Conecta con nosotros

OPOSICIONES

Oposiciones Cuerpo Jurídico Militar

todojuristas

Publicado

en

INTRODUCCIÓN

El Cuerpo Jurídico Militar depende jerárquicamente del Ministerio de Defensa, encargándose de su organización y gestión el Subsecretario del Departamento, y cuenta con un escalafón propio diferenciado del resto de los cuerpos del Ejército.

Los empleos que se pueden ocupar dentro de este cuerpo son los comprendidos entre Teniente y General de División, con las siguientes denominaciones: General Consejero Togado, General Auditor, Coronel Auditor, Teniente Coronel Auditor, Comandante Auditor, Capitán Auditor y Teniente Auditor.

Los miembros del Cuerpo Jurídico Militar pertenecen a la Escala Superior de Oficiales y desempeñan las funciones que les son encomendadas por las leyes militares, especialmente las relativas al ejercicio de la jurisdicción militar y al asesoramiento jurídico en ámbitos castrenses.

Existe bastante desconocimiento acerca de qué es el Cuerpo Jurídico Militar y qué funciones desarrolla, motivo por el que no muchos estudiantes de Derecho se plantean continuar sus estudios postuniversitarios con esta Oposición. Esto se traduce en una ventaja para quienes se decantan por estas Oposiciones, al existir poca competencia para acceder al Cuerpo.

REQUISITOS DE ACCESO

Para poder acceder al Cuerpo Jurídico Militar, es necesario cumplir los siguientes requisitos:

Requisitos generales:

  • Tener nacionalidad española.
  • Ser mayor de edad.
  • No estar privado de los derechos civiles.
  • Carecer de antecedentes penales.
  • No hallarse procesado, investigado o encausado en algún procedimiento penal por delito doloso.
  • No haber sido separado mediante expediente disciplinario del servicio de las Administraciones Públicas ni hallarse inhabilitado para el mismo.
  • En caso de dar positivo en drogas o psicotrópicos en alguna convocatoria anterior, debe transcurrir al menos un año para poder optar de nuevo a incorporarse a este cuerpo funcionarial.
  • No tener sanciones anotadas en el expediente militar por faltas graves o muy graves.

Requisitos específicos:

  • Carecer de tatuajes que contengan expresiones o imágenes contrarias a los valores constitucionales, autoridades, virtudes militares, que supongan desdoro para el uniforme, que puedan atentar contra la disciplina o la imagen de las Fuerzas Armadas en cualquiera de sus formas, que reflejen motivos obscenos o inciten a discriminaciones de cualquier tipo.
  • Carecer de tatuajes, argollas, espigas e inserciones, automutilaciones o similares que pudieran ser visibles vistiendo los diferentes tipos de uniformes de las Fuerzas Armadas.
  • Estar en posesión del título de Licenciado o Graduado en Derecho o en Ciencias Jurídicas de las Administraciones Públicas.

TEMARIO DE LAS OPOSICIONES AL CUERPO JURÍDICO MILITAR

La preparación del temario de las Oposiciones al Cuerpo Jurídico Militar es necesaria para superar la prueba de conocimientos, ya que en las demás pruebas del proceso de selección no se valoran conocimientos, sino la condición psicológica y los méritos de cada aspirante.

Dicho temario está formado por un total de 277 temas, en los que se abordan las principales ramas del Derecho y que se pueden dividir en dos grandes bloques, correlativos al contenido de cada uno de los dos ejercicios de conocimientos que deben superarse.

Primer bloque:

  • Derecho Constitucional (23 temas).
  • Derecho Administrativo I (22 temas).
  • Derecho Civil I (20 temas).
  • Derecho Civil II (25 temas).
  • Derecho Penal, parte general (24 temas).

Segundo bloque:

  • Derecho Administrativo II (23 temas).
  • Derecho Penal, parte especial (18 temas).
  • Derecho Procesal (31 temas).
  • Derecho Internacional Público y Comunitario (21 temas).
  • Derecho del Trabajo y Derecho Mercantil (20 temas).

PROCESO DE SELECCIÓN

El proceso de selección se divide en dos grandes fases: oposición y concurso.

Fase de oposición

En esta primera parte del proceso selectivo, se deben realizar tres ejercicios eliminatorios:

-Prueba de aptitud psicofísica, que se divide en tres partes:

  • Pruebas físicas, encaminada a evaluar la condición física de los aspirantes, que deben superar los siguientes ejercicios:
  1. Salto de altura con los pies juntos para medir la potencia del tren inferior.
  2. Extensiones-flexiones de brazos para medir la potencia del tren superior.
  3. Carrera de 50 metros lisos para medir la velocidad.
  4. Carrera de 1000 metros lisos para medir la resistencia.
  5. Nadar 50 metros a estilo libre para medir la soltura acuática.
  6. Y finalmente, un circuito de agilidad, que consiste en una carrera en circuito con distintos obstáculos.

La calificación de esta primera parte es de “apto” o “no apto”, siendo cada uno de los ejercicios eliminatorios.

  • Pruebas psicológicas para detectar posibles trastornos de la personalidad del aspirante que puedan comprometer su futura actuación en las Fuerzas Armadas, de tal forma que el diagnóstico se incluye en el posterior reconocimiento médico.
  • Reconocimiento médico, a fin de confirmar que el candidato no padece ninguna de las causas de exclusión para el ingreso en los centros docentes militares de formación.

– Prueba de idioma, y en concreto de lengua inglesa, que consiste en un ejercicio de comprensión escrita y de un ejercicio de gramática y vocabulario, ambos de 50 minutos y sin poder utilizar diccionario, apuntes o libros. Para superarlo, es suficiente tener un nivel de inglés B1 del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.

La calificación es de “apto” o “no apto”.

– Prueba de conocimientos, en la que el opositor debe demostrar que posee los conocimientos jurídicos necesarios para el puesto, realizando dos ejercicios:

  • El contenido del primer ejercicio se corresponde con el primer bloque de temas indicado en el apartado del Temario, de manera que se exponen oralmente cinco temas en un tiempo máximo de 1 hora y 10 minutos.
  • El contenido del segundo ejercicio se corresponde con el segundo bloque de temas, de modo que se exponen oralmente cinco temas en el mismo tiempo máximo de 1 hora y 10 minutos.

