Conecta con nosotros

EMPLEO & CARRERA PROFESIONAL

Cómo crear la marca personal de un Abogado

Publicado

en

Entrada elaborada por Cristina Lara Moreno

Cuando hablamos de marca personal, lo primero que debemos entender es que no se trata tanto de lo que tu muestres, sino de lo que los demás perciben de ti.

En este post nos vamos a centrar en los pasos que se han de seguir para crear una marca personal de éxito como abogados.

En primer lugar, debe tenerse en cuenta, que desde que empezamos a trabajar nuestra marca personal como abogados hasta que la misma da los primeros resultados, deben transcurrir necesariamente entre un año y medio y dos años. No se trata de un acto automático de acción-reacción ni mucho menos, mas bien al contrario, es el trabajo continuado de muchos meses sin ver fruto alguno, hasta que aparecen los primeros resultados; se trata de mejorar y potenciar la marca personal como abogados de manera estratégica, fortaleciéndola con una buena imagen y reputación que nos ayude a destacar.

En el sector legal, teniendo en cuenta la competitividad tan bestial que existe, cada vez es más importante trabajar nuestra marca personal como abogados, es decir, desde un punto de vista absolutamente profesional y estudiando minuciosamente la imagen que queremos proyectar. Cada día es más necesario destacar sobre la competencia, puesto que puedes ser el mejor haciendo tu trabajo, pero si no logras llegar al publico y, con ello, a tus clientes potenciales, no te sirve de nada.

Convertirte en un referente, y más en el sector legal, es el fruto de muchos años de intenso trabajo.

Vamos a enumerar y desarrollar cuatro elementos clave para la creación y desarrollo de la marca personal del abogado.

  1. Definición y diferenciación. La especialización.

Pregúntate qué vas a ofrecer y define los servicios que van a asociarse a tu marca personal como abogado.

Lo que te hará destacar de entre la competencia, sin duda, hoy más que nunca, será la especialización. Posiciónate como un referente en cuestiones concretas; de manera que, si eres abogado especializado en derecho de familia y un potencial cliente, usuario, por ejemplo, de twitter necesita un profesional que le asesore en estos temas, seas tú el primero que venga a su mente, aun sin conocerte. Eso es precisamente crear marca personal.

Trabaja día a día, pues lo cierto es que, en el sector legal, la marca personal más consistente se genera por medio del conocido boca a boca, para ello es necesario hacer un buen trabajo con cada uno de los clientes que llegan a tu despacho, de forma que esos clientes te van a ayudar a hacer crecer tu marca personal como abogado, referenciándote a otras personas que necesiten asesoramiento legal en un momento dado.

La relación abogado-cliente se basa principalmente en la confianza; con la marca personal del abogado, el profesional debe transmitir una sensación de seguridad y confianza al cliente que dé lugar a que este ultimo opte por contratar los servicios del profesional en lugar de los de otro abogado.

  1. Paciencia y constancia.

Las primeras premisas para crear la marca personal de un abogado son la paciencia y la constancia. Se paciente porque, como hemos dicho anteriormente, la creación y desarrollo de la marca personal de un abogado no es algo que dé resultados de un día a otro, se necesita tiempo y trabajar duro sin ver ningún resultado a corto plazo.

Igualmente has de ser constante, tanto con tus actividades de promoción, como pueden ser las publicaciones en tu blog jurídico como con la utilización del socialmedia.

  1. Planificación.

Organízate, márcate objetivos a corto, medio y largo plazo.

Crea un calendario de contenidos para redes sociales. Otro calendario para definir acciones de promoción profesional, tales como acudir a seminarios, formaciones, publicaciones tanto en tu propio blog, como en otras plataformas.

Dentro de la planificación, debemos seleccionar nuestro target, determina a quién vas a dirigirte, de esta manera será mucho mas fácil definir la forma en que vas a hacerlo y los canales que vas a emplear. Localiza tu público objetivo, es decir, tus clientes potenciales, y dirigete a ellos.

  1. Hazlo bien y hazlo saber. Visibilidad.

No es posible generar una estrategia de Personal Branding sin ser visible.

