Conecta con nosotros

MONTAR UN DESPACHO DE ABOGADOS

El falso Autónomo, un grave problema en la Abogacía

todojuristas

Publicado

en

Ya lo dice el dicho: «hecha la ley, hecha la trampa». Precisamente ésta debe ser la premisa de múltiples bufetes de Abogados en los que existe un asombroso número de abogados falsos autónomos, habiéndose convertido esta figura en algo propio, no solo de ámbitos ajenos al Derecho, sino también del sector jurídico.

Ahora bien, no se trata de una práctica habitual en todo tipo de despachos de abogados, sino que es mucho más frecuente encontrarse con abogados falsos autónomos en pequeños y medianos despachos.

¿Qué ha originado la figura del falso autónomo en la abogacía? Naturalmente, esta situación existe en nuestro país desde hace décadas, si bien se ha venido intensificando desde la última crisis económica, que dejó paso a un mercado laboral caracterizado por la ausencia de oportunidades laborales que realmente valoraran el potencial de los jóvenes juristas, y en concreto, y a los efectos de este artículo, de los jóvenes abogados.

A ello contribuye igualmente la escasa formación práctica que se imparte en el Grado en Derecho y en el posterior Máster de Acceso a la Abogacía en las distintas Universidades de España, ya que, si bien existen asignaturas de prácticas propiamente dichas que se llevan a cabo en despachos de abogados, en instituciones y organismos oficiales y en los propios Juzgados y Tribunales, no resultan suficientes para dotar a los alumnos de unos conocimientos prácticos sólidos que les permitan comenzar su andadura de manera independiente o, si lo hacen, es de una forma muy limitada.

Buena prueba de ello es que si preguntamos a estudiantes que recientemente han finalizado sus estudios para acceder a la Abogacía, resulta prácticamente imposible encontrar a alguien que se encuentre completamente seguro de conocer los procedimientos judiciales y de cómo redactar los escritos procesales. Ello no impide, sin embargo, la colegiación de cientos de jóvenes abogados cada año que comienzan a ejercer como autónomos, aunque, en un alto porcentaje, terminen siendo abogados que son falsos autónomos.

 

CONCEPTO DE FALSO AUTÓNOMO

Para saber a qué nos referimos cuando hablamos de falso autónomo, primero debemos conocer a quiénes se considera autónomos. En este sentido, el artículo 1 de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo establece que “es autónomo aquella persona física que realiza una actividad con ánimo de lucro por cuenta propia de manera personal, directa y habitual, y sin estar bajo el mando ni dirección de otro, pudiendo tener o no personal laboral contratado”.

Por su parte, y según el artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores, se considera personal laboral contratado, empleado o trabajador por cuenta ajena aquellos “que voluntariamente presten sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario”.

Partiendo de estas breves definiciones, podemos decir, entonces, que el falso autónomo es aquel trabajador que desempeña su actividad para una empresa sin haber suscrito un contrato de trabajo y sin haber cursado el correspondiente alta en el Régimen General de la Seguridad Social.

Ahora bien, ¿qué particularidades presenta la figura del falso autónomo en la abogacía? En la inmensa mayoría de los casos, los Abogados trabajan en las oficinas del despacho, con las herramientas que pone a su disposición el “empleador” (mobiliario, folios, ordenador…), ateniéndose al horario fijado por el bufete y atendiendo y tratando con los clientes del mismo. Además, se les suelen conceder días libres y de vacaciones retribuidos, así como bajas por enfermedad.

Analizando las condiciones en que trabajan los Abogados, podríamos afirmar, sin lugar a dudas, que se trata de verdaderos trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo, en ningún momento existe un contrato de trabajo suscrito por el despacho y por el Abogado, sino que celebran un contrato de colaboración mercantil, evitando así el alta del trabajador en la Seguridad Social, con el consiguiente ahorro de costes para el empresario.

Por el contrario, el Abogado debe darse de alta como autónomo, pudiendo afiliarse al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social o a la Mutualidad de la Abogacía, de manera que, en el momento oportuno, habrá igualmente de presentar y abonar los correspondientes impuestos.

ANÁLISIS DE LA FIGURA DEL FALSO AUTÓNOMO EN LA ABOGACÍA (POR CEAJ)

La Confederación Española de Abogados Jóvenes (CEAJ), consciente de la realidad que viven y sufren numerosos Abogados jóvenes en España, ha querido remarcar en numerosas ocasiones la necesidad de luchar contra la figura del abogado falso autónomo y de garantizar y proteger los derechos laborales de los Abogados.

