Conecta con nosotros

EMPLEO Y CARRERA PROFESIONAL

Como afrontar una entrevista con un socio o con RRHH

todojuristas

Publicado

en

Ya has aprobado tu último examen, ya has entregado el TFG, ya has terminado el máster e incluso, puede que ya hayas terminado el doctorado. Ya has superado decenas de momentos estresantes y, a pesar de todo, quizá no te haya tocado todavía enfrentarte a una entrevista laboral.

Hoy día, tal y como están de complejizados y sistematizados los procesos de selección de personal, el momento de la entrevista suele ser el último estadio de un proceso más largo. A veces dura unas semanas y otras, en función de la importancia del puesto a que se esté optando, algunos meses.

Sea como fuere, la prueba del algodón, después de revisar CV, cartas de motivación y pasar por alguna que otra entrevista telefónica, será el encuentro presencial, donde una multitud de factores entrarán en juego para valorar si eres esa persona que el empleador necesita.

Esta entrevista será o bien con el personal de recursos humanos o, sobre todo en despachos más pequeños (menos de 100 trabajadores), con el socio-jefe del departamento al que pertenezca el puesto vacante.

Por ello, a lo largo de este post te daremos algunos consejos y herramientas que necesariamente deberás tener en consideración, pues independientemente del tipo de puesto, hay skills comunes a todas las entrevistas que sirven de catalizador de postulantes.

Sin más preámbulo, ¡vamos a ello!

Buen aspecto. Esto es básico para cualquier situación formal en la que pretendamos algo. Una famosa presentadora de televisión argentina dijo una frase que resume a la perfección este punto: “Si te ven mal, te maltratan. Si te ven bien, te contratan”. ¡Y es la pura verdad!

Lo primero en lo que se fijará el entrevistador es en tu apariencia, en si estas aseado, cuidado. Todo ello son indicadores (por supuesto no absolutos, pues estamos en el terreno de la subjetividad) de que te has tomado el tiempo de acicalarte, algo que no sólo demuestra interés y responsabilidad, sino también cierta dedicación por los detalles. Todos elementos que inclinan a tu favor la balanza del entrevistador.

Respecto a la vestimenta, cabe señalar que no sólo el traje y corbata es signo de formalidad y buen aspecto (aunque desde luego es lo estandarizado y sin duda te recomendaríamos disponer de al menos un traje para estas ocasiones), pero en caso de que ello no fuera posible, una camisa planchada, pantalones no rotos y zapatos (preferible a zapatillas) limpios será suficiente. El asunto trata de al menos aparentar pulcritud.

Y quien sabe, puede que hasta incluso el entrevistador/socio y tu compartáis gustos en alguna marca o algún modelo de la vestimenta, tema que, si te percatas, puede ser una buena forma de romper el hielo o de ocupar un silencio incómodo a lo largo de la entrevista.

Presencia. Una entrevista de trabajo no es muy diferente a los castings que deben pasar los actores para una serie o película, y en todos y cada uno de ellos siempre se pide lo mismo: buena presencia.

Esta presencia está asociada a la personalidad, y sería, siguiendo con el ejemplo actoral, la capacidad de llenar el espacio de manera adecuada. No se trata de llamar la atención sin más, pues no olvidemos que el entrevistador y/o socio ya se han interesado en ti, y que ahora lo que quiere es corroborar que eres el adecuado/a.

Los nervios afectan a la buena presencia, así como otros puntos de fuga de estrés como morderse las uñas, tocarse el pelo, la cara, mover la pierna, etc… Una buena forma de superarlos es concentrándose en, por ejemplo, mantener una buena postura si estamos sentados, controlar el volumen y tono de voz al contestar las preguntas o presentarnos, mirar a los ojos del entrevistador y/o socio.., nuevamente, detalles subjetivos que inclinarán la balanza a tu favor.

Discurso. Este es el elemento central de la entrevista, pues si bien podemos ser Brad Pitt en cuanto a apariencia y presencia, será nuestro discurso el que tenga que batallar en primera línea, pues la entrevista es, ante todo, una conversación.