La puntuación máxima en cada uno de los ejercicios es de 150 puntos, siendo necesario obtener al menos 75 puntos en cada uno de ellos.

Fase de concurso

Esta segunda fase determina el orden de prelación de los aspirantes que han superado la fase de oposición, valorando los méritos aportados por éstos. Entre los méritos valorables, se encuentran, por ejemplo:

  • El tiempo de servicio como militar de carrera.
  • Los títulos de Licenciatura o Grado, Máster o Doctorado.
  • Un nivel de inglés superior al exigido en la prueba de idioma.
  • Certificaciones oficiales de conocimientos avanzados.

Los aspirantes que consigan plaza tras superar ambas fases del proceso de selección, son nombrados alumnos del Centro Docente Militar de Formación, que en este caso es la Academia Militar General (Zaragoza).

La estancia en la misma es de 14 días, en los que se realizará la acogida y el periodo de orientación y adaptación a la vida militar. Posteriormente, y para acceder al Cuerpo Jurídico Militar, deben completar la formación específica para el cuerpo en la Escuela de Estudios Jurídicos de la Academia General de la Defensa, cuya duración es de un año académico y se estructura en dos periodos:

  • Formación militar general.
  • Formación específica.

Superado el curso con éxito, se promocionan al empleo al que aspiraban, con la categoría de Teniente.

CONVOCATORIA

Toda la información acerca de los requisitos, el temario y el proceso de selección se encuentra disponible en https://www.boe.es/boe/dias/2018/04/26/pdfs/BOE-A-2018-5684.pdf.

FUNCIONES DEL CUERPO JURÍDICO MILITAR

Los miembros del Cuerpo Jurídico Militar tienen asignadas dos principales funciones:

  • Asesoramiento jurídico, siendo esta función similar a la que desempañan los Abogados del Estado en otros Ministerios y Organismos oficiales, pero con las particularidades propias del régimen jurídico de las Fuerzas Armadas. Esta función está referida fundamentalmente a temas disciplinarios, de personal, internacional, contratación pública, patrimonial y administrativo. Esta función puede ejercerse incluso fuera de España en distintos organismos internacionales como la OTAN o el EUROCUERPO.
  • Aplicación de la Justicia en el ámbito de las Fuerzas Armadas. La jurisdicción militar castrense tiene su génesis en los ejércitos permanentes, forma parte del Poder Judicial del Estado y se extiende en materia penal, tutela jurisdiccional en vía disciplinaria y demás asuntos que determinen las leyes o establezca una eventual declaración de estado de sitio. A través de esta función jurisdiccional específica militar, realizan las funciones de Secretarios, Fiscales y Jueces, pudiendo incluso alcanzar la categoría de Magistrado del Tribunal Supremo.
  • Ejercicio del mando en centros u organismos pertenecientes al Ministerio de Defensa.
  • Funciones de administración, logística, apoyo al mando, técnico-facultativas y docentes en el ámbito de las Fuerzas Armadas.
  • Asimismo, pueden participar en misiones de mantenimiento de la paz.

SUELDO DEL CUERPO JURÍDICO MILITAR

Un miembro del Cuerpo Jurídico Militar que acaba de superar la oposición adquiere la condición de Teniente, por la que percibirá un sueldo de aproximadamente 2000€ mensuales, a los que habrá que añadir distintos complementos, como el complemento de empleo, el complemento específico atendiendo las características concretas del puesto, el complemento de antigüedad y otros conceptos retributivo (por ejemplo, complemento por dedicación especial, gratificaciones por servicios extraordinarios, indemnizaciones por participar en misiones en el extranjero…).

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

OPOSICIONES

¿Pensando en Opositar? 10 preguntas y respuestas para principiantes

todojuristas

Publicado

en

Autor: Carlos Viader Castro

Nacido en 1986, cursó Derecho y Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Complutense de Madrid, licenciándose en ambas en 2010. Comienza entonces la preparación de las oposiciones de Judicatura, las cuales aprobaría en abril de 2012.  Ingresa a continuación en la Escuela Judicial, incorporándose al servicio activo en 2014. Desde 2016, es titular del Juzgado de lo Penal 1 de Melilla.

Miembro del Comité Nacional de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria desde 2017, ha publicado en sus boletines y revistas, además es colaborador habitual en distintos portales jurídicos y medios de comunicación.

Con la entrada del nuevo año, muchos son los propósitos que nos hacemos, siendo uno de ellos, para muchos, el empezar una oposición. En este artículo trato de plantearos las preguntas más frecuentes que uno debe hacerse cuando piensa en comenzar a opositar, junto con unas respuestas que, desde la experiencia del opositor que he sido, os propongo. De todos modos, cada oposición, y cada opositor es un mundo, así que me limito a daros una pincelada general para tratar de orientaros en este duro camino. ¡Empezamos!

Lo primero, ¿es mi camino opositar?

Existe un altísimo porcentaje de abandono en el estudio de las oposiciones, y la respuesta a ese fenómeno es que muchas personas se compran los temarios y emprenden el estudio sin estar realmente convencidas de lo que están haciendo. Las oposiciones no son para todos.

Para empezar, debes plantearte si quieres ser funcionario. En España, a casi todos nos han inculcado en nuestras familias que nos convirtamos en funcionarios, consiguiendo así una estabilidad económica de por vida. Sin embargo, ser funcionario no es la panacea para todo el mundo, tal vez tu camino sea ser emprendedor, y montar tu propia empresa; o trabajar de abogado o consultor en el sector privado, donde muchos ven una carrera profesional mucho más dinámica y vigorizante. También está el factor económico: en determinados sectores privados se puede llegar a ganar mucho más dinero que en el público. Si tu ambición es económica, tal vez el ámbito público no sea el tuyo, aunque siempre tendrás la posibilidad de aprobar, estar unos años en la Administración y pasarte al sector privado. En algunos sectores, como el de la Abogacía del Estado, el nivel de excedencia es elevadísimo.

