría y Rusia, emplea a más de 150 abogados, y opera en más de 130 países diferentes. Jeantet asesora en temas de derecho corporativo y financiero a importantes grupos nacionales e internacionales del sector industrial y de servicios, bancos e instituciones financieras, fondos de inversión, pymes, gobierno, autoridades locales y organizaciones profesionales.

LPA-CGR Avocats

LPA-CGR Avocats es una firma legal francesa cuya fundación data de 1983. En 1998 comenzó su andadura internacional abriendo una oficina en Hong Kong para, en el año 2008, abrir otras nuevas oficinas en Marruecos, Argelia y Shanghái. Desde entonces, ha seguido creciendo y, en la actualidad, cuenta con más de 230 abogados y abogadas repartidos en oficinas en 13 países diferentes. Como todos los anteriores, es un despacho especializado en derecho corporativo y financiero con sede en París.

Continuar Leyendo

Tendencia