El discurso no se refiere a ese texto que uno prepara para el día de la graduación (lo cual no significa que uno no deba prepararse) sino más bien a la expresión oral, a la versatilidad de la oratoria. Te pedirán que hables de ti mismo/a, de tus experiencias y de tus aficiones, así como de cuáles son tus expectativas en este puesto y tus proyectos. Nuestra recomendación es que, si bien es bueno que tengas preparadas respuestas tentativas a estas preguntas, no las memorices. Lo mejor es parecer espontáneo y natural.

En este sentido, a continuación, te detallamos algunos consejos:

– Si te preguntan por un trabajo anterior, nunca hables mal de tus antiguos empleadores y/o jefes. En general resulta de mal gusto y, además, genera desconfianza. Incluso si estamos en el caso en el que verdaderamente tus antiguos empleadores eran unos capullos, lo mejor es decir que la relación laboral tocó a su fin por “no renovar contrato”, o “porque quería cambiar de aires”.

– Ser conciso. Es mucho más atractivo bajar 3 o 4 ideas concretas y sólidas a soltar toda una batería. Aquello que te importe, dale importancia. No hay nada más atractivo que escuchar a alguien hablar de aquello que le apasiona.

– Ser sincero y no grandilocuente. No es necesario creérsela tampoco. Basta con tener confianza y en considerarte adecuado para el puesto, algo que sin duda ellos ya han valorado y ahora quieren corroborar. Está bien hablar de tus logros, aunque siempre en tono de agradecimiento y superación. La humildad se basa en esos dos ítems, y aunque seas el llanero solitario que logró todo por si mismo, la modestia siempre se digiere mejor.

Estos son algunos aspectos de las entrevistas personales, asunto que seguro trataremos más veces, pues hay mucho para exprimir. No obstante, lo más importante es atreverse y probar las veces que haga falta. Todos, incluso el socio, estuvo alguna vez en esta situación. Es una etapa más en la vida de cualquier jurista y siempre habrá otra oportunidad, por lo cual, como dijo Kant en una ocasión: ¡Sapere Aude!

¡Hasta la próxima!

Foto Perfil (1)

Lucio Joaquín Adansa.  Jurista y politólogo graduado por la Universidad de Salamanca. Actualmente se encuentra terminando el Máster en Propiedad Intelectual por la Universidad Austral.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EMPLEO Y CARRERA PROFESIONAL

Trabajar de Abogado en Alemania. ¿Cuáles son los mejores despachos alemanes?

todojuristas

Publicado

en

Alemania constituye en la actualidad una de las más importantes potencias económicas dentro de la Unión Europea. A pesar de todo lo sufrido en el pasado siglo, tras las dos guerras mundiales y la caída del muro de Berlín, Alemania ha sabido recomponerse económicamente y hoy nadie duda de su capacidad para influenciar las relaciones internacionales. Además de por todo lo anterior, Alemania también destaca por poseer importantes firmas legales en su territorio, en términos de prestigio y beneficios. Si tienes dominio del alemán y del inglés, y ganas de superarte a ti mismo y de vivir en este país, en esta entrada te contamos cuáles son estas firmas.

 

Hengeler Mueller

Hengeler Mueller es un despacho de abogados alemán, cuyas sedes principales se encuentran en Düsseldorf y Frankfurt, aunque cuenta con oficinas en Berlín, Múnich, Bruselas, Londres y Shanghái. En la actualidad emplea a unos 240 abogados, de los cuales 86 son socios. Especializado en fusiones y adquisiciones, mercados de capitales, finanzas, capital privado y financiación estructurada, su origen data de 1990, cuando Hengeler Kurth Wirtz (fundada en 1901 en Düsseldorf) y Mueller Weitzel Weisner (fundada en 1947 en Frankfurt) se fusionaron. Uno de los datos más interesantes es su importante vinculación con el despacho Uría Menéndez, de España.

