Conecta con nosotros

CURIOSIDADES

¿Qué indicadores confirman que puedes ser un gran abogado?

Yahaira

Publicado

en

¿Alguna vez has pensado que no sirves para ser abogado? ¿Dudas si es la profesión que mejor encaja contigo? Hoy te traemos siete indicadores que pueden ayudarte a encontrar la respuesta que estabas buscando…

  • Tienes sed de justicia, no soportas  ver situaciones injustas a tu alrededor.
  • Tienes constancia en tus convicciones, confías en lo que piensas y lo peleas hasta el final.
  • Posees un espíritu luchador que sale a relucir en todas tus facetas.
  • Inconscientemente cuidas a todos los que están cerca de ti.
  • Tus amigos y familiares te ven como un punto de apoyo y buscan tu consejo.
  • Gozas de buena perspectiva frente a los problemas, tienes una mente conciliadora.
  • Cuando juegas a algo no te gusta perder nunca y eres muy competitivo.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CURIOSIDADES

La figura del consultor jurídico y el caso Juana Rivas ¿Qué relación tienen?

Mireyaaheredia

Publicado

en

Si eres lector de prensa y actualidad seguro que conocerás el nombre de Juana Rivas. 

El caso Juana Rivas tuvo gran repercusión tanto a nivel nacional como internacional, ya que se trataba de un caso de violencia de género y sustracción de menores, en el cual intervenía la ex pareja de Juana de nacionalidad italiana. 

¿Quieres conocer la relación entre la consultoría jurídica y el caso Juana Rivas? ¡Pues sigue leyendo!

En primer lugar, debemos conocer la figura del consultor jurídico. Esta denominación alude al profesional del derecho que se dedica a asesorar, aconsejar e informar sobre las formas de proceder ante una problemática jurídica determinada o una situación de la que se necesita conocer el contenido legal que le afecta. 

Por lo general, un consultor jurídico se dedica también a la asistencia legal especializada según su campo, la elaboración y redacción de informes o dictámenes, la recomendación de actuación y la elaboración de documentos jurídicos. Normalmente se especializan en una rama jurídica específica o en un campo concreto dentro de ella. 

¿Qué lo diferencia de un abogado? ¿Y de un asesor?

La principal diferencia y la más importante es que mientras que abogado y consultor jurídico son profesionales con estudios de grado en Derecho, el abogado va un paso más allá realizando el Máster de Acceso a la Abogacía y Práctica Jurídica, y teniendo que aprobar el examen de Acceso a la profesión de Abogado que realiza el Ministerio de Justicia de forma anual. 

El consultor jurídico no necesita de forma obligatoria más formación que el grado en Derecho. Sin perjuicio alguno de haberse especializado en una rama del derecho de forma voluntaria por medio de cursos, máster o prácticas extra-curriculares. 

Con respecto a la figura del asesor encontramos que los diferencia en concreto la periodicidad de su intervención con respecto a la problemática del cliente, es decir mientras que el asesor mantiene una relación sostenida y continuada en el tiempo, el consultor jurídico resuelve problemas o situaciones concretas y determinadas. No es una relación consultor-cliente continua. 

Por ejemplo, en el caso de una pequeña empresa el asesor será quien esté al tanto de las facturaciones que se realizan anualmente para saber que cómputo de beneficios habrá al final del ejercicio. El consultor jurídico será quien asista a la empresa en el caso de necesitar ayuda ante una problemática en cuanto al origen tales beneficios de un año concreto. 

¿Qué relación existe con el caso Juana Rivas? ¿Qué problemática suscita?

Como hemos visto en líneas anteriores, el consultor jurídico es una persona que posee una cualificación menor que la de un abogado, puesto que no se le exige para ejercer como tal. 

En casos como el de Juana Rivas en el que se trataron temas de gran relevancia penal como son los delitos de sustracción de menores y lesiones por motivo de violencia de género, es muy importante estar asistido por un gran profesional con experiencia en la materia, que sepa como guiarte a la hora de realizar las diferentes actuaciones y distintos pasos procesales. 

