Conecta con nosotros

CURIOSIDADES

Transformación digital de la Abogacía y Legaltech

todojuristas

Publicado

en

La transformación digital avanza imparable en múltiples sectores. La abogacía no es una excepción: está experimentando cambios importantes que todo profesional en el mundo jurídico debe conocer para estar preparado ante los retos actuales y futuros.

 

¿Qué es la transformación digital?

Antes de adentrarnos a analizar las particularidades de la transformación digital en la abogacía es necesario delimitar el abstracto significado de “transformación digital”.

Es difícil encontrar una definición exacta de este término. Si leemos las distintas definiciones, podríamos llegar a la conclusión de que la transformación digital trata de lo siguiente: la adquisición de soluciones tecnológicas o la aplicación eficaz de la tecnología en la organización y procesos propios de un negocio con el fin de mejorar los servicios ofrecidos y, por ende, la experiencia de los clientes. Esta transformación permite que una empresa sea más competitiva y atractiva en el mundo digitalizado actual utilizando la tecnología como medio.

Teniendo en consideración la anterior definición y los objetivos de la transformación digital, es natural que nos preguntemos cómo se traduciría esta transformación en el mundo de la abogacía.

 

La transformación digital de la abogacía

Sin duda, la competitividad basada en la transformación digital ha llegado para quedarse. Aquellos despachos o asesorías jurídicas que no sean capaces de realizar a tiempo este viraje tecnológico podrían quedarse atrás respecto a sus competidores.

Asesorías:

Los cambios a implantar para una adecuada transformación digital pueden ser distintos dependiendo de las características concretas de la empresa o servicio ofrecido. Por ejemplo, las asesorías de empresas que tratan ámbitos como el fiscal o el laboral, podrían integrar sistemas para evitar procesos duplicados en la gestión de la asesoría o utilizar sistemas OCR (Optical Character Recognition) que permitan digitalizar un texto mediante el escaneo. Por otra parte, también sería interesante crear una carpeta digital que aúne diversos documentos para que tanto los profesionales como los clientes tengan fácil acceso a éstos.

Despachos de abogados:

En cuanto a los despachos de abogados, hay que indicar que el fenómeno Legaltech ha influenciado en gran medida en la transformación digital. En el siguiente apartado profundizaremos sobre el legaltech. Ahora es necesario hacer referencia a algunas de las acciones que se podrían llevar a cabo para iniciar esta transformación.

Esta transformación deberá centrarse, entre otras cosas, en mejorar la cadena de valor. Esta cadena de valor hace referencia a los cuatro ciclos de actividades propios del servicio jurídico generadores de valor para los clientes. Son los siguientes:

  • La búsqueda de la respuesta jurídica adecuada para el caso concreto.
  • La materialización de dicha respuesta.
  • La prestación del servicio como tal mediante diferentes interacciones.
  • La captación de nuevos casos.

¿Qué debemos hacer entonces para mejorar esta cadena de valor?:

Debemos ser conscientes de todos los ámbitos a transformar que, dependiendo del alcance que busquemos y su adecuación al despacho concreto, podrían estar resumidos con el acrónimo inglés SMAC:

  • Social: la comunicación entre las diferentes partes.
  • Tecnología móvil: los smartphones usados de modo profesional.
  • Análisis de datos: es vital realizar un adecuado análisis de los datos que nos interesen para tomar decisiones acertadas.
  • Tecnología cloud: esta tecnología permite contratar servicios a bajo coste como, por ejemplo, servicios de almacenamiento en la nube o bases de datos.

Dependiendo del análisis de estos cuatro aspectos, podremos conocer que ámbitos necesitan de una mayor transformación. Algún ejemplo de esta transformación podría ser la creación de una app para smartphones que permita a los clientes realizar consultas y obtener respuestas de modo sencillo. También podría establecerse una herramienta para facilitar la colaboración entre los distintos integrantes del despacho.

Otro punto vital para la transformación digital sería el establecimiento de una página web atractiva, la actividad en las redes sociales o la realización de trabajos de SEO (Search Engine Optimization) para la mejora del posicionamiento de la página web del despacho en los resultados ofrecidos por el buscador de internet.

Si entramos ya en tecnologías más avanzadas podríamos incluso hablar de la aplicación de la Inteligencia Artificial (IA) en los despachos de abogados. Un ejemplo de ello sería su uso en los procesos de selección. La IA es capaz de determinar si un candidato es adecuado para el puesto al que aspira mediante el análisis de toda la información dispuesta en internet sobre esa persona. La IA puede apoyar también la gestión del despacho o hasta puede llegar a generar respuestas óptimas para la resolución de los casos con la introducción de todos los datos necesarios en el sistema.