 

Görg

El despacho de abogados Görg, cuyo nombre proviene del socio fundador, Klaus Hubert Görg, se creó en el año 1996 con 14 socios en la ciudad alemana de Colonia. A día de hoy cuenta con grandes oficinas en Frankfurt, Hamburgo, Berlín y Múnich, y otras oficinas más pequeñas en otras 20 localidades alemanas, incluyendo Bonn, Bremen, Düsseldorf, Essen, Hannover, Münster, Schwerin o Stuttgart. Siendo su campo de actuación principal el derecho concursal y asesorando legalmente a empresas en situación de insolvencia, Görg emplea a más de 800 personas y factura alrededor de 146 millones de euros.

 

Rödl and Partner

El despacho Rödl and Partner es, quizá, el más internacional de todos los que mencionamos en esta entrada, pues cuenta con 5.130 empleados ubicados en 106 oficinas que se encuentran repartidas en 48 países, aunque su sede central está en Núremberg. Fundado en 1977, este despacho se dedica al asesoramiento tributario de empresas y a auditoría legal. En el pasado año 2020 facturó casi 500 millones de euros.

 

Kebekus et Zimmermann Rechtsanwälte

El bufete de abogados Kebekus et Zimmermann Rechtsanwälte opera exclusivamente en el campo del derecho comercial y tiene muchos años de experiencia, especialmente en el sector de la insolvencia y la reestructuración de empresas. Este despacho y sus abogados han sido galardonados en numerosas ocasiones como los mejores de su ámbito. Su sede principal se encuentra el Dusseldorf, aunque cuenta con oficinas en otras ciudades como Dortmund o Frankfurt.

 

Gleiss Lutz

Gleiss Lutz Hootz Hirsch, frecuentemente conocida como Gleiss Lutz y fundada en 1949, es una firma legal con sede en Stuttgart y actualmente considerada como la séptima más grande de Alemania por número de empleados (teniendo en cuenta que en este ranking de Chambers se incluyen despachos internacionales que operan en Alemania como Linklaters). Gleiss Litz cuenta con oficias en Berlín, Düsseldorf, Frankfurt, Hamburgo, Múnich y Stuttgart, además de con una en Bruselas. Su área de actuación está relacionada con el derecho corporativo, incluyendo fusiones y adquisiciones, derecho de competencia y antimonopolio, derecho laboral, así como litigios y arbitrajes. Además, la firma ofrece asesoramiento legal en sectores específicos de la industria, como la automoción, la salud o la energía.

 

Noerr

Noerr, denominado Nörr Stiefenhofer Lutz hasta el año 2010, es un despacho de abogados con sede en Múnich y oficinas en otras 15 ciudades de Alemania y en otros países como España, Reino Unido y Estados Unidos. Fundada en 1950 por Eduard Oehl, actualmente emplea a más de 500 abogados y 1.100 trabajadores y factura más de 200 millones de euros. En los ranking legales, Noerr está considerado el segundo despacho de abogados propiamente alemán más grande por ingresos, justo por detrás de Hengeler Mueller.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

¿Preparado para encontrar trabajo de Abogado? ¡Empezamos!

todojuristas

Publicado

en

¿Estás buscando trabajo? ¿No sabes por dónde empezar? ¿Cómo buscar o dónde? Son preguntas frecuentes a la hora de iniciar la búsqueda de trabajo, ya sea mientras estás trabajando o no. La principal ventaja que tienes en caso de estar trabajando es que puedes ser más selectivo con las ofertas y con las condiciones de la oferta.

El primer paso en la búsqueda de trabajo es preparar un buen CV ya que es la herramienta fundamental para encontrar trabajo. Será mediante el CV como te darás a conocer profesionalmente. ¿Qué datos tienes que incluir en el CV? Parece una pregunta obvia, sin embargo, las empresas se sorprenden de recibir más datos de los necesarios para una oferta de trabajo, ocupando así más de la tercera parte de la primera página. Por ello, es importante enviar el CV a las empresas una vez preparado bien el CV para causar una buena primera impresión.