Para seguir, debes analizar tu personalidad y tus capacidades: la oposición requiere sobre todo constancia, concentración, memoria, y, para algunas, también análisis numérico y contable. Si eres de los que se distrae fácilmente u odias memorizar, tal vez la oposición no sea tu camino.

¿Qué oposición elijo?

Las oposiciones se organizan por niveles dependiendo del grado de estudios que exijan. Por ejemplo, para acceder a unas oposiciones del Grupo A1 (las más duras), será necesario que estés en posesión de un grado o licenciatura, mientras que para acceder al cuerpo de funcionarios del Grupo C2 será suficiente con el Título de Graduado en ESO. Para algunas oposiciones, como Judicatura o Abogacía del Estado, es necesario que ese grado o licenciatura sea necesariamente en Derecho.

Es importante que te informes bien de los temarios y de las expectativas laborales de cada oposición. Acércate a sesiones informativas de academias que preparen oposiciones, y ponte en contacto con funcionarios que ya hayan aprobado la oposición que te planteas. Para eso, redes sociales como Twitter son muy útiles. Trata de hablar con funcionarios jóvenes (tienen la oposición reciente), pero también con los que no lo sean tanto, te podrán dar una perspectiva más completa de la carrera profesional en la que estés interesado. Es evidente, pero no está de más recordarlo: es esencial que te guste el trabajo que desempeñarás si apruebas.

Por último, sé consciente de tus fuertes y de tus debilidades: si eres bueno con los números, plantéate alguna oposición que lleve en el temario matemáticas, estadística o contabilidad (Inspección de Hacienda o Técnico Comercial y Economista del Estado). Si tienes una gran memoria y tienes facilidad de palabra, apuesta por Judicatura, Notarías o Registros. Si los nervios son tu problema, y te ves incapaz de “cantar” temas delante de un tribunal, opta por oposiciones que no cuenten con examen oral (Técnico de Hacienda, Policía Nacional, Gestor Procesal, etc.)

¿Preparo solo o por academia o preparador?

Si tus recursos económicos te lo permiten, lo mejor es que recurras a una academia o a un preparador, ya que te ayudarán a estructurarte el temario, te llevarán un control del estudio, y sentirás una presión constante que siempre es buena para estudiar y evitar relajarse demasiado. También podrán proporcionarte esquemas, temarios y actualizaciones que te ahorrarán mucho tiempo de trabajo.

A la hora de elegirlos, no se tratará tanto de conectar personalmente como de que se trate de personas competentes, que se tomen tu oposición tan en serio como tú. Pregúntales directamente su experiencia y su nivel de aprobados, e infórmate también a través de personas que ya hayan hecho uso de sus servicios.

¿Puedo opositar mientras trabajo?

Si quieres compatibilizar trabajo y oposición, aprobar no es imposible, pero es mucho más complicado, si bien siempre dependerá del nivel de exigencia de la oposición que elijas. Evidentemente, el tiempo que tardarás en aprobar será presumiblemente mayor que el de quien no tiene ninguna obligación más que estudiar, pero no serías el primero en conseguirlo. Analiza las oposiciones que hay, el número de temas que tiene cada una, los tipos de ejercicio que implican, tus capacidades y el tiempo del que dispones y adopta una decisión realista.

¿Hay alguna fórmula mágica para aprobar una oposición?

Ninguna fórmula garantiza el aprobado, pero sí hay una que te puede ayudar bastante. Los ingredientes son: constancia, esfuerzo, motivación, y REALISMO. Debes ser sincero contigo mismo en relación a tus capacidades, al tiempo real que le estás dedicando, y a si estás dando todo de ti o no. A estos factores que dependen de ti se unen otros que no: el número de plazas convocadas, la frecuencia de las convocatorias y el número de competidores. Cuanto más trabajes los primeros, menos te afectarán los segundos.

¿Cuántos años se tarda en aprobar una oposición?

Como decía al inicio del artículo, cada opositor es diferente y una misma oposición puede costarle a uno cinco años y a otro dos. Pero sí es cierto que existen estadísticas que te pueden ayudar a hacerte una idea. Por ejemplo, el Consejo General del Poder Judicial publica anualmente la media de tiempo de preparación de los recién aprobados de Judicatura, la cual obtiene mediante encuestas realizadas a los alumnos de la Escuela Judicial, ascendiendo en 2019 a 4 años y 8 meses. Pero ese dato no deja de ser eso, un dato: trata de aprobar en el menor tiempo posible, evitando relajarte porque la oposición que estudias, de media, se tarde mucho en aprobar.

¿Cuándo debo abandonar la oposición?

Se trata de una decisión dura y personalísima, pero que en ocasiones en necesario adoptar. Debes analizar si, en el tiempo que llevas estudiando, has aprobado alguno de los exámenes de la oposición, y, si no lo has hecho, por qué. Asimismo, a veces uno tarda más en aprobar debido a circunstancias ajenas a su propia voluntad, como por un escaso número de plazas, o por la falta de convocatorias, lo que ha ocurrido recientemente a consecuencia de la crisis económica. Por eso, más que en el número de años, debes pensar en el número de convocatorias que has firmado y el éxito que has obtenido en cada una de ellas. Ese será el dato realista que te guiará en tu decisión de abandonar o continuar.

¿Puedo presentarme a una oposición para la que no estoy preparándome? ¿Y cambiar de oposición?

Hay oposiciones con temarios parecidos, siendo también muy común que las oposiciones de niveles superiores contengan el temario de oposiciones de un nivel inferior. Por ejemplo, si estás estudiando para Inspección de Hacienda, no es ningún disparate que te presentes a Técnico de Hacienda. Hay numerosos casos de personas que han aprobado dos oposiciones casi simultáneamente: la del nivel superior y la del inferior. Ahora, cuidado con abarcar demasiado: siempre deberás tener clara cuál es la oposición que estás estudiando, presentándote a otras solo “por si acaso” o para entrenarte. Si cambias de oposición cada dos por tres no aprobarás ninguna.