Es esencial generar visibilidad, estar presente en la vida de la gente. Para ello es necesario crear contenidos de valor y constantes; tanto a los lectores, clientes, público o gente en general, como a Google, les gusta ver que existe cierta regularidad y cierto valor en el contenido que ofreces.

Para ello, sobre todo en los últimos años, son herramientas de gran utilidad las redes sociales bien utilizadas. Dar valor a tu trabajo como abogado, tus éxitos, o tu día a día es la única forma de destacar, generar interés y ser recordado.

Interactúa; tanto con compañeros u otros operadores jurídicos, como con el público en general. Selecciona debidamente los canales en los que debe tener más presencia tu marca personal y, por lo tanto, tú y tus servicios.

Define las palabras clave con las que vas a identificar tu marca personal como abogado; tanto si es el nombre de la propia firma, como si son notas diferenciadoras de tu trabajo. Utiliza hashtags en tus redes sociales, siempre los mismos, aquellos que se identifiquen con tu trabajo, no los pongas al azar, elige 3 o 4 y empléalos siempre en todas tus publicaciones en las diferentes redes sociales.

Relaciónate, acude a eventos relacionados con tu sector, muévete, haz mucho networking, y por hacer mucho networking no nos referimos sólo a acudir a los eventos que se organicen para abogados jóvenes en tu ciudad; sino que me refiero a contarle al compañero con el que vas al gimnasio que hoy has recibido una sentencia favorable y que has recuperado miles de euros de tu cliente.

Comunica tus conocimientos y tus experiencias profesionales; puedes estar realizando tu trabajo de manera brillante y obteniendo muy buenos resultados, pero si no los cuentas, nadie lo sabe. Debes diferenciarte, generar confianza y maximizar tu talento para terminar siendo la opción elegida.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EMPLEO & CARRERA PROFESIONAL

11 competencias que debe tener un buen Abogado

Publicado

en

Hemos realizado un pequeño resumen de un extracto de la ponencia “Carrera Profesional y acceso a la condición de socio” del Congreso Nacional de la Abogacía 2019. En concreto una síntesis sobre las habilidades y competencias más exigidas a los abogados actualmente realizada por Santiago Iguaz Campos, Director de Recursos Humanos en Pinsent Masons. Puedes ver la ponencia completa AQUÍ.

 

¿Qué competencias y habilidades debería tener un abogado?

Es necesario buscar profesionales que tengan o vayan a ser capaces de desarrollar una serie de competencias. Todas ellas son relevantes, pero esto no quiere decir que todos los abogados deben tener todas ellas desarrolladas en su máximo exponente. Este es el listado de competencias:

1. Competencia técnica

Son los cimientos del edificio. Si no hay conocimiento del ordenamiento jurídico y de la normativa difícilmente será posible construir sobre ese profesional. Esta competencia es imprescindible, tiene que estar. Es importante conocer las herramientas de trabajo, herramientas tecnológicas para ser más eficaces en el trabajo y conocimiento de los procesos internos de la firma en la que trabaje. Muy importante e imprescindible el conocimiento de una segunda lengua, el inglés es la lengua más extendida, su dominio es requisito sine qua nom en firmas internacionales.

2. Competencia de comunicación

Comunicación oral y escrita, en todos los sentidos. Capacidad de redactar con precisión, claridad y adaptándose al interlocutor con claridad y precisión. Capacidad además de ofrecer una expresión oral fluida, el abogado debe ser capaz de persuadir y defender su punto de vista.

3. Competencia Analítica

Capacidad de analizar los hechos a los que se enfrentan, interpretarlos y entender y aplicar la jurisprudencia y normativa. Capacidad de obtener y filtrar información relevante a través de la información facilitada por el propio cliente u otras fuentes.

4. Competencia de Trabajo en equipo

No solo en relación con grandes equipos de trabajo. También es importante trabajar en equipo a la hora de gestionar un cliente o un asunto con apoyo de otras firmas, o por la externalización de servicios. Los abogados tienen que ser capaces de mantener esa interlocución con otras partes. Es fundamental, poner al cliente y equipo por delante de los intereses personales. Yo gano tú ganas, incluso con la contraparte.