En este caso concreto, Juana Rivas acudió a la responsable de Igualdad en el Ayuntamiento de Granada, la cual la asesoró a lo largo de todo el procedimiento. Fueron muy numerosos y de enorme gravedad los errores que se cometieron, tanto a la hora de proceder de Juana, no devolviendo a sus hijos con su padre a Italia cuando correspondía. Así como otros errores procesales al no plantear los recursos correspondientes en la forma y plazo concretos. 

El Colegio de Abogados de Granada denunció a esta consultora jurídica por intrusismo laboral, ya que comenzó a realizar actividades en el discurso de este procedimiento que le correspondían hacerse a un abogado colegiado exclusivamente. 

¿Significa esto que siempre es mejor recibir servicios de un abogado que de un consultor jurídico?

No, un abogado y un consultor jurídico tienen funciones diferentes, lo importante es acudir a cada uno de ellos en función de la problemática que tengas. Normalmente un abogado te podrá solucionar de la misma forma un problema que un consultor jurídico, pero no funciona esta formula al revés. 

En otras ocasiones, es posible que encuentres a un consultor que esté sumamente especializado en un campo concreto y el precio de sus servicios sea mas asequibles que los de un abogado, por tanto podrías acudir perfectamente a él si te resuelve el problema la diligencia y profesionalidad que merece tu caso. 

La clave siempre estará en informarte, pedir segundas opiniones y valorar a nivel personal. 

¡Esperamos haberte ayudado!

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

El equilibrio que necesitas para ser un abogado feliz

Yahaira

Publicado

en

El equilibrio… Ese concepto que queda relegado en el día a día de muchos profesionales del derecho a los que les cuesta mantener un equilibrio entre el trabajo y el tiempo libre. Familia, amigos, formación, dinero, amor, autocuidado… Muchos intereses y objetivos que necesitamos en nuestra vida, pero que nos cuesta gestionar para disfrutar de un desarrollo sano de las tres dimensiones: cuerpo, mente y espíritu. Sigue leyendo para aprender más sobre ti mismo/a y ser consciente de que el sector legal y, sobre todo, la abogacía exigirá no perder de vista estas tres dimensiones para nuestra plenitud personal. ¿Estás listo? ¡Vamos a ello!

De nada sirve centrar nuestro esfuerzo exclusivamente en el cuerpo si nuestra mente no está a la altura. ¡Y qué decir de nuestro espíritu! Un buen abogado o profesional del derecho sabe de primera mano que el sector legal es muy exigente y según nuestros objetivos profesionales puede costarnos la salud. No son pocos los abogados que sufren ansiedad o depresión por su trabajo, y si no me crees te invito a consultar las últimas noticias sobre la materia y a investigar más sobre las cifras en la página web del Consejo de la abogacía española (https://www.abogacia.es/).

Por tanto, antes de ser profesionales del sector debemos ser profesionales conscientes. Personas con la capacidad de reflexionar sobre nosotros mismos y sobre nuestra vida, para así tomar el camino más adecuado y coherente con nuestra plenitud en un sector lleno de oportunidades y adversidades por igual. A veces, por desconocimiento elegimos dedicarnos a la abogacía porque tenemos la falsa creencia de que es la única salida profesional. Sin embargo, nos equivocamos.

Si queremos ser realmente buenos en nuestro trabajo y ser felices, nuestra obligación pasa por cuestionarnos sobre cuál es la mejor opción para nosotros y para nuestro bienestar estar físico, emocional y mental. Un bienestar que va más allá del trabajo y del derecho.

Conoce cuáles son tus tres dimensiones: cuerpo, mente y espíritu

Las tres dimensiones se complementan. Cuando una de las tres se queda desatendida, nos sentimos mal o sufrimos. Hay personas que enferman. Lógicamente, hay profesionales que lo dan todo y se sienten bien con su trabajo, pero lo que a nosotros nos importa es saber si queremos ese estilo de vida.