En cuanto a cambiar de oposición, si ves que la que empezaste a preparar se te está haciendo demasiado dura, no hay convocatorias o el número de plazas es demasiado bajo, puede ser una buena opción, o bien a una de temario similar o bien de nivel inferior. Ahora, como apuntaba en el párrafo anterior, una vez te cambies, a muerte con la nueva. Y recuerda que, en algunos casos, si apruebas una de nivel inferior a la que inicialmente preparabas, podrás ascender mediante promoción interna, mucho más restringida que la convocatoria de acceso general.

Una vez apruebe la oposición ¿tendré que vivir fuera de mi ciudad?

A la hora de elegir oposición, este es un factor que debes tener muy en cuenta si tienes importantes inconvenientes para mudarte a otra localidad. Así, las probabilidades de que tengas que cambiar de ciudad dependerá de dos factores: la oposición elegida, y tu lugar de residencia. Así, por ejemplo, si eres catalán, no tendrás problemas en volver, lo que es aplicable a casi cualquier oposición. Ahora, si has aprobado Judicatura y eres madrileño, prepárate para estar muchos años fuera de tu casa. En materia de conciliación de vida personal y profesional, esta es una de las grandes limitaciones del funcionariado.

Y si no apruebo la oposición, ¿qué ocurre?

Casi siempre, el tiempo que uno pasa opositando es tiempo bien empleado. Habrás adquirido conocimientos y profundizado en los que ya tenías. Es por ello que las empresas privadas, lejos de despreciar ese tiempo, lo valoran. Asimismo, si no has aprobado la oposición, pero sí algunos de sus ejercicios, puedes acceder a una bolsa de interinos que, en ocasiones, te permite trabajar durante años.

Se os plantearán mil y una dudas más sobre opositar, por lo que no dudéis en informaros lo máximo que podáis antes de poneros a estudiar, utilizando todo tipo de medios. Una buena información de partida os ahorrará disgustos y decepciones que son fácilmente evitables. Así que, ¡ánimo y a por ello!

Autor: Carlos Viader Castro

Nacido en 1986, cursó Derecho y Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Complutense de Madrid, licenciándose en ambas en 2010. Comienza entonces la preparación de las oposiciones de Judicatura, las cuales aprobaría en abril de 2012.  Ingresa a continuación en la Escuela Judicial, incorporándose al servicio activo en 2014. Actualmente titular del Juzgado de lo Penal 1 de Melilla desde 2016.

Miembro del Comité Nacional de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria desde 2017, ha publicado en sus boletines y revistas, además es colaborador habitual en distintos portales jurídicos y medios de comunicación.

Continuar Leyendo

OPOSICIONES

Profesor de Derecho

todojuristas

Publicado

en

INTRODUCCIÓN

Según el censo de educación superior publicado en 2015, en Europa hay más de 321.000 profesores universitarios, que trabajan repartidos en casi 2.100 instituciones privadas y más de 300 instituciones públicas.

Muchos estudiantes universitarios de derecho se plantean durante la carrera universitaria dedicarse en un futuro a la docencia universitaria y ser profesor de derecho; incluso, hay quienes, tras haber comenzado una trayectoria profesional que nada tiene que ver con impartir clases en la Universidad, en algún momento baraja esta opción, bien como complemento de su profesión, bien como nueva meta profesional.

Querer convertirse en Profesor de Derecho a menudo deriva de la pasión por la investigación y la enseñanza, además de la estabilidad económica que este puesto genera, especialmente cuando se alcanza la condición de funcionario docente, ya que las categorías iniciales actualmente no están muy bien remuneradas.

REQUISITOS PARA SER PROFESOR DE DERECHO

Para ser Profesor de Universidad de Derecho, es necesario reunir una serie de requisitos:

  • Estar en posesión de un título universitario de Licenciatura o de Grado.
  • Haber cursado un Máster universitario.
  • Realizar un Doctorado, con la consiguiente presentación y superación de la tesis doctoral. El profesor asociado no es necesario que disponga de tesis doctoral de forma obligatoria, aunque es muy recomendable. El doctorando deberá hacer, periódicamente, publicaciones en revistas relevantes en su especialidad, escribir o colaborar en manuales docentes y realizar estancias de movilidad en una Universidad de prestigio fuera de la ciudad donde curse el Doctorado. Asimismo, habrá de impartir, al menos, 60 horas anuales. Es importante escribir en sitios de alto impacto y artículos de alto impacto, hay que hacer lo que te sirva para “anecar” y poder ir ascendiendo. Los asociados no es un requisito la tesis, entonces puede presentarse cualquiera, y al final se acaba valorando tener la tesis dentro del concurso de méritos.
  • Además de los requisitos anteriores, en algunas Universidades europeas es necesario también realizar un trabajo de investigación conocido como Diploma de Estudios Avanzados (DEA) con carácter previo a la tesis doctoral, con un límite temporal de 5 años.
  • El último paso es un proceso de oposición ante el Tribunal de la Universidad (miembros de esa universidad y otros) en la que exista una plaza vacante para docentes. En este proceso, los candidatos deben defender, en sesión pública de 60 minutos, el tema elegido, así como responder a las preguntas del Tribunal. Este proceso es necesario siempre y cuando aspires a una plaza de profesor titular. Si aplicas a titular tu plaza la tienes que dejar y no hay reserva de plaza, o apruebas o no apruebas. A partir de ahí cuando eres titular sí hay reserva de plaza.

La calificación final dependerá en un 60% del currículum del candidato y en un 40% de la defensa realizada ante el Tribunal. Por ello, es importante contar con un buen currículum y, en caso de ser posible, con experiencia previa en empresas y asistencia a congresos y ponencias.

Una vez cumplidas las condiciones anteriores, y en caso de aspirar a ser docente de la Universidad pública, se procederá a presentar los méritos ante la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), creada en 2002 y dependiente del Ministerio de Educación.

