Conecta con nosotros

OPOSICIONES

Oposiciones Letrado de la Seguridad Social

todojuristas

Publicado

en

INTRODUCCIÓN A LAS OPOSICIONES DE LETRADO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

El Cuerpo de Letrados de la Seguridad Social pertenece al Subgrupo A1, por lo que los requisitos para acceder al mismo y el sueldo a percibir son similares a los ya explicados para otras Oposiciones pertenecientes al mismo Subgrupo.

Este tipo de Oposiciones no son tan populares como aquellas relacionadas directamente con la Administración de Justicia, si bien suelen convocarse plazas con mucha frecuencia, por lo que es una importante opción a valorar por aquellos que terminan el Grado en Derecho con la idea de estudiar oposiciones y no tienen muy claro por cuál decantarse. Ahora bien, siempre es importante que el contenido de las oposiciones y las labores a desempeñar por este tipo de funcionario resulte atractivo para el estudiante.

REQUISITOS DE ACCESO A LA OPOSICIÓN A LETRADO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Como requisitos de acceso al Cuerpo Superior de Letrados de la Seguridad Social, se prevén los siguientes:

  • Tener nacionalidad española.
  • Tener una edad comprendida entre los 18 años y la edad legal de jubilación.
  • Ser Licenciado o Graduado en Derecho.
  • Tener la capacidad necesaria para el desempeño de las funciones propias del cargo.
  • No haber sido separado del servicio de las Administraciones Públicas ni estar inhabilitado para ejercer la función pública.

TEMARIO DE LAS OPOSICIONES A LETRADO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

El temario de las Oposiciones a Letrado de la Seguridad Social aborda ocho grandes bloques, todos ellos relacionados con Derecho:

  • Derecho Civil (67 temas).
  • Derecho Procesal (41 temas).
  • Derecho Registral (13 temas) y Mercantil (21 temas).
  • Derecho Penal (16 temas) y Derecho Financiero y Tributario (12 temas).
  • Seguridad Social (43 temas).
  • Derecho Procesal Laboral (13 temas).
  • Derecho Constitucional y Administrativo (43 temas).
  • Derecho del Trabajo (32 temas).

Siempre es aconsejable contar con preparadores, ya sea en academias físicas u online, para garantizar el estudio completo del temario, resolver dudas y controlar la evolución de los aspirantes a efectos de determinar si su nivel de preparación puede ser óptimo o no para superar los distintos ejercicios.

EXAMEN DE ACCESO AL CARGO DE LETRADO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Como es habitual en las Oposiciones del Subgrupo A1, el proceso selectivo se divide en dos fases: oposición y curso selectivo.

Fase de oposición

Como curiosidad que no estaba presente en otras Oposiciones ya comentadas, o que al menos no se indicaba en la publicación del BOE, para el año 2019 se prevé un orden de actuación de los aspirantes para la fase de oposición, de tal forma que comenzará alfabéticamente por aquel cuyo primer apellido empiece por la letra ‘Ñ’ o, en caso de no existir, por la letra ‘O’, y así sucesivamente.

La duración máxima para realizar esta primera fase de oposición es de 7 meses, realizándose el primer ejercicio en un plazo máximo de cuatro meses desde la publicación de la convocatoria en el BOE.

La fase de oposición consta de de cinco ejercicios, teniendo todos ellos carácter eliminatorio:

El primer ejercicio consiste en exponer oralmente cinco temas extraídos al azar, de los cuales dos serán de Derecho Civil, uno de Derecho Procesal, uno de Derecho Registral y Derecho Mercantil y uno de Derecho Penal y Derecho Financiero y Tributario.

Con carácter previo al inicio de la prueba, el aspirante dispondrá de 15 minutos para preparar un guión, pero sin consultar textos ni apuntes. Una vez iniciada, el tiempo máximo que se concede a los aspirantes es de 1 hora, debiendo exponer cada tema durante, mínimo, 5 minutos. Una vez terminada la exposición, el Tributar puede dialogar con el candidato durante un máximo de 15 minutos.

El segundo ejercicio tiene carácter escrito y el opositor deberá resolver un dictamen sobre el tema propuesto por el Tribunal.