Tras elegir el formato adecuado a tu profesión y sector, el CV deberá contener los siguientes datos: Nombre y apellidos, dirección, teléfono, correo electrónico, fecha de nacimiento. En el siguiente apartado, el CV deberá especificar de manera cronológica la formación realizada hasta el momento (por fecha, centro y estudios realizados). Y finalmente, deberá incluir de forma detallada la experiencia profesional por fecha, empresa y tareas realizadas. En cuanto a la extensión del CV, constará como máximo de 2 páginas, dependiendo de la información que incluyas.

¿Tienes una foto profesional? Si no la tienes, es recomendable que prepares una buena foto, profesional, con una buena iluminación, de medio cuerpo (como máximo), con un gesto sonriente, agradable. No sirve poner una foto de fiesta recortada, ni tampoco una foto en la que te gusta cómo sales en las vacaciones del verano pasado. Es imprescindible incluir una buena foto profesional en el CV.

Definitivamente, una buena estructura, foto y contenido son los aspectos importantes en el CV que pueden determinar la inclusión o la inmediata expulsión en el proceso de selección.

El siguiente paso en la búsqueda de empleo es darte a conocer en las redes profesionales. Pero, ¿en qué redes tengo que inscribirme? En la actualidad, quién no esté en la red, no existe. Es decir, internet es una herramienta fundamental para la búsqueda de trabajo y por consiguiente, es importante estar activo en Linkedin, bien publicando actualidades así como estando al día de las novedades de nuestra profesión o las novedades de las empresas que seguimos. Sin embargo, hay que tener cuidado con que las publicaciones que realicemos, puesto que pueden afectar en la imagen que proyectas al mercado laboral. No obstante, además de Linkedin, hay una gran oferta de portales y empresas de trabajo en las que diariamente publican las ofertas de trabajo (por ejemplo, Infojobs, Infoempleo…).

Tras la preparación del CV e inicio de solicitudes de empleo, es esencial prepararnos para las entrevistas de trabajo. ¿Conoces tus actitudes, puntos fuertes y débiles? Son preguntas frecuentes que nos plantean en las entrevistas de trabajo, y por ello, no podemos dejar que nuestra respuesta sea fruto de la improvisación, así que: ¡Manos a la obra! En primer lugar, el entrevistador nos hará mención al CV que han recibido y nos harán preguntas relacionadas con nuestra vida profesional (sobre la formación académica, experiencia profesional…). A continuación, las preguntas se centrarán en tus competencias, habilidades y soft skill para conocer tu capacidad, comportamiento y actitud frente a diferentes situaciones del día a día laboral (por ejemplo, explicar cómo afrontaste un problema laboral). La elección de candidatos, además de los requisitos necesarios para el puesto, se diferenciará de la actitud del candidato para afrontar problemas o momentos complicados  en el entorno laboral.

Para concluir, a la empresa puede resultarle interesante saber si conoces su empresa. ¿Has buscado a la empresa en google? ¿Has visitado su web? Es aconsejable preparar un listado de aspectos básicos de la empresa, tales como la historia de la compañía, sus servicios o productos,  su misión, visión y valores, equipo de profesionales. Asimismo, preparar alguna pregunta sobre la empresa te hará ganar puntos, ya sea sobre proyectos realizados recientemente, o de alguna publicación o productos/servicios de la compañía.

Como último consejo para superar con éxito una entrevista de trabajo es llegar a tiempo (máximo 5 minutos antes) e intentar mantener una conversación agradable y formal. La práctica ayuda, por tanto, cuantas más entrevistas de trabajo se hacen, más tranquilo y preparado se va a la siguiente.

En definitiva, para reinsertarse en el mercado de trabajo o cambiar de puesto o/y empresa, será fundamental preparar un buen cv y un guión para estar preparado para afrontar una entrevista de trabajo. ¡Mucha suerte!