  • Cuerpo

De estas tres dimensiones es la que más conocemos. La dimensión física la conocemos más porque suele ser la parte de nuestro ser a la que más tiempo dedicamos. ¿Recuerdas aquella frase de “tu cuerpo es tu templo”? Alimentarlo y ejercitarlo de forma diaria es básico para el equilibrio y la felicidad.

  • Mente

¿Cómo escapar de nuestros pensamientos y emociones? Gran parte de nuestra preocupaciones derivan del “run run” mental que creamos nosotros mismos. Trabajar la concentración y tratar de equilibrar nuestra mente es indispensable. Al igual que la gestión emocional de nuestros pensamientos y emociones.

  • El espíritu

Esta suele ser la dimensión más controvertida, pues al final depende de las creencias individuales y culturales de cada uno. En ese sentido, cada persona es libre de desarrollar un espíritu según sus ideales y creencias personales, solo faltaría. Tomar conciencia de nuestro ser puede ser un medio para cuidar nuestro espíritu.

¿Qué actividades realizas para conocer mejor estas tres dimensiones de tu ser?

Principalmente las actividades que te hagan sentir feliz y bien contigo mismo. Cualquier actividad que sientas que alimenta cualquiera de las tres dimensiones es una opción válida para ti. Eso sí, ten en cuenta que “en el equilibrio está la virtud”. Podemos creer que hacer ejercicio físico 24 horas al día y 7 días a la semana es sano y estar equivocados.

– Leer.

– Meditar.

– Escribir.

– Pasar tiempo en soledad o con amigos.

– Practicar deporte como: correr, fútbol, baloncesto, tenis, caminar…

– Dedicar tiempo a tus seres queridos.

– Viajar.

– Naturaleza.

Como veis podríamos continuar esta lista de forma indefinida y no acabar. No obstante, este no es nuestro objetivo. Si retomamos el título de este artículo podremos leer de nuevo que nuestro objetivo es el equilibrio, por tanto, las actividades que nos interesan son aquellas que nos ayudan a mantener un equilibrio para ser felices. Un equilibrio que nos conduce a la reflexión diariamente, pues cada día vivimos con la responsabilidad de elegir la mejor opción dentro de nuestra carrera profesional y nuestra vida.

yahaira

Yahaira Agredo VelásquezEspecialista en comunicación y marketing jurídico. Colaboradora y community manager de Todojuristas.

[/vc_column][/vc_row]

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Conoce las 5 condenas más largas de la historia de nuestro país

Yahaira

Publicado

en

España, muy conocida por el buen clima, la dieta mediterránea y el folclore, también guarda algunas de las historias más macabras que puede albergar un país. Asesinatos, terrorismo, violaciones y otros sucesos han provocado que seamos un país con grandes condenas a nuestras espaldas. ¿Las conocías todas ellas?

Condenados por su participación en el atentado del tren de Atocha Según la ley, la sentencia máxima que pueden cumplir es de 40 años, pero sus condenas son de entre 35.000 y 43.000años de prisión.

Henri Parot: miembro de ETA declarado culpable de 26 asesinatos y 166 intentos de asesinato entre 1978 y 1990 La condena impuesta fue de 4.797 años.

Inés Del Río: autora de 24 asesinatos, perteneciente a ETA y detenida en 1987, fue condenada a 3828 años de cárcel Su salida de la cárcel estaba prevista para 2008, pero la aplicación de la doctrina Parot pospuso su puesta en libertad en 2017. El TEDH se pronunció a su favor y quedó en libertad en 2013.

Antonio y Emilio Izquierdo: protagonizaron la masacre de Puerto Hurraco Asesinaron por las calles de su pueblo natal a nueve personas y causaron lesiones a doce por lo que se les condenó a ambos a 684 años de prisión.

José Antonio Rodríguez Vega, apodado “el mataviejas”: Violó y asesinó al menos a 16 mujeres mayores en Santander, condenado por estos delitos a 440 años de prisión en 1991; en 2002 lo asesinaron en prisión.

Continuar Leyendo

Tendencia