¿En qué consiste un Doctorado en Derecho? Entrevista a Carmen Martínez, doctoranda de Derecho Internacional

¿Alguna ves te has plateado realizar un Doctorado en Derecho? ¿En qué consiste ser Doctor en Derecho? ¿Qué requisitos son necesarios para tener un Doctorado en Derecho? ¿cómo es el día a día de una persona que está realizando un Doctorado en Derecho?

Hoy entrevistamos a Carmen Martínez San Millán, propietaria de una de las cuentas de Instagram más seguidas por los opositores jurídicos españoles (@estudiante_estresada) y actualmente estudiante del Programa de Doctorado en Derecho de la Universidad de Valladolid por el área de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales.

unnamed

Buenos días Carmen, estamos hoy contigo para acercarnos un poco más a la salida profesional de la investigación académica, poco conocida o explorada en la actualidad. Te encuentras estudiando un programa de doctorado, ¿Podrías decirnos en qué consiste?

Buenos días, llevo apenas unos meses como estudiante de doctorado e incluso a mí misma me cuesta en ocasiones entender el alcance de dichos estudios. De manera sencilla, los estudios de doctorado son los que conducen a la obtención del título de Doctor en una determinada área que, en mi caso, es el Derecho Internacional Público. Podemos decir que con el doctorado te especializas en una materia investigando sobre ella, planteándote hipótesis y sacando tus propias conclusiones. Posteriormente, el título de Doctor y tus conocimientos técnicos te posibilitan la docencia en diferentes universidades, tanto públicas como privadas.

Si una persona quisiese finalmente optar por los estudios de doctorado para especializarse sobre un tema, ¿qué tendría que hacer de manera previa?

La mayoría de las universidades con estudios de doctorado exigen haber superado de manera previa una Licenciatura o un Grado universitario, así como un Máster Oficial de especialización en una determinada materia. Yo antes de empezar mis estudios de doctorado hice el Doble Grado en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad de Valladolid y el Máster Oficial en Altos Estudios Internacionales y Europeos en la Universidad de Granada.

Y una vez dentro del Doctorado, ¿cuáles son las tareas de un estudiante de doctorado?

La tarea principal de un estudiante de doctorado es la realización de la tesis doctoral, un gran trabajo de investigación en el que vuelcas todos tus conocimientos técnicos adquiridos en el tiempo que dura el programa de doctorado, que varía en función de la universidad en la que lo hagas (por ejemplo en la Universidad de Valladolid tienes entre 3 y 5 años para acabar la tesis doctoral). De manera complementaria, es conveniente que el doctorando intente enviar artículos a revistas o realizar ponencias en congresos para dar una mayor difusión a sus estudios y conclusiones (algunas universidades, incluso, exigen de manera obligatoria al menos una publicación en una revista científica para poder finalizar los estudios de doctorado).

En cuanto a la tesis doctoral, ¿Cada uno es libre de hacerla como quiera?

Cuando estudiantes de Grado me preguntan por la tesis doctoral siempre les digo que es como un macro TFG, un trabajo de investigación sobre un tema que te gusta pero sujeto a ciertas reglas de estilo y extensión, aunque la extensión es relativa, existiendo tesis de 342 páginas, como la del Sr. Presidente Pedro Sánchez o de más de 1000 páginas… Depende más bien del tema de la tesis.

unnamedd

Entonces, ¿todos los días te dedicas a hacer la tesis doctoral? ¿Cómo es el día a día de un doctorando?

¡Ojalá pudiese dedicarme todos los días a la tesis doctoral! El día a día de un doctorando está más enfocado casi a todas esas tareas complementarias de las que hemos hablado antes. En mi caso, desde que empecé, he estado yendo a congresos en diferentes ciudades de España para aprender y para presentar pequeñas ponencias sobre temas que controlo y me gustan, todos ellos relacionados con el tema de mi tesis doctoral. También he redactado un boceto de lo que pretendo sea mi tesis doctoral (definir bien el tema y los epígrafes es casi más difícil que hacer la propia tesis), que coincide con el tema de mi Trabajo de Fin de Máster. En estos momentos, me encuentro estudiando de nuevo la asignatura de Derecho Internacional Público para refrescar las bases y no confundirme en aspectos como la terminología cuando comience la tesis, y en enero acudiré a diferentes seminarios que organiza la universidad para formar a los doctorandos (sobre bibliografía, oratoria, escritura, así como de temas específicos de derecho).

