Conecta con nosotros

CURIOSIDADES

Metodologías Agiles que están llegando a la Abogacía

todojuristas

Publicado

en

Reporting, Corporate Operations, agile management… Si bien todos estos términos nacieron para ser utilizados en el ámbito de la empresa privada, con el objetivo de aumentar los beneficios y la eficiencia y reducir los costes en la gestión, en la actualidad todos ellos se pueden aplicar de igual manera a los despachos de abogados y consultorías legales de mediano y gran tamaño. En esta entrada os contamos qué son las metodologías ágiles (agile project management) y como pueden beneficiar a un despacho de abogados o consultora legal.

El mundo de la abogacía lleva años invirtiendo en innovación, fruto de la competitividad que rodea el sector. Por ese motivo, muchos despachos y consultoras están haciendo suyas las técnicas que las empresas más grandes e innovadoras llevan años patentando. Dado que a día de hoy ya no son sólo las grandes empresas las que se enfrentan a entregas de grandes proyectos con muchos detalles por definir y con un plazo relativamente rígido, otros sectores están haciendo uso de las metodologías ágiles. Pero, ¿qué son estas metodologías?

 

¿Qué significa agile project management?

Las metodologías ágiles de proyecto son aquellas que permiten adaptar de manera ágil y rápida las condiciones de trabajo y el proceso seguido a las vicisitudes del proyecto. En otras palabras, se trata de flexibilizar la forma de trabajar para amoldarse a lo que requiere el proyecto en cada momento.

banner

Cuando se inicia y se define un gran proyecto con el objetivo de ponerle una fecha de entrega, es muy difícil establecer al detalle todos los pasos a seguir, pues siempre surgen imprevistos, dilaciones, contratiempos. Incluso, puede ser el propio cliente el que no tenga y claro el resultado que espera obtener o esté abierto a múltiples posibilidades… Las metodologías ágiles persiguen ir paso a paso y hacer que la empresa o despacho sea capaz de modificar la pauta de desarrollo del proyecto en el menor tiempo posible cuando estos contratiempos surgen. Si se define desde un inicio un desarrollo muy rígido, después, llegado el momento, costará mucho más cambiar algún punto y ese cambio afectará al resto de trabajo planeado.

Muchas de estas metodologías, como la estrategia Kanban o “tarjeta visual”, están siendo ya utilizadas por las grandes empresas. Ésta, en concreto, propone elaborar un cuadro o esquema con tres columnas de tareas: pendientes, en proceso y terminadas. Dicho esquema debe poder ser accesible a todos los miembros del proyecto para evitar el solapamiento o repetición de tareas, y el olvido de alguna de ellas.

 

Ventajas de las metodologías ágiles.

  • Ahorra el tiempo inicial que las empresas o despachos destinan a elaborar una hoja de ruta completa para el desarrollo del proyecto.
  • Reduce costes de gestión.
  • Mayor capacidad de predicción y de control de los acontecimientos.
  • Motiva a los trabajadores, pues en lugar de enfrentarse a una entrega muy grande, se enfrentan a entregas más reducidas en cantidad y tiempo.
  • Mejora el trabajo en equipo.
  • Mayor control y satisfacción por parte del cliente.
  • Mayor calidad del producto final.

 

¿Cómo aplicar estas metodologías ágiles a los despachos de abogados?

Cierto es que los abogados, en la mayoría de casos, no tienen que gestionar grandes proyectos como la construcción de paneles solares o la gestión de las líneas del metro de Madrid. La abogacía sigue siendo, en muchos casos, una relación bilateral entre el cliente y el abogado que le defiende en un juicio. No obstante, con la consolidación de las grandes consultoras legales, muchos organismos públicos y privados les confían grandes proyectos de asesoramiento legal, para los cuales es necesario preparar un equipo de abogados interdisciplinar y un proceso de desarrollo de dicho proyecto, con sus fases, sus tiempos y sus resultados esperados. Es, precisamente, para esta serie de proyectos de asesoramiento legal, para los que las metodologías ágiles cobran sentido y con las que los abogados y abogadas implicados en el proyecto deberían familiarizarse.

Por último, es necesario recordar en todo momento que optar por innovación y por trasladar metodologías y operaciones propias de la empresa al mundo de la abogacía es sinónimo de valor añadido, reconocimiento y posicionamiento en el mercado.

Artículos relacionados

Últimas entradas

WordPress PopUp Plugin