Conecta con nosotros

CURIOSIDADES

Leaders Leage

todojuristas

Publicado

en

Leaders League es una agencia de calificación y medios de comunicación para altos ejecutivos a nivel internacional. Conectan a los líderes empresariales senior a una red dinámica de información empresarial y personas que comparten una pasión común: la excelencia en el liderazgo y la gestión.

Leaders League ofrece noticias actualizadas, análisis en profundidad e información empresarial a través de una variedad de formatos, entre los que se incluyen los rankings de mejores despachos por país y categoría. Al igual que otros rankings a, es Leaders Leage quien los elabora, no pudiendo la firma “comprar” su inclusión en la clasificación.

Toda la información se encuentra disponible en https://www.leadersleague.com/en/rankings.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CURIOSIDADES

Ley del Impuesto de Sociedades

todojuristas

Publicado

en

Siempre se ha dicho que ser emprendedor y montar tu propia empresa en España constituye una carrera de obstáculos que no todas las personas están dispuestas a superar. A los que finalmente deciden apostar por su idea de negocio sin la ayuda de un asesor legal o de un gestor, les espera un duro camino plagado de regulaciones laborales, financieras y mercantiles farragosas, numerosos impuestos de distinta naturaleza y conflictos con las administraciones públicas. En esta entrada os contamos en qué consiste el famoso impuesto sobre sociedades, cuál es la Ley del Impuesto de Sociedades y cómo ésta se articula.

 

¿Qué es el Impuesto sobre Sociedades?

En términos estrictamente legales, el Impuesto sobre Sociedades es un tributo de carácter directo y naturaleza personal que grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas del territorio español. En otras palabras, se trata de un impuesto que todas las empresas deben pagar por los beneficios generados.

 

¿Cuánto se paga de Impuesto sobre Sociedades?

De manera sencilla, este impuesto supone un porcentaje sobre los beneficios de la empresa en cuestión, que se calculan teniendo en cuenta el resultado contable de la empresa durante un ejercicio, lo que en la Ley del Impuesto de Sociedades se denomina “base imponible”.

El tipo de gravamen o porcentaje general es del 25%, aunque existen otros porcentajes diferentes en función de si se trata de una empresa de nueva creación, de sociedades cooperativas, de entidades sin fines lucrativos, de empresas de reducida dimensión, etc.

 

¿Cuándo se paga el Impuesto sobre Sociedades?

El periodo impositivo del Impuesto sobre Sociedades coincide con el ejercicio económico de cada entidad, no pudiendo exceder de 12 meses. Son las propias empresas las que, en sus Estatutos, fijan la fecha de cierre del ejercicio económico, aunque, si no se dice nada en ellos, el periodo impositivo finaliza el 31 de diciembre de cada año.

Los modelos que hay que presentar ante la Agencia Tributaria son:

  • Modelo 200: Modelo genérico de presentación del Impuesto sobre Sociedades.
  • Modelo 220: Correspondiente al régimen de tributación de los grupos de sociedades

 

¿Dónde se regula el Impuesto sobre Sociedades?

La regulación actual la constituye la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, la cual mantiene la misma estructura del Impuesto sobre Sociedades que ya existe desde el año 1996. Esta Ley entró en vigor el 1 de enero de 2015 y se articula en torno a 9 títulos, con un total de 132 artículos, 12 disposiciones adicionales, 37 transitorias, una derogatoria y 12 finales.

Además, la Ley del Impuesto de Sociedades encuentra su desarrollo técnico en el Real Decreto 634/2015, de 10 de julio, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades.

  • Título I: Naturaleza y ámbito de aplicación. En este título se explica lo que en esta entrada hemos explicado en puntos anteriores.
  • Título II: Hecho imponible. En este título se explica sobre qué recae este impuesto, esto es, la renta del contribuyente, o, de manera más sencilla, los beneficios obtenidos por la empresa.
  • Título III: Contribuyentes. En este título se explica cuáles son las personas jurídicas (empresas) sujetas a este impuesto.
  • Título IV: Base imponible. En este título se explica cuál es la cantidad de dinero sobre la que hay que aplicar el porcentaje correspondiente y cómo se calcula.
  • Título V: Periodo impositivo y devengo. Esto es, cada cuánto se paga y cuándo se paga el impuesto.
  • Título VI: Deuda tributaria. En este título se explica cómo se calcula el importe del impuesto, teniendo en cuenta los tipos de gravamen o porcentaje.
  • Título VII: Regímenes tributarios especiales. En este título se contemplan modulaciones del impuesto en función de las características o particularidades de la empresa.
  • Título VIII: Gestión del impuesto.
  • Título IX: Orden jurisdiccional.