Has hablado del tema de tu tesis, ¿eliges libremente el área y el tema al que te quieres dedicar? ¿Cómo supiste cuál era el tema que te gustaba?

Todo se elige libremente dentro de las posibilidades que ofrece la universidad en la que quieres realizar el doctorado. Cuando yo estudiaba el Grado me topé con la asignatura de Derecho Internacional Público y desde el principio me encantó. Cuando estudiaba los distintos temas cogía el ordenador y decía: voy a leer un poco más sobre esto que me ha parecido interesante… De esta manera me di cuenta de que en el futuro yo quería seguir aprendiendo derecho internacional, por ello me decanté después del Grado por el Máster en Estudios Internacionales. Fue en el Máster, tras una sesión orientativa con el coordinador, cuando me di cuenta de que lo que más me gustaba era lo que tenía que ver con derechos humanos y comercio internacional… y sobre ello voy a hacer mi tesis doctoral.

Me has comentado que los estudios de doctorado suelen durar entre 3 y 5 años, ¿durante ese tiempo tienes algún tipo de ayuda financiera?

Si algo caracteriza los estudios de doctorado es su precariedad… Todos entramos por vocación, no por dinero. Sí que existe algún tipo de ayuda financiera para los doctorandos, son las denominadas becas predoctorales, que pueden ser de ámbito nacional, de ámbito autonómico o de ámbito universitario, también pueden ser de naturaleza pública o privada. De manera resumida, todas ellas implican un contrato por cuatro años que te vincula de manera profesional a tu universidad y te asigna una dotación salarial mensual (alrededor de 1000€ al mes). No obstante, estamos hablando de ayudas muy competitivas, dado el escaso número de ayudas y la cantidad de doctorandos que hay en la actualidad. Además, muchas de ellas fijan requisitos mínimos para acceder a la convocatoria, como por ejemplo tener un 7,29 de nota media en los estudios de Grado.

Y cuando acabas los estudios, ¿eres automáticamente profesor?

Cuando defiendes tu tesis doctoral y apruebas obtienes el título de Doctor, pero el dar clase es totalmente independiente. Por ejemplo, un doctorando que ha conseguido la ayuda o contrato predoctoral, como he mencionado, pasa a tener una vinculación profesional con la universidad, lo que implica dar algunas horas de clase. Cuando ya eres doctor, existe otra modalidad de contrato, el contrato posdoctoral, que también implica una serie de horas de docencia. Con el tiempo y la constante investigación, publicación de artículos, libros etc. acabas reuniendo los requisitos necesarios establecidos por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación para poder adquirir la titularidad, es decir, tu plaza fija en la universidad y, posteriormente, el título de catedrático o catedrática. No obstante ya os he comentado que aún estoy empezando, voy pasito a pasito y estas cuestiones todavía me pillan lejos, por lo que no las domino a la perfección.

Y si a alguien no le gusta la idea de dar clase pero le gusta investigar sobre un tema, ¿existen otras salidas?

Así es, una persona con un doctorado y una especialización en un tema concreto es un activo muy valioso en empresas, despachos de abogados, y cualquier otra entidad privada. Además, existen centros de investigación donde una persona con un doctorado puede seguir investigando de manera apartada a la vida académica y a la docencia.

Y a la inversa, una persona que no ha hecho el doctorado porque no le atrae la idea de investigar, ¿Puede ser profesor de universidad?

También es posible. En las universidades públicas existe la figura del profesor asociado, que está pensada para que profesionales de diferentes sectores (por ejemplo abogados o empresarios) puedan ir a la universidad unas pocas horas a volcar su conocimiento y experiencia en las aulas. De nuevo, no suele ser una salida atractiva por no estar debidamente remunerada.

Para finalizar, a ti qué te gusta más, ¿la investigación o la docencia?

Yo me decanté por los estudios de doctorado por la ilusión que me hace imaginarme dando clase, intentando transmitir y enseñar a los alumnos cómo el Derecho Internacional hace que el mundo funcione como funciona, abrirles los ojos ante realidades diferentes, ante los problemas del mundo actual en el que vivimos… He de decir que al principio la idea de tener que investigar, publicar artículos y demás no me atraía demasiado, pero con el tiempo y con la selección de temas interesantes, estoy cogiéndole el gusto.

Linkedin: Carmen Martínez San Millán

Instagram: @estudiante_estresada

Entradas relacionadas


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

*