En marzo de 2018, la CEAJ quiso dar visibilidad a esta triste realidad tan presente en la abogacía joven, realizando una encuesta a una Abogada que, al inicio de su trayectoria profesional, fue falsa autónoma y cuyo caso terminó resolviéndose judicialmente, habiendo llegado incluso al Tribunal Supremo, que consideró que la relación existente entre la Abogada y el despacho para el que trabajaba revestía carácter laboral. Podéis leer la entrevista en el siguiente enlace: http://ceaj.es/entrevista-comision-derechos-laborales/.

Por otro lado, en el mes de junio de 2018, la CEAJ abordó los problemas de la Abogacía joven, ocupando el segundo puesto el de los falsos autónomos. Para obtener este resultado, se realizó una encuesta sobre una muestra de 282 personas que, respecto de diversos temas, debían marcar una puntuación entre 1 y 9, en función de la mayor o menor preocupación que para ellas suponían las cuestiones planteadas, respectivamente.

De las personas encuestadas, 102 dieron una puntuación entre 1 y 3 a la realidad del abogado falso autónomo, lo que la sitúa, como decíamos, en el segundo problema que más preocupa a la abogacía joven, por detrás de los honorarios del turno de oficio.

Finalmente, en marzo de 2019, la CEAJ publicó un informe abordando los problemas de la Abogacía joven a raíz de todas las encuestas efectuadas por la Subcomisión de Observatorio de Abogacía Joven de la CEAJ durante el año 2018. Entre los asuntos tratados, se planteaban las medidas que pudieran se apropiadas para erradicar la figura del falso autónomo, como la mayor intervención de la Inspección de Trabajo, mayores sanciones administrativas, una mayor regulación legislativa de los contratos para abogados/as, una mayor implicación de los Colegios de Abogados o conceder más facilidades para denunciar los casos (procedimientos, formularios, anonimato…).

HERRAMIENTAS A DISPOSICIÓN DEL ABOGADO FALSO AUTÓNOMO

La gran mayoría de Abogados falsos autónomos no llega a dar el paso de denunciar la situación en que se encuentran, a pesar de la precariedad y las desventajas económicas que para ellos supone, pues no solamente prestan sus servicios bajo la dirección y organización de otra persona (física o jurídica) como los verdaderos trabajadores asalariados, sino que, además, deben hacer frente a una serie de costes periódicos, como las cuotas colegiales, la Seguridad Social o la Mutualidad de la Abogacía, los impuestos… Esta decisión de no poner en conocimiento de las autoridades administrativas y/o judiciales sus condiciones laborales generalmente responde al miedo a perder su empleo y no encontrar una pronta salida laboral.

No obstante, existen numerosos casos de compañeros que sí decidieron defender sus derechos y que obtuvieron una decisión favorable a sus intereses al haberse reconocido el carácter laboral de la relación que les unía con el despacho o bufete en el que prestaban sus servicios.

Lo más recomendable sería, en un primer momento, tratar de encontrar una solución de forma extrajudicial y amistosa que satisfaga ambas partes, comentándolo con la firma donde el falso autónomo preste sus servicios, pues quizás al despacho le pueda interesar contratar a este trabajador o comenzar una relación de colaboración mercantil, sin que, a partir de ese momento, el abogado esté sujeto a ningún tipo de horarios, días de vacaciones, etc., y comience a trabajar como un verdadero autónomo.

Si esta posibilidad resulta infructuosa, el falso autónomo puede acudir a la Inspección de Trabajo, con la finalidad de que ésta realice las averiguaciones oportunas para determinar la existencia de una relación laboral, en cuyo caso se le impondría la correspondiente sanción al despacho de abogados.

Se puede garantizar, casi con total seguridad, que, en caso de que actúe la Inspección de Trabajo, el asunto va a derivar en un procedimiento judicial, pues, a menudo, los bufetes tratan de obtener, en las distintas instancias, una sentencia que les sea favorable, aunque, en los casos en los que concurrían las características propias de una relación laboral, la decisión judicial ha terminado por reconocerla o por confirmarla si ya se había reconocido en instancias previas.

En la práctica totalidad de los casos, nos vamos a encontrar con procedimientos judiciales de despido, pues el temor de los falsos autónomos surge ante la posibilidad de ser despedidos sin tener derecho a percibir el subsidio de desempleo, como puede ocurrir cuando el Abogado se encuentra de baja médica, cuando ha tratado de tratar esta cuestión con el despacho y la respuesta que recibe es una amenaza de despido, etc.