Dicho organismo pondera las publicaciones, horas de docencia, formación académica y experiencia en gestión y administración educativa del candidato, emitiendo posteriormente un informe. Si este informe es favorable, el profesor podrá optar a cubrir las vacantes existentes en los centros universitarios públicos.

Como decíamos, la acreditación de la ANECA es obligatoria para acceder a la Universidad pública con determinada categoría de Profesor; por lo que a la Universidad privada se refiere, antes no era necesaria dicha acreditación, sino que simplemente reforzaba las posibilidades de ser contratado. Sin embargo, desde la reforma operada por la Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, por la que se modificó la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades, se exige por ley que el 50% del profesorado de la Universidad privada posea el título de Doctor y que, de ese 50%, el 60% haya obtenido la acreditación de la ANECA con idéntico rango al de Profesor Contratado.

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE EL DOCTORADO

Uno de los requisitos que se exigen para poder llegar a ser Profesor de Universidad es realizar un Doctorado. Pero, ¿qué es un Doctorado?

En España, el sistema universitario se divide en tres ciclos:

  • El primer ciclo se corresponde con los estudios de Grado.
  • El segundo ciclo equivale a los estudios de Máster.
  • El tercer ciclo engloba los estudios de Doctorado.

Para llegar al tercer ciclo, lógicamente habrá habido que superar los dos primeros ciclos. Respecto a esta cuestión, es importante recalcar que debe ser un Máster oficial y no un Título propio o cualquier otra titulación que no sea Máster oficial, pues solo éste da acceso al Doctorado.

Según el Real Decreto 99/2011, de 28 de enero, por el que se regulan las enseñanzas oficiales de doctorado, la duración de los estudios de Doctorado suele oscilar entre tres –si el doctorando se dedica a ello a tiempo completo– y cinco años –si la dedicación es a tiempo parcial–. En caso de que la dedicación sea a tiempo completo, si en el plazo de tres años no se ha presentado la solicitud de depósito de la tesis, se podría conceder una prórroga de un año, que excepcionalmente podría ampliarse por otro año más; en el caso de dedicación a tiempo parcial, se podrá conceder una prórroga de dos años, que excepcionalmente podría ampliarse por otro año más.

Uno de los aspectos que más preocupa a quienes deciden realizar un Doctorado es el económico, es decir, cómo pueden costear este tipo de estudios. En España, contamos con un sistema de becas dedicadas a los estudiantes de Doctorado; para ser beneficiario de una beca pública, deben reunirse las siguientes condiciones:

  • Estar en posesión de un título superior.
  • Estar matriculado en un Programa de Doctorado de una Universidad estatal para poder obtener una beca del Ministerio o de una Universidad autonómica para poder obtener una beca concedida por la Universidad.
  • Una nota media igual o superior a 1’6 de los estudios de Grado. Expliquemos esto: cada calificación se pondera con un valor de 1 a 4, de manera que cada aprobado se ponderará con 1 punto, cada notable con un 2, cada excelente con un 3 y cada matrícula de honor con un 4.

Programa de Doctorado

Un Programa de Doctorado engloba un periodo de formación y un periodo de investigación, que deberán realizarse para poder obtener el título de Doctor.

Los Programas de Doctorado son organizados y coordinados por una comisión académica, que diseñará las actividades de formación e investigación que deban realizarse. Así, los Programas de Doctorado se pueden llevar a cabo de forma conjunta entre varias universidades y/o en colaboración con otros organismos, centros, instituciones y entidades de I+D+i.

Durante el desarrollo del Programa de Doctorado, cada doctorando tendrá asignado un tutor, que velará por que el doctorando interaccione con la comisión académica.

Cuando el doctorando sea admitido en el Programa, se le nombrará un tutor, y a los seis meses desde la matriculación, se le asignará un director de tesis, que podrá coincidir con el tutor o no. Una vez el doctorando tenga asignados tutor y director de tesis, se elaborará un documento con actividades de formación que sean de interés para el desarrollo del doctorando, que será revisado por el tutor y el director de tesis y valorado por la comisión académica.

Antes de que termine el primer año de Doctorado, el estudiante debe elaborar un Plan de Investigación, que deberán avalar el tutor y el director de la tesis y que podrá ser mejorado mientras dure el Programa, siendo evaluado anualmente por la comisión académica. Es necesario que la valoración de la comisión académica sea positiva para poder continuar en el programa.

Durante este primer año, el doctorando también tendrá que superar, en algunos casos, los complementos de formación para poder continuar en el Programa de Doctorado, tanto si se dedica a ello a tiempo completo como a tiempo parcial.

Tesis doctoral

La tesis doctoral es un trabajo de investigación elaborado por el doctorando que debe ser original y debe capacitar a su autor para trabajar de manera autónoma en el ámbito de la I+D+i.

El doctorando debe solicitar el depósito de la tesis doctoral antes de que finalice el Programa de Doctorado y deberá estar avalado por el director de la tesis y ser admitido por el departamento responsable del Programa de Doctorado.

Este trabajo de investigación deberá ser defendido oralmente por el doctorando en sesión pública ante un Tribunal, que podrá realizar preguntas debiendo el doctorando contestarlas. Si bien en el Real Decreto mencionado se dice que la calificación será de “apto” o “no apto”, en realidad se suele calificar como “no apto”, “aprobado”, “notable” y “sobresaliente”, de tal manera que si la calificación que hagan todos los miembros del Tribunal es de “sobresaliente”, podrán otorgar, por unanimidad, la mención de “cum laude” al doctorando.

Si es por unanimidad “cum laude” es algo que te va a dar más prestigio, porque todos los miembros del tribunal se han puesto de acuerdo para que tenga la más alta calificación posible.

TIPOS DE PROFESORES UNIVERSITARIOS DE DERECHO

Podemos señalar distintas categorías de Profesores universitarios atendiendo a las obligaciones del docente, a la trayectoria profesional y al grado de conocimiento.