Virginia Elvira 2

AUTOR: Virginia Elvira. Abogada en Rocalisa Servicios Jurídicos. Doble Máster de Acceso a la Abogacía y Derecho de Empresa en la Universidad de Navarra.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Eficiencia del tiempo y agenda. Productividad profesional

todojuristas

Publicado

en

La Abogacía es, si cabe, la profesión liberal por excelencia. En un mercado donde las empresas tratan de sectorizarse y posicionarse en nichos concretos cada vez más rocambolescos, aún continúa vigente la figura del abogado “todoterreno” que no teme ni a pequeños ni grandes y firma cualquier tipo de caso que reciba. En ocasiones, incluso, vemos a abogados llevando a cabo tareas de gestión, no solo litigar en juicios.

El trabajo en la Abogacía, sobre todo para los letrados que comienzan en la profesión, es como la carne del cerdo: no se tira nada. Por ello, es de mayúscula importancia ser lo más eficiente posible en la gestión del tiempo, el mayor recurso que poseemos, en el cumplimiento del trabajo que va entrando.

Tengamos en cuenta que:

  1. Cuanto más tardamos en solucionar trabajo que tenemos pendiente, más dinero estamos perdiendo, ya que nuestra capacidad de acoger nuevo trabajo es más reducida, al tener más volumen que atender primero.
  1. Nuestra marca personal se ve debilitada. Si bien es cierto que el cliente, normalmente, carece de una noción básica de cuánto puede dilatarse un proceso o una tarea encargada a un letrado, la premisa es clara: en el menor tiempo posible y al menor coste posible. Por ello, postergar mucho la solución de una tarea puede hacernos quedar mal delante de nuestro cliente.
  1. Lo que mal empieza, mal acaba. Si desde el primer momento no nos organizamos para ser eficientes, porque consideremos que no sea necesario en tal punto, cuando queramos hacerlo, nos costará más, dado que, al no haber sido organizados ni eficientes nunca, arrancar nos costará más. Es una especie de efecto de bola de nieve: a más tardemos en ponernos manos a la obra, más grande se hará la bola.

Por ello, aquí os dejo unos consejos básicos para empezar a gestionarte de forma eficiente en tu despacho, si bien cada cual, según su experiencia, podría añadir o quitar algo de la lista.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy… En tareas administrativas.

Las tareas administrativas nos acompañarán toda la vida. Hacer fotocopias, discriminar la documentación necesaria de la que no lo es, tener preparada la documentación a devolver a tu cliente… Toda organización es poca. La labor del letrado no es solamente ir a juicio a litigar. De hecho, esto puede ser a veces hasta lo de menos.

Cuanto más organizado sea uno desde el principio, más tiempo ahorrará en encontrar documentación necesaria, empezar a estudiar un caso pendiente, y evitar los nervios y la psicosis de creer que se ha perdido documentación… y que hay que volver a pedírsela al cliente (esto nos haría quedar bastante mal delante suya).

Toda casa ha de tener unos pilares consistentes, y la organización administrativa, en cualquier empresa y para cualquier profesión, ha de ser el primer paso.

Planifica tu descanso.

El descanso es importantísimo. Sin descanso, la productividad disminuye, y necesitaremos más horas para hacer el mismo trabajo. Por ello, tener planificados los descansos, para evitar el burn-out, es una estrategia más que inteligente. Recargar pilas para aprovechar la semana en adelantar todo el trabajo pendiente nos hará sentir seguros de nosotros mismos, grandes profesionales delante de nuestros clientes, terminar todo el trabajo a tiempo, no perder ningún plazo, etc.

A veces, más no es mejor, y saber qué día es necesario apagar el móvil y, simplemente, desconectar, nos ayudará a recargar pilas. Ya sabemos que la Abogacía es una carrera de fondo.

Ata en corto a tu mayor enemigo: tu cliente.

Es duro, pero real. A veces una tarea puede complicarse, o quitarnos el sueño, no por la tarea en sí, sino por nuestro propio cliente. Si bien para nosotros un caso puede ser rutinario, a nuestro cliente le puede estar pareciendo una odisea. Por ello, hemos de ser comprensivos y empáticos… sin dejar que se nos suban a las barbas.