No obstante, en otros supuestos, puede que se inicie el procedimiento judicial únicamente a efectos de reconocer el carácter laboral de la relación existente entre el falso autónomo y el despacho, con lo cual el trabajador obtiene un reconocimiento de sus derechos, si bien su trayectoria en la gran mayoría de ocasiones va a estar abocada a prestar sus servicios para otra firma o incluso, y ahora sí, por cuenta propia.

CONCLUSIÓN

La figura del falso autónomo es una práctica que, desafortunadamente, se encuentra muy presente en el sector legal, y ello pese a que en el mismo es donde más deberían respetarse y garantizarse los derechos de los trabajadores.

En algunos casos, el propio abogado no es consciente de que en realidad es un falso autónomo, ya que, en ocasiones, el despacho da una mayor libertad, lo que hace que las características propias de la relación laboral sean más imperceptibles aunque existan.

Se trata de una realidad que preocupa especialmente en la abogacía joven, pues a menudo son los jóvenes abogados quienes se convierten en falsos autónomos ante la escasa oferta laboral existente en muchas ciudades españolas para el ejercicio de la abogacía y ante la falta de preparación práctica suficiente durante los estudios de grado y postgrado que otorguen al futuro abogado de una base mínima que le permita comenzar su andadura profesional por cuenta propia si así lo desea.

En cualquiera de los casos, los abogados que se encuentren en la situación de ser falsos autónomos han de saber que cuentan con herramientas legales y con apoyo institucional (por ejemplo, de la CEAJ) para hacer valer sus intereses y obtener un pronunciamiento que garantice y reconozca sus derechos como trabajador por cuenta ajena o que le permita comenzar a ejercer realmente como un abogado por cuenta propia sin verse obligado a respetar las condiciones impuestas por el titular del despacho o por el bufete.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CURIOSIDADES

¿Son útiles los Blogs para captar clientes en la Abogacía?

todojuristas

Publicado

en

Hoy en día, la presencia en internet es muy importante para las empresas de cualquier sector. Ya no se trata únicamente de tener tu propia web y que dicha web sea atractiva y sencilla de navegar, aspecto del que hemos hablado en anteriores entradas. Tampoco se trata únicamente de estar presente en las redes sociales como Facebook o Linkedin, a través de las cuáles se puede expandir la red de contactos, dar a conocer nuestros negocios y captar un mayor número de clientes.

Otra forma muy interesante de estar presente en internet, sobre todo para los despachos de abogados, es a través del blogging. Pero, ¿qué es el blogging?

 

¿Qué es el blogging?

El término blogging quiere decir, sencillamente, escribir en un blog. La creación de un blog, ubicado dentro de la página web del despacho de abogados o en una web totalmente diferente permite al despacho compartir del contenido que desea, ya no sólo con sus clientes, sino también con otros potenciales clientes o con el público en general.

Con entradas cortas y atractivas, un despacho puede posicionarse en internet de tal manera que consiga dar a conocer su entorno, su funcionamiento, su plantilla, o cualquier cuestión de interés legal.

 

¿Sobre qué puede escribir un despacho de abogados en un blog?

La respuesta depende de lo que el despacho de abogados pretenda conseguir. Si desea dar a conocer el despacho, lo ideal sería escribir entradas en el blog describiendo ese despacho por departamentos, por ejemplo. Si lo que desea es dar a conocer a su plantilla, puede escribir entradas en el blog presentando a sus abogados y abogadas. Si lo que desea es dar a conocer sus resultados, puede escribir entradas sobre cómo ha resuelto algún caso concreto, siempre manteniendo el anonimato de sus clientes. Por último, si lo que desea es expandir el conocimiento legal en internet, puede escribir entradas sobre actualidad jurídica (últimas sentencias explicadas de manera sencilla, últimas reformas de leyes, etc.).

También es interesante contar en el blog con la experiencia y conocimiento de otras personas ajenas al despacho, por lo que es interesante invitar a profesionales externos a colaborar en el blog para crear contenido nuevo y dinámico.

 

Consejos para crear un buen blog.