5. Competencia en Adaptabilidad

Vivimos en un mundo cambiante, en plena transformación digital del grueso de los sectores económicos. En este contexto el mundo del derecho requiere de abogados flexibles a cambios normativos y sociales. La abogacía es una profesión en continua transformación.

6. Competencia Ética

Todo buen abogado debe tener un comportamiento ético que debe guiarle en sus relaciones con clientes y contrarios. La dimensión ética tiene que estar presente, el abogado no debe perderla de vista.

7. Competencia de Negociación

Es muy relevante la negociación, con el propio cliente, en relación con la dimensión del trabajo y la gestión del riesgo o con la contraparte de manera honesta buscando el resultado óptimo del cliente en la negociación.

8. Competencia de Gestión tiempo

La gestión del tiempo en el mundo de la abogacía es un auténtico drama, entre otras cuestiones por la dualidad entre calidad y eficacia, el abogado debe hacer más con menos, buscando la excelencia y la gestión de muy distintos elementos (vencimientos judiciales, estudio de casos, realización de trámites, reuniones, etc.).

9. Competencia de Relación con la excelencia

Todo lo que el abogado hace es percibido por clientes y terceros. A veces la perfección es enemiga de lo bueno, la perfección es un ideal absoluto imposible al que el abogado solo puede acercarse. Ese interés por la excelencia es fundamental en un abogado.

10. Competencia de Gestión proyectos

Se trata de una competencia cada vez más importante. En las grandes firmas internacionales es una competencia que se busca cada vez más. El abogado debe ser capaz de dimensionar su trabajo y el de su firma, conociendo los costes, el precio/hora, el presupuesto asignado o negociado o la gestión de recursos humanos asignados. Este tipo de cuestiones es relevante y afecta a la rentabilidad de los despachos.

11. Competencia comercial

Si un abogado no es capaz de generar negocio difícilmente es sostenible en el tiempo. Capacidad exigida específicamente a los abogados que ostentan el cargo de socios de la firma, con importantes objetivos de facturación.

Habilidades abogados

Estas competencias no se pueden exigir a todos los abogados de manera absoluta puesto que los hitos y recorrido de la carrera profesional son distintos en cada profesional. A los abogados jóvenes se les exigirá inicialmente que dispongan de competencias técnicas, y que sean capaces de crecer y vayan adquiriendo buenos hábitos profesionales. A los abogados senior que van adquiriendo experiencia se les exigirán además habilidades relacionadas con capacidad comercial, visión de negocio, capacidad de negociación y de gestión de proyectos.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

¿Existe brecha salarial entre Abogados y Abogadas?

Publicado

en

Artículo elaborado por Melania Arjona

En las siguientes líneas se hablará sobre la cuestión más preocupante dentro de la distribución de sueldos, la brecha o diferencia salarial entre hombres y mujeres en el sector jurídico, y concretamente, sobre cómo afecta ésta a las abogadas.

Según el informe de la Comisión Europea sobre la brecha salarial entre géneros en España, la brecha salarial es la diferencia entre los ingresos anuales medios de las mujeres y de los hombres, y en nuestro país era del 14,9% en el año 2.017.

La brecha supone a las mujeres un menor salario por hora, menos horas de trabajo remunerado y tasas de empleo inferiores (por el cuidado de los hijos, por ejemplo). Por tanto, más que una diferencia de sueldos, la brecha salarial es una forma de discriminación directa hacia la mujer.

El estudio “La igualdad de género en la abogacía española: la evolución actual de las abogadas y los abogados”, realizado por Metroscopia para el Consejo General de la Abogacía en el año 2017, recoge que las mujeres abogadas cuentan con unos ingresos mensuales 450,00 euros inferiores a los de sus compañeros abogados, es decir, mientras que un abogado de 45 años ingresaría de medía 2.250,00 euros, el sueldo de una abogada de su misma edad sería de 1.800,00 euros.

Llama la atención, por tanto, que el 61% de los abogados crean que sus retribuciones son iguales que las de sus compañeras abogadas, mientras que éstas piensan que son ellos los que gozan de mayores ingresos.