La duración máxima de este ejercicio será de 5 horas, pudiendo consultar durante el desarrollo del examen cuantos textos legales y jurisprudenciales consideren oportunos los aspirantes. Finalizado el ejercicio, la prueba será leída públicamente ante el Tribunal por cada uno de los candidatos.

El tercer ejercicio es una prueba de idiomas, en la que el aspirante deberá traducir al castellano, sin la ayuda de diccionario, el escrito un texto técnico-jurídico elegido por el Tribunal y redactado en el idioma elegido por el candidato entre inglés y francés.

Para realizar este examen, el candidato dispondrá de un máximo de 1 hora. Una vez terminado el ejercicio, el opositor leerá su traducción y el Tribunal podrá dialogar con él durante 15 minutos.

El cuarto ejercicio es nuevamente oral, en el que igualmente habrá que exponer cinco temas sacados al azar, de los cuales dos serán del bloque de Seguridad Social, uno de Derecho Procesal Laboral, uno de Derecho Constitucional y Administrativo y uno de Derecho del Trabajo.

Como ocurría en el primer ejercicio, los candidatos tendrán 15 minutos antes de empezar el ejercicio para elaborar un guión, sin textos y apuntes. Los tiempos de realización de la prueba son idénticos a los del primer ejercicio, es decir, un máximo de 1 hora, teniendo que comentar cada uno de los temas durante un mínimo de 5 minutos y pudiendo al final dialogar con el Tribunal, si éste así lo desea, durante 15 minutos como mucho.

El quinto y último ejercicio consiste en resolver por escrito el supuesto contencioso propuesto por el Tribunal.

El tiempo máximo para hacer el ejercicio será de 5 horas, durante las que los opositores podrán consultar textos legales y jurisprudenciales. Terminado el ejercicio, se leerá públicamente por los candidatos ante el Tribunal.

En cuanto a la calificación, todos los ejercicios, excepto el tercero, se calificarán con una puntuación de entre 0 y 10, debiendo obtener, al menos, 5 puntos para superar cada uno de los ejercicios.

Para los ejercicios primero y segundo, es importante señalar que si el aspirante alcanza el 70 y el 60%, respectivamente, de la puntuación máxima y no aprobase finalmente la fase de oposición, conserva dichas puntuaciones para la convocatoria siguiente, siempre que el contenido del examen y la calificación no sean modificados.

El tercer ejercicio se puntuará con un mínimo de 0 y un máximo de 5, siendo necesario obtener 2’5 puntos como mínimo.

Curso selectivo

Aquellos que superen la fase de oposición serán nombrados funcionarios en prácticas, comenzando entonces el curso selectivo, cuya duración será de 9 meses como máximo.

El contenido del curso selectivo es fundamentalmente práctico, ya que las materias están directamente referidas a las funciones y la práctica forense propias de un Letrado de la Seguridad Social.

Una vez terminado el curso selectivo, los candidatos son evaluados por el Director del curso, oscilando la calificación entre 0 y 10 puntos, entendiendo que se supera esta fase del proceso selectivo con un mínimo de 5 puntos.

Sumando las puntuaciones de ambas fases, se obtiene la calificación máxima del proceso selectivo. En caso de empate, se dará preferencia a quienes hayan obtenido una calificación mayor en la fase de oposición. Si persiste el empate, se prevé un orden de prelación:

  • Mayor puntuación en el cuarto ejercicio.
  • Mayor puntuación en el primer ejercicio.
  • Mayor puntuación en el segundo ejercicio.
  • Mayor puntuación en el quinto ejercicio.
  • Mayor puntuación en el tercer ejercicio.

CONVOCATORIA A LA OPOSICIÓN A LETRADO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

El día 9 de febrero de 2019 se publicó en el BOE la convocatoria de plazas por el sistema de acceso libre al Cuerpo de Letrados de la Administración de la Seguridad Social.

El número de plazas convocadas es de 25, de las cuales 1 queda reservada para personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33%.

Como ya sabéis, se concede a los opositores un plazo de veinte días hábiles, a contar desde el día siguiente a la publicación de la convocatoria en el BOE, para presentar las solicitudes, de tal forma que para este año 2019 el plazo comenzó el 11 de febrero de 2019 y finalizó el 8 de marzo de 2019.