  1. Ayudante: ha sido admitido en programas de Doctorado y aspira a completar su formación docente e investigadora y a colaborar con las tareas prácticas, impartiendo hasta un máximo de 60 horas anuales. El contrato de trabajo es temporal (generalmente de un año, pudiéndose renovar anualmente hasta el límite de 5 años) y a tiempo completo.
  2. Profesor Ayudante Doctor: es necesario que posea el título de Doctor y que haya obtenido la acreditación de la ANECA, siendo un mérito preferente la estancia en Universidades o centros de investigación de reconocido prestigio, ya sean nacionales o extranjeros, diferentes a la Universidad en la que el Profesor sea contratado. En este caso, firmará un contrato temporal a jornada completa cuya duración suele ser de un año, pudiéndose renovar anualmente hasta un máximo de 5 años, gracias al cual realizará tareas docentes y de investigación en la institución de que se trate, es decir, su labor es la misma que la del Ayudante. La Ley de Universidades establece que la duración conjunta de las contrataciones de una misma persona como Ayudante y como Profesor Ayudante Doctor, ya sea en la misma o en distintas Universidades, no puede ser superior a 8 años.
  3. Profesor Asociado: desarrolla una actividad profesional externa a la Universidad, impartiendo algunas clases de una asignatura a través de un contrato temporal a tiempo parcial para aportar sus conocimientos y experiencia profesional a la Universidad. A este profesor no le hace falta tener la tesis doctoral necesariamente, pero si la tiene mucho mejor. Los asociados no es un requisito la tesis, entonces puede presentarse cualquiera, y al final se acaba valorando tener la tesis dentro del concurso de méritos. Es una figura de la universidad pública. Suele ser un profesional de reconocida competencia en un campo o ámbito concreto, debiendo acreditar dicha actividad profesional ajena a lo académico. En el ámbito del Derecho, y por mencionar algunos ejemplos, pueden impartir clase con esta categoría Abogados, Procuradores, Jueces, Fiscales, Letrados de la Administración de Justicia, etc. Como decimos, la contratación será temporal, pudiendo ser trimestral, semestral o anual, y se puede renovar por periodos de igual duración previa acreditación de la continuidad en el ejercicio de la actividad profesional fuera del ámbito académico.En este caso, no se exige poseer el título de Doctor ni haber obtenido la acreditación de la ANECA, si bien, en caso de que se tengan, se valorarán como méritos.
  4. Profesor Sustituto Interino: es contratado con carácter temporal a jornada parcial o a jornada completa, ya sea para sustituir a un profesor con derecho a reserva de su puesto de trabajo, de tal forma que, durante la ausencia del profesor sustituido, el profesor sustituto realizará su función docente; ya sea para desempeñar la función docente de las plazas vacantes en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) durante el desarrollo del proceso de selección. Por tanto, imparte una asignatura como si fuera titular de la misma, pero sin serlo realmente, pues solo reemplaza al profesor titular durante su ausencia. La contratación de este tipo de profesor se suele realizar a partir de una bolsa de trabajo creada para tal fin. Al igual que en el caso anterior, no es necesario ser Doctor ni haber realizado el CAP, el MAES o similar; tampoco se exige tener simultáneamente un trabajo ajeno al mundo académico, pero se pueden compaginar la docencia y un trabajo externo previa solicitud de compatibilidad.
  5. Profesor Visitante: es contratado con carácter temporal, a jornada parcial o completa, estableciendo su duración las partes contratantes según la función que deba desempeñar. Este tipo de contratación va dirigido a profesores o investigadores de reconocido prestigio de otras Universidades y centros de investigación, pudiendo ser éstos nacionales o extranjeros.
  6. Profesor Contratado Doctor (interino): constituye el paso intermedio entre las contrataciones temporales (Ayudante, Ayudante Doctor, Profesor Asociado y Profesor Sustituto Interino) y el cuerpo de funcionarios docentes universitarios (Profesor Titular, Catedrático y Profesor Emérito). Es necesario contar con la acreditación de la ANECA, que exigirá los mismos requisitos que se precisan para ser acreditado como Profesor de una Universidad privada. En este caso, se trata de un contrato indefinido a jornada completa, en cuya virtud el Profesor Contratado Doctor deberá realizar tareas de docencia e investigación, o preferentemente tareas de investigación. Relación entre contratado doctor y titular: Ambas figuras se equipararon en un momento dado, pero actualmente no, actualmente el contratado doctor es un interino, no tiene puesto fijo.
  7. Profesor Titular: es una de las categorías que forma el cuerpo funcionarial de docentes universitarios. Para acceder a ella, debe tener el título de Doctor y solicitar la acreditación nacional necesaria para ser Profesor Titular de Universidad, teniendo que acompañar a su solicitud una justificación de los méritos que tengan. La valoración sobre la concesión o no de la acreditación nacional se lleva a cabo por comisiones integradas por, al menos, 7 profesores y profesoras de reconocido prestigio docente e investigador pertenecientes al cuerpo de funcionarios docentes universitarios, pudiendo además formar parte de estas comisiones expertos nacionales o un máximo de dos expertos comunitarios (UE) o extranjeros. Dichos profesores tienen que ser Profesores Titulares de Universidad para poder otorgar o no la acreditación nacional en esta categoría.
  8. Catedrático: quienes posean la condición de Profesor Titular de Universidad puede presentar una solicitud para obtener la acreditación para Catedrático de Universidad, debiendo igualmente presentar los méritos que tengan. La necesidad de ser Profesor Titular queda exceptuada cuando se acredite tener la condición de Doctor desde hace, al menos, ocho años y siempre que el candidato obtenga el informe positivo de su actividad docente e investigadora. El procedimiento es en algunas cuestiones similar al indicado para el Profesor Titular de Universidad. La diferencia aquí es que si hay reserva de plaza, si llegas a los requisitos para catedrático (has Anecado) y te acreditas por la Aneca, una vez que te acreditas puedes ser “profesor titular acreditado catedrático”, eso quiere decir que ya estas acreditado y cuando haya una plaza disponible en tu departamento expondrás y te examinaras pero no tienes riesgo a perder tu plaza. Vas a exponer un tema, tu tema que te has preparado para ser catedrático.
  9. Profesor Emérito: será nombrado como tal aquel Profesor/a jubilado/a que haya prestado servicios destacados a la Universidad de que se trate.
  10. Emérito. Lo importante es tener el máximo numero de “sexenios”, no son 6 años, sino que es un sexenio de investigación, has hecho trabajos etc. Los sexenios te incrementan un % el sueldo al mes. Es importante para esto realizar artículos con impacto, de ahí el término “anecar” (trienios y quinquenios sí son de antigüedad). Los Eméritos tienen que tener el número máximo de sexenios, si no lo tienen podrán ser honoríficos pero no serán eméritos
  11. Colaborador honorifico. Puede haber de dos tipos:
  • antes de ser profesor, como paso previo a entrar en un departamento y paso previo a la tesis doctoral, dando alguna clase, cuidando exámenes (de currito)
  • (cuando ya te has jubilado y cumples los requisitos para ser emérito puedes ser honorifico. Ya tienes mas de 73 años, no puedes ser emérito y podrías ser honorifico. No te van a pagar nada pero puedes ir a dar clase, si tienes vocación docente y te gusta dar tus teorías.