De otro lado, el estudio sitúa la mediana de sueldos en la abogacía en 1.750,00 euros mensuales. El 63% de las mujeres perciben una retribución por debajo de esta cifra, mientras que, en los abogados, esta supone el 48%, menos de la mitad.

El 10% de los hombres que ejercen la abogacía tienen ingresos superiores a los 5.000,00 euros mensuales, y el 8% de ellos perciben menos de 1.000,00 euros mensuales. Esto resulta alarmante si se compara con las tasas en mujeres: solo el 2% de las abogadas ingresan más de 5.000,00 euros mensuales, y el 17% de ellas obtienen menos de 1000,00 euros mensuales.

Del estudio se concluye que las abogadas perciben un sueldo bastante inferior al de sus compañeros abogados. Concretamente la brecha salarial entre géneros en la profesión suponía el 20% en 2.017. Pero ¿seguimos igual en 2019?

Sobre este asunto se han pronunciado recientemente grandes profesionales del Derecho, como Natalia Martos, abogada ejerciente y quien afirma que la brecha salarial existe por herencia, dado que tradicionalmente han sido los hombres los que han ocupado los puestos de poder en el sector legal.

Por su parte, María Emilia Adán, Decana-Presidenta del Colegio de Registradores de España, afirma que, si bien la evolución es constante, es más lenta de lo deseable.

En definitiva, las abogadas y los abogados coincidimos en que la igualdad entre hombres y mujeres debe de ser uno de los objetivos primordiales para la abogacía española, por lo que las instituciones y los Colegios de Abogados deben propiciar y primar la igualdad de género en nuestra labor, adoptando nuevas medidas a tal fin, ya que las adoptadas hasta el momento han resultado insuficientes para acabar con las diferencias.

Continuar Leyendo

EMPLEO & CARRERA PROFESIONAL

¿Diriges tu propio despacho? Consejos de Marca personal para Abogados autónomos

Publicado

en

Entrada elaborada por Cristina Lara Moreno

Cristina

¿Eres abogado autónomo y te preocupa tu marca personal? La marca personal es principalmente la reputación del abogado. Todos tenemos marca personal porque dejamos cierta huella en las personas que nos conocen o en los asuntos en los que intervenimos; sin embargo, pocos abogados tienen una marca personal fuerte que les haga ser competitivos y que les permita que clientes relevantes les elijan como sus abogados de confianza.

Todo ello cobra mucha más importancia si, en lugar de formar parte de un despacho de cierta dimensión, tenemos el nuestro propio, dirigimos nuestra firma, o trabajamos como abogados autónomos. En ambos casos nuestra marca personal como abogados autónomos va a ser el instrumento esencial para hacer crecer nuestro negocio. Te en cuenta que en este caso, tu marca personal como abogado va a ser el desarrollo de la propia marca de tu despacho.

Para trabajar nuestra marca personal como abogados debemos fijar la estrategia adecuada tanto online (dentro de internet) como offline (físicamente en eventos fuera del mundo web).

MARCA PERSONAL DEL ABOGADO. ESTRATEGIA ONLINE.

A la hora de elaborar y desarrollar una marca personal debemos ser capaces de utilizar todos los medios que a día de hoy nos ofrece la tecnología. El acceso a internet y la venta y promoción de nuestros servicios por esta vía hace que no existan límites temporales ni geográficos para poder darnos a conocer con relativa facilidad.

Sin embargo, existe la creencia que con tener una página de Facebook y un perfil en Linkedin, ya tenemos elaborada nuestra marca personal como abogados; y no, nada mas lejos de la realidad. En el momento en que decidamos empezar a trabajar en nuestra marca personal online, debemos tener presentes los siguientes puntos:

  • El objetivo:

Lo primero que tenemos que saber es a donde o a qué queremos llegar. No es lo mismo querer ser un abogado autónomo, que trabaja en solitario; o si queremos tener un despacho con un equipo que nos respalde. Dependiendo de cual sea nuestro objetivo el proceso para el desarrollo de la marca personal como abogados va a ser diferente.