FUNCIONES DE UN LETRADO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Las funciones que un Letrado de la Seguridad Social tiene que desempeñar en su labor diaria, todas ellas en el ámbito de las Entidades Gestoras y Servicios Comunes de la Seguridad Social, son, entre otras:

  • Coordinar la asistencia jurídica contenciosa tanto en la jurisdicción española como en las jurisdicciones europea y extranjera, pudiendo intervenir en todos los órdenes jurisdiccionales.
  • Cuando así lo delegue el Secretario de Estado de la Seguridad Social:
  • Autorizar el allanamiento frente a las pretensiones ejercitadas contra la Administración de la Seguridad Social, el desistimiento de las acciones, recursos y querellas interpuestos por el Letrado de la Administración de la Seguridad Social.
  • Elevar el criterio al órgano competente respecto a la postulación que debe asumir el Letrado de la Seguridad Social cuando exista contraposición de intereses entre Entidades Gestoras y Servicios Comunes de la Seguridad Social.
  • Adoptar decisiones para que los Letrados de la Seguridad Social asuman la representación y defensa de las Entidades Gestoras y Servicios Comunes de la Seguridad Social en procedimientos arbitrales.
  • Dictar las Órdenes de Servicio e Instrucciones necesarias para garantizar el principio de unidad de doctrina, la actuación coordinada de los Servicios Jurídicos delegados de la Seguridad Social y el correcto funcionamiento de los mismos.
  • Inspeccionar la actuación técnico-jurídica de dichos Servicios Jurídicos delegados.
  • Despachar las comunicaciones con las autoridades judiciales.
  • Autorizar la representación y defensa en juicio de autoridades, funcionarios y empleados de las Entidades Gestoras y Servicios Comunes de la Seguridad Social por acciones u omisiones en el ejercicio de su cargo.
  • Coordinar el asesoramiento jurídico en Derecho de la Administración de la Seguridad Social, sin perjuicio de las competencias consultivas que sean atribuidas a otros órganos de la Administración.
  • Emitir informes de especial trascendencia, que afecten a varias Entidades Gestoras o Servicios Comunes o sean requeridos por éstos.
  • Estudio o revisión de anteproyectos de ley o proyectos de ley procedentes de los Departamentos Ministeriales que requieran de la Dirección del Servicio Jurídico de la Seguridad Social.
  • Convocar cursos de formación de los Letrados de la Seguridad Social, sin perjuicio de las funciones propias de la Subsecretaría de Empelo y Seguridad Social, debiendo elaborar el programa anual de estas actividades y cursos.
  • Elaborar una estadística general de los asuntos que son competencia del Servicio Jurídico de la Seguridad Social.

En el siguiente enlace, podéis encontrar un artículo de 19 de febrero de 2019 relativo a la bienvenida que el Secretario de Estado, D. Octavio Granado, y la directora del Servicio Jurídico, Dª María Ángeles Lozano Mostazo, dan la bienvenida a los aspirantes que inician el curso selectivo y les comentan cuáles pueden ser las áreas prácticas y novedades en las que se prevé una gran intervención de los Letrados de la Seguridad Social: https://revista.seg-social.es/2019/02/19/se-refuerza-la-plantilla-de-letrados-de-la-seguridad-social/.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

OPOSICIONES

Proyección profesional en el mejor momento. Oposiciones jurídicas

todojuristas

Publicado

en

Las oposiciones en el ámbito jurídico se han convertido en una opción de empleo más que interesante. Se podría decir que con la reactivación de las convocatorias de oposiciones a un empleo público, tras el parón derivado de la pandemia del coronavirus, el interesado estaría frente a una opción con “gran proyección profesional que llega en el mejor momento”, en palabras de Ángela de las Heras, coordinadora general de Oposiciones del CEF.- Centro de Estudios Financieros.

Esta escuela de negocios, que se precia de preparar a opositores desde 1977, subraya que antes de emprender el camino de la formación el interesado debe tener muy claro qué oposición es la que más se ajusta a sus deseos, que es como decir la que más encaja en su verdadera vocación.

Porque el servicio público es vocacional. Es algo que no se cansa de repetir Ángela de las Heras, quien recuerda que el sentido común también ayuda a decantarse por una oposición o por otra. Es evidente que cuando hablamos de oposiciones en el ámbito jurídico poseer conocimientos previos de derecho no solo facilita la labor del estudiante, supone igualmente un revulsivo para cumplir su sueño.