Las plazas vacantes para la Universidad pública se publican en el tablón de anuncios de la Universidad, en el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma correspondiente y en el BOE.

Las mencionadas figuras pueden tener dedicación total o dedicación parcial dedicándose a la actividad profesional fuera de la universidad también.

En el siguiente enlace se pueden observar los méritos exigidos por la ANECA para poder obtener la acreditación: http://www.aneca.es/Programas-de-evaluacion/Evaluacion-de-profesorado/ACADEMIA/Criterios-de-evaluacion-noviembre-2017.

SUELDO DE UN PROFESOR DE UNIVERSIDAD

El sueldo de un Profesor de Universidad de Derecho está integrado por los siguientes conceptos:

  • El salario base, que es el resultado de multiplicar el valor de cada clase por el número de horas semanales impartidas; a su vez, dicho resultado se multiplica por el número de semanas durante las que el docente ha impartido clase.
  • Descuentos por pagos a la Seguridad Social en relación con los sistemas de salud y pensiones.
  • Complemento de antigüedad: el docente verá incrementado su salario base en un porcentaje comprendido entre el 3 y el 12 por ciento en función del periodo de tiempo durante el que haya desempeñado su labor, es decir, en función de su experiencia en la actividad.
  • Complemento de redistribución por titulación: se trata de una bonificación que deriva de los títulos académicos obtenidos por el Profesor con posterioridad a su contratación como tal, como por ejemplo especializaciones, maestrías y doctorados.

Partiendo de los componentes del sueldo de un Profesor universitario, hemos de decir que no existe un salario mínimo, sino que su valor depende de la calificación, de la experiencia, de los títulos obtenidos, de los trabajos publicados y de la institución para la que desarrolle su labor como docente.

A título de ejemplo, podemos decir que un Profesor Contratado Doctor de la Universidad Complutense de Madrid percibe aproximadamente 32.000 euros brutos anuales, a los que se podrán ir sumando otros complementos. Los sueldos no son buenos, si tienes una beca de doctorado puede rondar los 800-1.200€/mes, pero esto es una beca y se acaba; si empiezas como profesor asociado puedes ganar unos 400-600€/mes, pero lo compaginas con otra actividad. Si ya tienes la tesis doctoral y vas ascendiendo, por ejemplo, el titular esta cobrando unos 2.000 y pico euros al mes a lo que hay que añadir trienios, algún sexenio etc. Y luego un catedrático 3.000 y pico euros 4.000 euros al mes, pero un catedrático tiene 50-60 años normalmente.

Continuar Leyendo

OPOSICIONES

Oposiciones Letrado de las Cortes Generales

todojuristas

Publicado

en

INTRODUCCIÓN

El Cuerpo de Letrados de las Cortes Generales es uno de los grupos funcionariales que conforman nuestras Cortes Generales, de forma que prestan sus servicios en el Congreso de los Diputados, en el Senado o en la Junta Electoral Central.

Estas Oposiciones a letrado de las cortes generales no gozan de gran popularidad entre los estudiantes de Derecho, por lo que no suele ser una opción a tener en cuenta de entre los múltiples caminos que pueden seguirse al finalizar la carrera universitaria; tampoco ayuda el gran número de temas que es necesario estudiar y la densidad de los mismos.

Por tanto, muchos de los aspirantes a este cuerpo funcionarial tienen verdadera vocación por ejercer esta profesión; en otros muchos casos, la remuneración que perciben estos funcionarios es uno de los aspectos que ayuda a decantarse por esta Oposición a letrado de las cortes, ya que implica tener asegurado un puesto de trabajo y percibir un buen sueldo cada mes, lo que permite una buena estabilidad económica.

REQUISITOS DE ACCESO

El proceso de selección está abierto a cualquier persona que cumpla los siguientes requisitos:

  • Tener nacionalidad española.
  • Ser mayor de edad.
  • Estar en posesión del título de Licenciado o Graduado en Derecho.
  • No hallarse inhabilitado para el ejercicio de la función pública por sentencia firme.
  • No padecer enfermedad o discapacidad que impida el desempeño de las funciones propias del cargo.