  • El target.

Tenemos que elegir a nuestro cliente potencial. No es lo mismo orientar la venta de nuestros servicios jurídicos a las familias que a las empresas. No se vende igual una reestructuración empresarial que una modificación de medidas paternofiliales. Por ello es esencial identificar a nuestro cliente potencial; aquel para el que queremos trabajar y orientar todas nuestras acciones de promoción y marketing a ese cliente.

  • La estrategia:

El no planificar las acciones por medio de las cuales vamos a desarrollar nuestra marca personal como abogados es la principal causa de fracaso.

Organízate, márcate plazos y objetivos a conseguir en esos plazos. Planifica las diferentes actuaciones que vas a llevar a cabo, elige el momento adecuado para lanzar la web, o para organizar un networking en tu ciudad; pero no tengas prisa. Es preferible que tardes dos meses más en lanzar la web, a que la lances hoy mismo estando a medias de desarrollar, puesto que lo que vas a conseguir es un resultado contrario al que estas buscando.

  • Especialízate:

La especialización es la gran herramienta de la marca personal de los abogados.

Debes posicionarte como experto en aquello que mejor domines, de esta manera generarás la confianza que estarás buscando mediante el desarrollo de tu marca personal como abogado para hacer crecer la cartera de clientes de tu despacho.

Muéstrate como un profesional de referencia, hazle ver al cliente potencial ese valor diferencial que hay en ti. Bien sea porque nadie sabe más que tu de esa rama en concreto en tu ámbito geográfico, ya sea por tu manera de trabajar; define ese valor diferencial, aquello en lo que eres diferente al resto y potencialo.

Los atributos de un abogado son intangibles, son cosas que no se pueden tocar ni se pueden percibir a simple vista como la reputación, la credibilidad, su posicionamiento o prestigio, pero son cosas que le han de saber transmitir a sus posibles clientes.

En caso de que trabajes en una plaza más pequeña, el consejo de especializarte en un nicho muy concreto no es aplicable, ya que no es suficiente para ganarte bien la vida con ello. Imaginemos que nos especializamos en divorcios siendo abogados de un pueblo de 3.000 habitantes; en ese caso será dificil poder mantener nuestra actividad profesional solo dedicándonos a ello.

  • Marketing de contenidos:

Escribe. Crea un blog y cuenta a tu público objetivo lo que sabes.

Ello te generará la tan apreciada “autoritas”. Muestra tus conocimientos en la materia que trabajas; si bien, no te olvides que el objetivo es aumentar tu negocio, olvida el lenguaje excesivamente técnico, de manera que una persona lega en derecho pueda entender perfectamente lo que estas contando.

Aporta contenido de valor, escribe sobre cosas que puedan ser útiles a tus potenciales clientes; no sirve solo con ser muy bueno en lo que hacer, sino que es imprescindible que lo cuentes y lo muestres a tu público objetivo.

MARCA PERSONAL DEL ABOGADO. ESTRATEGIA OFFLINE.

Las estrategias online y offline deben complementarse, dejar de explotar una de ellas es desperdiciar múltiples canales muy útiles para darte a conocer.

Los tradicionales canales de venta de servicios jurídicos que utilizaban los abogados de hace 15 años, siguen funcionando a día de hoy.

El tradicional boca a boca, sigue siendo el sistema más fiable de captación de clientes mediante la recomendación de un cliente que previamente ya ha contratado sus servicios y ha quedado satisfecho con el resultado. Este es uno de los métodos más consolidados de desarrollo de la marca personal del abogado.

A todo ello debe sumarse el acudir a charlas, eventos, conferencias; debes ampliar tus relaciones sociales, contar a qué te dedicas, como trabajas, todo ello potencia tu marca personal.

Y, por último, acude a Networkings, es la plataforma perfecta para darte a conocer y cerrar colaboraciones y generar sinergias con compañeros de profesión o de otros sectores, de manera que complementen tu trabajo.

Continuar Leyendo

Tendencia

Copyright © 2019 Todojuristas.com Todos los Derechos Reservados