Cuando De las Heras señala que este es “el mejor momento” no es una observación baladí. El pasado 28 de julio se publicaba en el BOE la mayor Oferta de Empleo Público de la historia. Se podría decir que hay plazas para prácticamente todos los Cuerpos de la Administración, incluido el del área jurídica.

Con carácter general, para opositar hay que cumplir unos requisitos generales que son tener cumplidos los 16 años y no exceder la edad máxima de jubilación; poseer la capacidad funcional para desempeñar las tareas del puesto de trabajo; tener la nacionalidad española para los cuerpos especiales -en los cuerpos generales también se pueden presentar los nacidos en otros estados miembros de Unión europea, cónyuges, etc.; y cumplir un requisito académico, que será diferente según la oposición.

Antes de nada, es muy importante informarse de las Oposiciones que hay para saber cuál puede ser la más adecuada para cada uno. En la mayoría de los casos, el interesado encontrará que la dificultad de aprobar una oposición está en el programa, razón por la que es importante saber que en el momento en el opositor domine sus contenidos “las posibilidades de aprobar son elevadísimas”, señala Ángela de las Heras. En otros casos, cuando las oposiciones son de un nivel inferior, la dificultad no es tanto el programa como la competencia. “Esto es importante”, resalta la coordinadora general de Oposiciones del CEF.-, “porque en muchas ocasiones nos fijamos en un programa relativamente corto y más fácil, pero hay que tener en cuenta el número de instancias presentadas”.

Lo que es de conocimiento público es que la Administración es la ‘empresa’ más grande del país, la cual ofrece multitud de posibilidades para trabajar, aunque hay que tener en cuenta determinados aspectos a la hora de elegir una oposición. No es tan fácil como desearlo, ni tan difícil como para renunciar antes de que uno se lo proponga.

Una primera condición es que el programa exigido se adapte al perfil académico del opositor. A un licenciado en Derecho le será más fácil un programa jurídico. También hay que tener en cuenta el número de plazas convocadas e instancias presentadas. Normalmente, las oposiciones del Grupo A (A1 y A2) tienen una buena ratio y la competencia está en el programa.

Atención al tiempo dedicado a preparar la Oposición. Debe tenerse en cuenta que la preparación para una Oposición del Subgrupo A1 requiere entre dos y cuatro años. Es en este punto, debe saberse que la carrera judicial y fiscal necesitará de una preparación de entre cuatro y seis años. Otras oposiciones, como pueden ser las de notarios, registradores, y similares pueden necesitar de estudio más de seis años. En su conjunto, las oposiciones de este Subgrupo A1 requieren dedicación exclusiva, esto es, un número de horas de estudio diario de entre 8 y 10, equivalente a una jornada laboral.

Por su parte, las oposiciones del Subgrupo A2 requieren un tiempo de preparación de entre año y medio y tres años, aproximadamente. La preparación de esta Oposiciones se puede compatibilizar con un trabajo, pero hay que tener en cuenta que se va a competir con un gran número de personas que están dedicadas a preparar la misma oposición.

Las oposiciones del Subgrupo C1 requieren de un tiempo de preparación menor, establecido como media entre uno y dos años, siendo la dificultad principal el elevado número de instancias presentadas.

En cuanto a la regularidad de las convocatorias, lo habitual es que se convoquen todos los años. Si el opositor suspende, podrá volver a presentarse al año siguiente. Esto en lo que concierne a las Oposiciones públicas estatales, pues hay Oposiciones que convocan las Comunidades, Ayuntamientos u otras entidades locales que son “muy irregulares”, recuerda De las Heras.

Con carácter general, y a pesar de que opositar no es un juego de niños, sino una acción que conllevará esfuerzos y dedicación casi plena por parte del interesado, con la preparación de una oposición “se van a adquirir muchas fortalezas, una capacidad de trabajo muy grande, una gran disciplina, capacidad de compromiso y un largo etcétera”. Es algo que destaca mucho Ángela de las Heras, y que transmite a sus alumnos, puesto que suspender una oposición no es cerrar un camino. Hay determinadas oposiciones que incluyen programas formativos muy demandados por las empresas, de modo que el opositor llega a tener una gran formación en las materias exigidas en sus programas. Así que, aunque un camino puede cerrarse, otro se abre, todo ello, gracias a la potente formación recibida.