 

Esta Ley del Impuesto de Sociedades, con nada menos que 156 hojas, no es un documento fácil de entender para un lego, es decir, para una persona no jurista. Por eso, suele ser recomendable que cuando una persona que no está familiarizada con la lectura e interpretación de las leyes pretende iniciar un negocio y constituir una empresa, se apoye en un asesor legal que le guíe por el entramado jurídico que supone iniciar una nueva actividad empresarial, donde la Ley del Impuesto de Sociedades suele ser uno de los escollos más criticados.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Prácticas Máster de Acceso a la Abogacía

todojuristas

Publicado

en

Finalizado el Grado en Derecho, cualquier estudiante que desee ejercer como abogado precisa del Máster de Acceso a la Abogacía, así como de la superación del pertinente Examen de Acceso. Sin ambos, ningún graduado en Derecho puede ejercer la abogacía. En esta entrada vamos a centrarnos en uno de los aspectos del Máster que genera cierta incertidumbre: las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía.

¿Cuándo se hacen las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía?

Las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía se realizan una vez se han superado todos los créditos teóricos del Máster, esto es, una vez se han aprobado todas las asignaturas, a excepción del Trabajo de Fin de Máster, que se puede realizar al tiempo que se desarrollan las prácticas.

El momento ideal para realizar estas prácticas de Derecho suele ser en los meses de verano, cuando el estudiante no tiene que hacer frente a asignaturas o exámenes. No obstante, también se pueden realizar durante el curso, compaginando clases y prácticas.

¿Cuánto duran las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía?

En total, las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía suman 30 créditos ECTS, esto es, un total de 750 horas, aunque no todas estas horas son presenciales en los despachos o empresas, pues hay una parte de ellas que se realizan de manera autónoma, generalmente están previstas para la realización de la memoria de las prácticas.

Además, muchos planes de estudios del Máster de Acceso a la Abogacía contemplan que estas prácticas se desarrollen en dos periodos diferenciados, quedando ambos periodos plasmados en asignaturas diferentes (prácticas I y prácticas II). Generalmente, la primera asignatura de prácticas ha de cursarse al final del primer curso del Máster, con muchas menos horas, y la segunda asignatura, la que contiene el grueso de horas, se realiza, como hemos mencionado anteriormente, en el segundo curso del Máster, una vez se han aprobado el resto de asignaturas a excepción del TFM.

 

¿Dónde se hacen las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía?

Si bien lo más normal es realizar las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía en un despacho de abogados, ya sea grande o pequeño, también existen otras posibilidades. No olvidemos que un estudiante del Máster de Acceso a la Abogacía, además de defender clientes, también tiene la capacidad de asesorar legalmente a empresas, por lo que las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía también pueden desarrollarse en empresas o, incluso, en ONGs.

 

¿Qué se hace durante las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía?

Es importante recordar que las prácticas nada tienen que ver con un trabajo remunerado y, por tanto, el estudiante que decide realizar sus prácticas de Derecho en un despacho de abogados está allí para aprender, no para trabajar.

Lo normal es acompañar al abogado que haya sido designado tu tutor de prácticas en sus quehaceres diarios: reuniones con clientes, visitas a los juzgados, defensa de clientes en juicios, etc. Se trata de poder trasladar a la práctica los conocimientos adquiridos en las aulas con casos reales en tu propio entorno.

 

¿Son remuneradas las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía?

Dado que las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía son una asignatura más del plan de estudios y no un contrato laboral, rara vez resultan remuneradas, aunque esto no impide que algún despacho de abogados desee remunerar la labor del estudiante si resulta de utilidad.

 

¿Cuál es el procedimiento para solicitar las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía?

El primer paso es la firma de un convenio de colaboración entre el despacho o entidad donde se van a realizar las prácticas y la universidad de procedencia del estudiante. Una vez firmado el convenio, éste es válido para estudiantes posteriores. Por eso, antes de realizar las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía, conviene que el estudiante pregunte en su Facultad por los convenios vigentes de los que se puede aprovechar, y, de esta manera, no tener que buscar de manera autónoma un nuevo despacho con el que negociar un convenio de colaboración.

Una vez el convenio firmado esté en manos del servicio de prácticas de la universidad o facultad de que se trate, el siguiente paso es la comunicación por parte del estudiante de su deseo de realizar prácticas en ese despacho determinado. La universidad en cuestión será quien se ponga en contacto con el despacho para cerciorarse de que el despacho acepta al estudiante en prácticas y que tiene capacidad para asignarle un tutor de prácticas que esté pendiente del estudiante.

El último paso es la asignación de otro tutor de prácticas dentro de la universidad, quien normalmente será un profesor que esté pendiente del estudiante para resolver posibles dudas o contratiempos.