Constantes llamadas, diarias (incluso varias veces en un mismo día) preguntando cómo va el caso para el que nos ha contratado, intentando confirmar que la información que al cliente le llega de una persona es cierta o no, poniendo en duda todo el rato nuestro trabajo porque alguien que pasó por lo mismo le contó que su abogado “se lo llevó” de otra forma, envío de whatsapps a cualquier hora para hacer cualquier pregunta de extrema urgencia (cuando en realidad no lo es), etc.

Es importante no mal acostumbrar a tu cliente, y dejarle claro cuanto antes y siempre que sea necesario que en la Abogacía todo tiene un proceso, y unos plazos, y que no por más que se pregunte y se interrumpa, el trabajo saldrá adelante antes. ¡Imagínate si todos los clientes llamasen varias veces en semana para preguntar lo mismo! Solo contestando llamadas supérfluas, no dispondríamos de tiempo para trabajar.

Por ello, el consejo que doy es ser claro desde el principio con tu cliente. Hablando claro nos entendemos todos, y “bailarle el agua” por quedar bien puede volverse en tu contra. Que no se te caigan los anillos por comentarle, con todo el respeto (eso, siempre) a tu cliente, que su preocupación, en el fondo, no es tan importante. La comunicación y la sinceridad son fundamentales. Y él te lo agradecerá.

Otro consejo podría ser tener dos teléfonos móviles, el de empresa y el personal. Y ponerte un horario de contestación de llamadas y whatsapps. Malacostumbrar a un cliente es, por ejemplo, que él te envíe un mensaje de madrugada y tú le contestes. Estarías abriendo una peligrosa veda, ya que él interpretará que eres un “abogado 24 horas”. Y no es así.

Utiliza las herramientas disponibles.

Utilizar una agenda y un calendario, al más clásico estilo, será útil. Hay que evitar por todos los medios llevar la información en nuestra cabeza. Produce mucha fatiga mental tener que hacer el esfuerzo de recordar algo muy importante. Solución: apúntalo, y despreocúpate. La tarea está ahí, escrita, para ser consultada cuando sea necesario. No tienes que preocuparte por recordarla, porque siempre estará ahí tu agenda.

En los últimos años, y gracias al auge de las tecnologías, han surgido diversas plataformas que te ayudan en la gestión de tu tiempo. Las más famosa y que siempre recomiendo: aquellas de Google. En Google Calendar, podrás apuntar tus citas y días de vencimiento de plazos importantes, y sincronizarlos con el móvil para no perderte ni una, en Classroom podrás crear diversas tareas y subir material como si de un archivador se tratase. Puedes crear tantas clases como clientes o casos tengas, y así tener las tareas de forma gratuita debidamente ordenadas.

Ponte un horario, y cúmplelo.

En ocasiones nos organizamos muy bien, pero después no cumplimos con nuestro propio horario. Intenta ser lo más metódico y calculador con él. E sto está estrechamente relacionado con la planificación de los descansos y de los momentos para contestar whatsapps y llamadas. Si te toca descanso, cumple tu horario, y descansa. Si has de llamar a un cliente, aunque no tengas ganas, cumple con tu horario, y hazlo. A largo plazo, lo agradecerás.

Es cierto que una persona que trabaja por su cuenta no tiene jefe, y ello le hace sentirse más libre o cómodo. Nada más lejos de la realidad, tu jefe eres tú y tu trabajo. No tendrás a nadie que te diga que tienes que cumplir con tu horario, por lo que tendrás que tener ese plus de responsabilidad. Tranquilo, pensando a largo plazo, como hemos dicho antes, lo terminarás agradeciendo, y mucho.

CV JURIDICO
AUTOR: Daniel Bravo Matilla. Graduado en Derecho por la Universidad de Málaga. Asistente legal en Lauro Legal.

Continuar Leyendo

Tendencia