El CEF.- es el centro preparador de oposiciones a los altos cuerpos de la administración pública líder en resultados. Más de 28.000 opositores han aprobado gracias al MétodoCEF.- Descubre aquí todas las oposiciones que prepara.

Continuar Leyendo

OPOSICIONES

Habilidades que todo Opositor debe tener

todojuristas

Publicado

en

Cuando uno se decanta por opositar a un cargo en la Administración Pública, la motivación principal radica en la obtención de un puesto de trabajo estable, bien remunerado y del que no te pueden echar, salvo determinadas circunstancias. No obstante, esta importante decisión también tiene desventajas, pues al tratarse de un examen en el que te juegas dicho puesto de trabajo, puede que lo apruebes, o puede que no y estés invirtiendo tiempo y esfuerzo sin recibir nada a cambio. Por todo lo anterior, esta opción de futuro, las oposiciones, y más las que implican un gran volumen de temario, no son fáciles para cualquiera. En esta entrada te contamos las 10 habilidades que todo opositor debe tener para superar con éxito las oposiciones a las que se presenta.

 

1. Fuerza de voluntad.

Sin fuerza de voluntad, intentar preparar unas oposiciones es tiempo perdido. De nada sirve programarse empezar a las 8 de la mañana, si el opositor no tiene fuerza de voluntad para levantarse todos los días a las 8 de la mañana, o programarse 7 horas de estudio diarias si el opositor no aguanta sentado ni 3 horas. Las oposiciones son carreras de fondo y hay que tener fuerza de voluntad absolutamente todos los días.

 

2. Capacidad de organización.

El tiempo es oro, y más en el estudio de unas oposiciones. Todo opositor debe ser organizado, tener la capacidad de fijarse unos objetivos semanales y organizarse la semana de tal manera que pueda conseguirlos en el tiempo establecido. Por este motivo, las agendas y los planificadores tienden a convertirse en el mejor aliado de los opositores.

 

3. Autoconocimiento.

Cada persona es un mundo, y conocerse a sí mismo es toda una habilidad que, sin duda, puede beneficiar a un opositor. Saber cuántas hojas somos capaces de estudiar en 1 hora, saber que el día que llueve nos cuesta más estudiar y situaciones por el estilo ayudan al opositor a organizarse mejor y a aprovechar mejor el tiempo.

 

4. Metodología.

Estudiar unas oposiciones también requiere de metodología, esto es, ser capaz de fijar un método de estudio y seguirlo al dedillo todos los días. Por ejemplo, hay opositores que primero dan una vuelta leyendo los temas, una segunda estudiándolos, una tercera haciendo esquemas… y hay otros opositores que no pasan de tema hasta que se lo saben perfectamente. Hay que tratar de no cambiar de método para ser más efectivos.

 

5. Gestión de la información.

Hay oposiciones que implican estudiarse cientos de temas. Esto quiere decir que el opositor debe comprender y memorizar muchísimos conceptos que, en ocasiones, se entremezclan entre sí. Saber gestionar la información, sintetizarla y plasmarla en esquemas es una habilidad muy importante.

 

6. Aprovechamiento del tiempo y capacidad de concentración.

No basta con organizar una jornada de estudio de 7 horas y aplicar un método de estudio concreto todos los días. Hay que aprovechar esas 7 horas delante de los apuntes, evitando cualquier tipo de distracción como móviles, televisión, etc., por lo que la capacidad de concentración y el saber aprovechar el tiempo es fundamental para opositar.

 

7. Paciencia.

Roma no se construyó en una hora. Estudiar unas oposiciones, y más las que cuentan con un gran volumen de temario, requiere tiempo y esfuerzo, por lo que la paciencia se convierte en el mejor aliado de los opositores. No podemos desesperarnos cuando llevemos únicamente dos temas.

 

8. Inteligencia emocional.

Nuestras emociones pueden convertirse en un gran enemigo. La frustración, la ansiedad, la impotencia… Comprender las emociones que sentimos en cada momento y saber gestionarlas es lo que en la actualidad se denomina inteligencia emocional y es una habilidad clave para todo opositor. Si dejamos que la ansiedad nos domine, no seremos capaces de avanzar en el estudio. Hay que saber conocerse a sí mismo y comprender las emociones que vivimos para saber que en el momento que nos entra ansiedad hay que parar de estudiar y salir a dar un paseo, por ejemplo.