  • Lo más importante a la hora de iniciar un blog legal es tener en cuenta que la forma de compartir contenido debe ser más informal y cercana que cuando se comparte información en otros medios. Se trata de hacer atractivo lo que cuentas a cualquier lector, tenga conocimientos legales o no.
  • Trata de escribir sobre lo que la gente quiere leer. Para eso es importante estar informado acerca de cuáles son los temas de actualidad en el mundo legal.
  • Las entradas deben ser cortas y fáciles de leer. Lo recomendable son de 500 a 800 palabras por entrada.
  • Trata de resaltar las frases o palabras con las que quieres que se quede el lector.
  • Si es posible, añade imágenes o esquemas que faciliten la lectura.
  • Trata de organizar la información por bloques bien diferenciados y, a ser posible, añade enumeraciones.
  • Escribe con frecuencia. Lo ideal es que desde el nacimiento del blog programas las entradas que deseas escribir semanal o mensualmente, y ser constante en la publicación. De esta manera también los lectores sabrán cuando habrá contenido disponible.
  • Si quieres hablar sobre un tema específico sobre el que se te escapan detalles, contacta con un profesional y ofrécele colaborar con el blog. De esta manera incrementarás la calidad del blog y de tus entradas.
  • Si además del blog cuentas con perfil en redes sociales, promociona en las redes tus entradas para lograr que tu contenido llegue a más personas.

Como habrás podido intuir, el blogging es una herramienta costosa, en términos de tiempo y esfuerzo, que no se traduce en beneficios directos. No obstante, si muchos despachos de abogados se han apuntado a esta dinámica, es porque, a la larga, se traduce en un aumento del valor añadido del despacho y en el fortalecimiento de la marca. ¡No desperdicies esta herramienta y crea un blog virtual en el que compartir el contenido legal que deseas!

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

3 consejos para construir tu marca personal si eres Abogado

todojuristas

Publicado

en

El primer paso para construir una marca personal es definir cuál será tu mensaje de marca. He aquí algunas preguntas que te ayudarán a empezar lo que muchos etiquetamos como una carrera de fondo. ¡Allá vamos!

 

¿Cuáles son tus principales servicios jurídicos? No te limites a las áreas de práctica general, como derecho mercantil o derecho de familia. Una pregunta relacionada sería: ¿qué tipos de casos quieres llevar más? ¿Accidentes de camiones comerciales? ¿Divorcios de alto valor neto? ¿Accidentes de coches de lujo? Identifica dos o tres nichos específicos/áreas de práctica que deseas que sean tus principales áreas de enfoque.

¿Cuáles son tus valores fundamentales? ¿Cuáles son tus pasiones? ¿Por qué te dedicaste a la abogacía? ¿Para defender a los trabajadores que se lesionan? ¿Para luchar por la justicia de los pobres y de los que carecen de derechos? ¿Para dar voz a los que no pueden hablar por sí mismos? ¿Qué es lo que más te gusta del ejercicio de la abogacía?

¿Qué talentos y habilidades especiales tienes? En otras palabras, ¿qué cosas relacionadas con el derecho hace mejor que la mayoría de los demás? ¿Eres un gran negociador? ¿Eres un litigante agresivo? ¿Qué te hace destacar entre los demás?

A partir de las respuestas a estas preguntas, escribe uno o dos párrafos en los que describas tus principales áreas de práctica, tu pasión y tus habilidades, así como tu propuesta de valor.

Ahora que tiene una mejor comprensión de cómo será tu marca, tendrá que tomar algunas acciones decisivas para construirla. A continuación, te presento algunas de las formas más eficaces para que tú, como profesional del derecho, construyas tu marca personal:

Construir un sitio web profesional propio

Incluso si tu despacho ya tiene un sitio web, una de las mejores formas de establecer tu marca personal es crear un sitio web independiente para ti. Puede ser una variación de tu nombre y apellido (por ejemplo, Yahaira Agredo Velásquez) o una descripción del área especializada de la ley que practicas y/o de tu región local (por ejemplo, derecho de las nuevas tecnologías). Haz que tu sitio web sea estéticamente agradable, que se adapte a los motores de búsqueda y que incluya una página de inicio, una página sobre por qué contratarme y páginas para cada una de las áreas de práctica que desees destacar. También deberías tener un blog/sección de artículos legales donde puedas publicar contenido de forma regular.