En el caso de las prácticas del Máster de Acceso a la Abogacía, al ser éstas una asignatura más, finalizadas las prácticas ambos tutores, el del despacho y el de la universidad, procederán a poner una nota al estudiante por su labor realizada. Para poder fijar esta nota, normalmente los tutores de prácticas dentro de la universidad solicitan al estudiante una memoria detallada de las actividades llevadas a cabo que habrá de ser firmada por el tutor de prácticas dentro del despacho.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Grado en derecho

todojuristas

Publicado

en

grado en derecho

“Estudiar Derecho consiste en memorizar leyes” o “El Grado en Derecho sólo sirve para ser juez o abogado” son algunas de las falacias más extendidas acerca de los estudios en Derecho, surgidas del desconocimiento y la resignación. No obstante, el Grado en Derecho consiste en mucho más que memorizar leyes y tiene la gran virtud de ofrecer un amplio abanico de posibilidades profesionales a los estudiantes que, finalmente, deciden cursarlo. En esta entrada os contamos en qué consiste el Grado en Derecho y cuáles son sus salidas profesionales, pues, salvo que un joven estudiante cuente en su familia con juristas, uno de los grandes errores de los colegios e institutos es no orientar bien y no informar adecuadamente de la finalidad de la carrera de Derecho a los estudiantes.

 

¿Cuál es la finalidad del Grado en Derecho?

Ser jurista y aprender Derecho no consiste en memorizar leyes como un loro, aunque en algunos casos o asignaturas, en ocasiones, sea inevitable. La tarea de todo jurista consiste en interpretar la Ley, es decir, ante un caso o problema concreto, saber a qué Ley hay que acudir para resolverlo, sin necesidad de sabérsela de memoria y, con la Ley en la mano, saber leerla, entender los términos y aplicar la solución adecuada al problema. Muchas veces, los términos empleados en las leyes son muy genéricos, lo que hace necesario que el jurista, ya sea juez, fiscal o abogado, sepa aplicarlo al caso concreto, esto es, interpretarlo.

 

¿Qué se estudia en el Grado en Derecho?

Tras la aprobación del Plan Bolonia, el Grado en Derecho dura, en la actualidad, 4 cursos académicos. No obstante, si bien el Plan Bolonia lo que pretende es la unidad de los diferentes planes de estudios y que el Grado en Derecho sea similar se estudie en la universidad que se estudie, lo cierto es que actualmente los planes de estudios, esto es, la configuración académica del Grado en Derecho, varía de una universidad a otra, pues no se dan las mismas asignaturas en los mismos cursos, ni las asignaturas tienen el mismo peso en términos de créditos ECTS.

En el primer curso, la mayoría de universidades prevén en sus planes de estudios del Grado en Derecho que se comience explicando las asignaturas más introductorias: Historia del Derecho, Derecho Romano, Filosofía del Derecho, Derecho Constitucional, Derecho Civil I… Para que el estudiante comprenda qué es el Derecho y de dónde viene esta rama de conocimiento.

En el segundo y tercer curso ya se entra en materias más concretas, como Derecho Penal, Derecho Administrativo, Derecho Internacional, Derecho Procesal… En estos cursos el alumno aprende a dominar los términos de las diferentes materias, a leer sentencias de diferentes tribunales e, incluso, a resolver casos concretos.

El cuarto y último curso está destinado al estudio de más asignaturas como Derecho Mercantil, Derecho Financiero y Tributario o Derecho Internacional Privado, pero, además, se prevé que el alumno desarrolle sus prácticas curriculares en despachos de abogados o administraciones públicas y realice el Trabajo de Fin de Grado.

 

¿Cuáles son las salidas profesionales del Grado en Derecho?

Aunque, por cultura popular o por series como Suit, las salidas más conocidas son las de oposiciones (función pública) o abogado (función privada), existen muchísimas más salidas, a menudo desconocidas por los estudiantes que están finalizando el Bachillerato.

Dentro del ámbito privado, un jurista puede montar un despacho de abogados, una consultoría, una auditoría, o cualquier otra empresa que preste servicios legales, aunque no estén directamente vinculados con los litigios (juicios). Incluso, puede servir como asesor legal de ONGs o empresas internacionales.

Dentro del ámbito público, el que tiene que ver con los empleos ofertados por el Estado, existen muchas salidas profesionales para los Graduados en Derecho, además de poder ser jueces. Algunos ejemplos son: secretarios judiciales, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado (inspector de policía), los trabajadores de aduanas, inspector laboral, técnico de hacienda, etc. No obstante, para acceder a puestos de empleo público, siempre es necesario aprobar unas oposiciones, esto es, un examen a nivel nacional para el que, en muchos casos, es necesario estudiar muy duro.

Con todo, es normal que con 18 años aún no se tenga claro a qué se quiere dedicar uno en un futuro, y por eso, conviene recordar que el Grado en Derecho es un buen “salvavidas” que te abre muchas puertas y te aporta muchísima cultura general.

Continuar Leyendo

Tendencia