 

9. Autosuperación.

Las oposiciones son una carrera de fondo plagada de alegrías, pero también de mucha tristeza y disgustos. Simulacros de examen que no salen como queremos, quedarnos en el primer ejercicio el día de la oposición… Son duros golpes que también hay que saber gestionar. Entender que por mucho que estudiemos y nos hayamos esforzado podemos suspender, y comprender que hay que seguir intentándolo es fácil de decir, pero muy difícil de hacer, por lo que la autosuperación se convierte en una habilidad fundamental de todo opositor.

 

10. Positividad.

Los opositores van a tener que esforzarse mucho, van a recibir muchos golpes, van a llevarse muchos disgustos… Pero es necesario afrontar el conjunto de la oposición con positividad y con la esperanza de que, más tarde o más temprano, llegará su ansiada plaza.

Continuar Leyendo

OPOSICIONES

TJUE Interinos

todojuristas

Publicado

en

¿Quieres saber cuál es la jurisprudencia dictada por El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para los interinos? No te pierdas este post donde te contamos esto y mucho más.

 

¿Cuál es la jurisprudencia del TJUE sobre los interinos?

El TJUE falla contra la perpetuidad de los interinos, esto quiere decir que no obliga al Estado a tomar una decisión con el colectivo, dejando en manos de los jueces cómo sancionar el abuso de la interinidad en cada caso (pidiendo hacerles fijos o indemnizarles).

El veredicto fue emitido el 19 de marzo de 2020 por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) tras varias demandas de trabajadores interinos de España reclamando la fijeza de los interinos. En ese veredicto se reconoce la protección con la que deben contar los trabajadores que llevan muchos años en un puesto de interinos y a los que no se ha asignado la plaza vacante y definitiva por la inexistencia de un proceso de selección.

Además, en esta sentencia se deja claro que los jueces españoles son quienes deben determinar si los procesos selectivos (oposiciones), la transformación de los empleados “no fijos”, en “indefinidos no fijos” y la concesión de indemnizaciones similares a las del despido improcedente son las medidas adecuadas para sancionar los abusos de contratos de duraciones temporales.

 

¿Qué es un interino?

Un interino es aquella persona que ejerce funciones de la Administración, pero con carácter temporal. Según desarrolla el artículo 10 de la Ley del Estado Básico del Empleado Público, es aquel perfil que, por razones justificadas de necesidad y urgencia, son nombrados como tales para el desempeño de funcionaros de carrera en los casos de: existencia de plazas vacantes cuando no sea posible su cobertura, sustitución transitoria de titulares, ejecución de programas no superiores a doce meses o el exceso o acumulación de tareas de un funcionario por seis meses.

Cabe señalar que uno de los motivos por el que las personas se presentan a un puesto de funcionario interino es por la agilidad de estos procesos (mucho más rápidos y fáciles que las oposiciones). Además, este tipo de puestos permiten adquirir experiencia, conocer desde dentro a la administración, poner en práctica lo que se ha estudiado en el caso de opositores que aún no han conseguido aprobar, coger puntos para futuras convocatorias y conseguir una remuneración.

Asimismo, cabe señalar que el cese de los funcionarios interinos se produce cuando finaliza la causa por la que el contrato fue creado o también por la renuncia, por  la pérdida de nacionalidad, la jubilación total, la sanción disciplinaria o la incapacidad. Cabe señalar que hay que saber que este trabajo es temporal y que el objetivo en este tipo de puestos es presentarse a las oposiciones para conseguir una plaza definitiva.

 

¿Qué es el TJUE?

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) interpreta la legislación de la Unión Europea y trata de garantizar que se aplique de la misma forma a todos los países miembros. Entre sus funciones está: interpretar la legislación en las decisiones prejudiciales, aplicar la legislación en los procedimientos de infracción, anular normas europeas si se considera que vulneran los tratados de la UE, garantizar que la UE actúe y sancionar a las instituciones europeas por daños y perjuicios.

Esperamos que este post sobre el veredicto de la TJUE de los interinos te haya servido para comprender mejor la situación actual. Cualquier duda puedes dejarla en los comentarios.

 

Continuar Leyendo

Tendencia