Optimiza tus perfiles en las redes sociales

Para los abogados y otros profesionales, es imprescindible tener un perfil de LinkedIn convincente que destaque eficazmente sus puntos fuertes. Mucha gente mirará tu perfil de LinkedIn para ver de qué vas y qué puedes hacer por ellos. También deberías considerar la posibilidad de crear una página de Facebook que esté conectada a tu sitio web personal, y más allá de eso, Instagram es otra plataforma que un número cada vez mayor de abogados está utilizando con eficacia o, si eres un valiente, ¿por qué no Tik Tok?

 

Desarrollar una estrategia de marketing de contenidos continua y consistente

Los tres primeros pasos se pueden completar una vez, y ya has terminado con ellos por un tiempo, aunque necesitarás hacer actualizaciones de vez en cuando. El cuarto paso es el más difícil y quizás el más consecuente, porque requiere un esfuerzo consistente y enfocado. Para establecer su marca y permanecer en la cima de las mentes de los consumidores legales, necesita aparecer en muchos lugares en línea. Y esto requiere producir contenido de forma regular.

El contenido se presenta de diferentes formas. Escribir regularmente en un blog es una de las mejores formas de mantener su nombre en el mercado, y también sería bueno producir algunos vídeos en YouTube para complementar algunos de estos blogs. Tu contenido debe distribuirse en todas las plataformas de redes sociales en las que llegue a manos de las personas interesadas. También deberías considerar la posibilidad de hacer algunos comunicados de prensa para atraer la atención de los medios de comunicación hacia algo de interés periodístico que ocurra, como ganar un caso importante por ejemplo.

Hay un dicho en Internet que dice que “el contenido es el rey“. Cuanto más contenido de calidad produzcas, más rápida y eficazmente construirás tu marca personal.

Todo lo que realmente se necesita es un plan de marketing de contenidos eficaz y una acción constante. ¿Has tomado nota? Ahora no hay excusa para no comenzar ya.

 

yahaira

Yahaira Agredo. Especialista en Marketing Jurídico, colaboradora en Todojuristas

Continuar Leyendo

MONTAR UN DESPACHO DE ABOGADOS

Branding para Abogados. Introducción

todojuristas

Publicado

en

Los vínculos humanos están basados en gran medida en las referencias. Si hay referencias positivas sobre alguien o algo, el mercado se sentirá atraído por esa persona, objeto o experiencia. Si hay referencias o comentarios negativos, será evitado. Esta es la naturaleza humana básica, y nunca cambiará.

La publicidad y la comercialización de un producto o servicio durante un periodo de tiempo prolongado es una de las principales formas de crear una marca, aunque no es la única. Una marca se construye a partir del reconocimiento del nombre, pero también se construye a partir de la reputación, de cómo te ve tu mercado objetivo y de cómo te perciben en el mercado.

Entonces, ¿por qué es tan importante la marca para los abogados? Porque vivimos en un mundo digital en el que los consumidores de servicios jurídicos tienen más opciones que nunca. Cada vez son más los abogados que son conscientes de ello y los consumidores o potenciales clientes pueden buscar cientos de abogados en línea en tan sólo unos minutos. Si no te distingues del resto, corres el riesgo de perderte en la confusión. Si no me crees compruébalo tú.

 

¿Qué significa el branding jurídico?

Para los abogados, el branding significa crear un nombre reconocible y propio para el ejercicio profesional. Tu marca personal es el valor único que aportas y del que se benefician tus clientes. Tu branding se construye a partir de tu historial, tu reputación, tu forma de enfocar los casos y otras características que te distinguen.

Todos los abogados y despachos de abogados tienen una marca, se den cuenta o no. Puede que tu nunca seas tan famoso como “Harvey Specter”, pero es conocido por los compañeros con los que ha trabajado, los clientes a los que ha representado, otros abogados con los que se ha enfrentado en los tribunales y otras personas con las que se ha cruzado.

El éxito de la marca del abogado consiste en dar a conocer sus atributos únicos al mayor número posible de clientes potenciales y hacerles saber cómo se beneficiarán de trabajar contigo. Cuando tengas una marca construida que te distinga en el mercado, dejarás de ser visto como una mercancía, y esto hará que sea mucho más fácil obtener nuevos clientes y hacer crecer tu carrera profesional.

Por último, quiero proponerte un ejercicio, envía por diferentes grupos de WhatsApp el siguiente mensaje: Hola, estoy haciendo un ejercicio en un seminario sobre marca personal. ¿Podrías definirme en una palabra?

Yahaira Agredo. Especialista en Marketing Jurídico, colaboradora en Todojuristas

yahaira

Continuar Leyendo

Tendencia