TEMARIO DE LAS OPOSICIONES A LETRADO DE LAS CORTES GENERALES

El programa objeto de preparación para superar el proceso selectivo de acceso al Cuerpo de Letrados de las Cortes Generales es muy extenso, al estar compuesto por 450 temas, que se organizan en 17 grupos de temas:

  • Grupo 1º: Teoría General del Derecho (19 temas).
  • Grupo 2º: Historia Jurídico-Política (51 temas).
  • Grupo 3º: Fuentes del Derecho (22 temas).
  • Grupo 4º: Teoría política (18 temas).
  • Grupo 5º: Organización de los poderes públicos (48 temas).
  • Grupo 6º: Derecho Constitucional Comparado (20 temas).
  • Grupo 7º: Derechos fundamentales y libertades públicas (15 temas).
  • Grupo 8º: Derecho Electoral (14 temas).
  • Grupo 9º: Derecho Parlamentario (43 temas).
  • Grupo 10º: Actuación administrativa (39 temas).
  • Grupo 11º: Derecho Financiero (21 temas).
  • Grupo 12º: Derecho del Trabajo (12 temas).
  • Grupo 13º: Derecho Civil (45 temas).
  • Grupo 14º: Derecho Mercantil (26 temas).
  • Grupo 15º: Derecho Penal (11 temas).
  • Grupo 16º: Derecho Internacional y de la Unión Europea (19 temas).
  • Grupo 17º: Garantías jurisdiccionales (27 temas).

Uno de los mayores inconvenientes para preparar el temario es que éste no se facilita por parte de academias o preparadores, sino que lo deben elaborar los propios opositores, ya que los preparadores únicamente se limitan a preparar la exposición de los temas y a recomendar determinada bibliografía.

PROCESO DE SELECCIÓN

El proceso selectivo consta de cuatro ejercicios eliminatorios:

Primer ejercicio. Disertación por escrito, debiendo desarrollar dos temas extraídos al azar. El primero de ellos versará sobre el grupo 1º (Teoría General del Derecho) o 2º (Historia Jurídico-Política); el segundo, sobre cualquiera de los demás grupos que componen el temario. Para la selección de los temas, se extraen diez temas al azar (cinco de los bloques 1º y 2º y cinco de los bloques 3º a 17º), escogiendo el Tribunal los dos temas objeto de examen.

El opositor dispone de cuatro horas para cada uno de los temas, debiendo ser la duración mínima conjunta de 2 horas y la máxima, de 8 horas.

Segundo Ejercicio.Exposición oral de nueve temas extraídos al azar de entre los que conforman los grupos 3º a 17º, de tal manera que la presentación se realiza según el siguiente orden:

  • Fuentes del Derecho (Grupo 3º).
  • Teoría política (Grupo 4º) y Organización de poderes públicos (Grupo 5º).
  • Derecho constitucional comparado (Grupo 6º), Derechos fundamentales y libertades públicas (Grupo 7º) y Derecho electoral (Grupo 8º).
  • Derecho parlamentario (Grupo 9º).
  • Actuación administrativa (Grupo 10º).
  • Derecho financiero (Grupo 11º) y Derecho del trabajo (Grupo 12º).
  • Derecho civil (Grupo 13º).
  • Derecho mercantil (Grupo 14º) y Derecho penal (Grupo 15º).
  • Derecho internacional y de la UE (Grupo 16º) y Garantías jurisdiccionales (Grupo 17º).

Se establece como tiempo mínimo 1 hora y 15 minutos y como tiempo máximo, 1 hora y 30 minutos, concediéndose 15 minutos antes de comenzar la prueba para realizar un esquema o guión, no pudiendo dedicar a la exposición de cada tema menos de 7 minutos.

El tercer ejercicio consiste en un supuesto práctico de naturaleza jurídico-pública, y preferentemente de carácter parlamentario, sobre el que se plantean distintas cuestiones que pueden suscitarse a un Letrado de las Cortes Generales.

Para el desarrollo de este ejercicio se permite consultar el expediente, la legislación y cualquier otro material que el Tribunal ponga a disposición de los candidatos.

La duración máxima de esta prueba es de 8 horas, haciéndose una pausa.

El cuarto y último ejercicio es una prueba de dos idiomas, a elegir entre inglés, francés y alemán, indicando un orden de preferencia. Este examen tiene tres partes:

  • Traducción directa, con ayuda de un diccionario, de un texto jurídico o de actualidad política redactado en la primera lengua escogida, para lo que se dispone de 1 hora.
  • Resumen escrito en castellano de un texto jurídico o de actualidad política redactado en el segundo idioma escogido, para lo que se conceden 45 minutos.
  • Conversación con el Tribunal sobre el texto de la traducción en el mismo idioma en que se haya realizado ésta.

Los tres primeros ejercicios se calificarán de 0 a 20 puntos, siendo necesario alcanzar al menos 10 puntos en cada una de las pruebas.

Las distintas pruebas a realizar en el ejercicio de idiomas tendrán una puntuación mínima de 0 y una puntuación máxima de 5, 3 y 2 puntos, respectivamente, siendo necesario alcanzar como mínimo la mitad de las respectivas calificaciones. Por tanto, se valorará con 0 a 10 puntos, exigiéndose un mínimo de 5 puntos.

CONVOCATORIA DE LAS OPOSICIONES

Suele publicarse una convocatoria de las oposiciones al Cuerpo de Letrados de las Cortes Generales por legislatura, si bien no existe una periodicidad fija, pues depende de que exista alguna plaza vacante.

Toda la información acerca de los requisitos de acceso, del temario y de los ejercicios que componen el proceso de selección se encuentra disponible en https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2018-7533

FUNCIONES DE UN LETRADO DE LAS CORTES GENERALES

El día a día de un Letrado de las Cortes Generales abarca innumerables funciones, entre las que se pueden destacar:

  • Asesoramiento jurídico y técnico a los órganos de las Cortes Generales.
  • Elaboración de informes, dictámenes y resoluciones.
  • Levantamiento de actas.
  • Representación procesal y defensa de las Cortes Generales, así como de los órganos e instituciones vinculados o dependientes de aquellas.
  • Estudio y propuesta de nivel superior.
  • Dirección de la Administración Parlamentaria, siendo titular de los órganos correspondientes.

SUELDO DE UN LETRADO DE LAS CORTES GENERALES

Un Letrado de las Cortes Generales es un funcionario perteneciente al Subgrupo A1, contemplándose su sueldo en los Presupuestos Generales del Estado, el cual es bastante elevado, puesto que un Letrado de las Cortes Generales percibe en torno a 5.000€ mensuales.

Continuar Leyendo

Tendencia

Copyright © 2019 Todojuristas.com Todos los Derechos Reservados