 

Legaltech

Concepto:

Tanto abogados como estudiantes de Derecho hemos oído alguna vez el término Legaltech y, quizás, en un primer momento, no habremos sabido determinar con exactitud a qué hacía referencia. legaltech es la abreviatura utilizada para Legal Technology. Esta “tecnología legal” engloba las tecnologías que pueden ser utilizadas para prestar servicios legales. Cabe destacar que a día de hoy existe un debate sobre si el término legaltech debe ser sustituido por el de lawtech ya que este último implica el uso de la tecnología más innovadora en aspectos que rebasan lo eminentemente jurídico.

Podríamos definir legaltech como la regulación de la tecnología para proveer servicios legales. Se engloba aquí un conjunto de herramientas para facilitar numerosas tareas realizadas en el sector legal, aumentándose la eficiencia y reduciéndose los costes de éstas. Además, el uso de estas tecnologías puede encararse a la mejora del contacto entre los clientes y abogados. Se está incluso planteándose el uso de robots que puedan asesorar en cuestiones sencillas, lo cual otorga más tiempo para que los abogados puedan dedicarse a cuestiones más complejas que requieran necesariamente de sus aptitudes.

¿Qué herramientas ofrece el legaltech?:

Tal y como mencionamos anteriormente, un ejemplo del uso de la tecnología en el ámbito legal consistiría en la aplicación de un software para mejorar el contacto entre los distintos profesionales del ámbito jurídico y los clientes. También se han utilizado estas tecnologías para implantar programas que realicen ciertas tareas mecánicas de forma automatizada, tales como el análisis o redacción básica de un gran número de documentos, liberando así al abogado de una importante carga de trabajo. No obstante, a pesar del gran número de opciones que nos ofrece el legaltech, se deberá barajar qué combinación de tecnologías es la más adecuada dependiendo del tipo de despacho y  su tamaño.

Las tecnologías utilizadas para la formación de servicios legaltech son de lo más diversas. Algunas de ellas son:

  • Big Data: El Big Data o macrodatos, define un conjunto de datos caracterizados por su gran volumen, variedad y velocidad de entrada (las tres “V”). Esto impide que puedan ser analizados con las técnicas tradicionales y es la razón por la que se necesitan tecnologías específicas para ello. El análisis de estos datos permite tomar decisiones estratégicas a otro nivel. Un ejemplo del uso del Big Data en legaltech sería el almacenaje de todas las resoluciones de un juzgado en la nube para que se determinara mediante análisis si ese juzgado es favorable a la demanda que queremos presentar. Se podría incluso comparar las resoluciones de varios juzgados para saber cuál sería más favorable a la causa de nuestro cliente.
  • Blockchain: La definición de Blockchain es bastante compleja, sin embargo, podemos decir que se trata de una base de datos distribuida en distintos servidores (peer to peer). Esta base de datos recopila transacciones o registros y contiene un registro de tiempo (timestamp) para averiguar cuando se han realizado estas acciones. Su uso en legaltech aún está por determinar, pero ya se ha propuesto registrar ciertos documentos en Blockchain para que estén cifrados y, por tanto, seguros.
  • Bots: Son programas informáticos constituidos por instrucciones preestablecidas que se dedican a realizar tareas automáticas. Existen programas robot que pueden realizar tareas automáticas tales como rellenar documentos. Además, se está dando un mayor uso de los ChatBots en el ámbito legal con el fin de simular un abogado virtual que pueda responder preguntas sencillas de los clientes.
  • Machine learning: Finalmente haremos referencia al machine learning. El machine learning se basa en programar un algoritmo para una máquina y entrenarlo para que obtenga un aprendizaje que le permita realizar ciertas tareas sin necesidad de intervención humana. Con el paso de los días, la máquina toma tantas decisiones que por sí sola puede elegir la decisión más conveniente. Es más, en este ámbito se puede hacer uso del Big Data para la detección de múltiples conductas y patrones futuros. Un ejemplo del uso de machine learning en legaltech lo tenemos en la automatización de ciertos procesos que el ordenador ya ha aprendido a realizar, de modo que los abogados ya no deben hacerlo.

Oportunidades para emprender:

Legaltech no es solo tecnología aplicable a tareas del mundo legal, sino que puede ser la oportunidad para emprender un negocio y ser nosotros mismos los que ofrezcamos estos servicios en el ámbito jurídico. De hecho, España es el segundo país en Europa donde se invierte en estas tecnologías. A día de hoy existen interesantes startups españolas que ofrecen estas tecnologías tales como Red Points, el cual ofrece un software para la identificación o eliminación automatizada de falsificaciones y contenido digital procedente de la piratería, o Reclamador, cuya función en encargarse de gestionar reclamaciones online contra aerolíneas, ayuntamientos, bancos etc.

Ya fuera de España encontramos empresas legaltech con bastante recorrido como la estadounidense Legalzoom, la cual pretende acercar los servicios legales a ciudadanos de clase media. Ofrecen la formación de documentos legales u otras actividades como el registro de una marca con o sin necesidad de abogado. Existe incluso un modelo de suscripción para obtener asesoramiento legal a un precio asequible. También ofrecen servicios para la constitución de negocios.

Otro ejemplo de empresa legaltech es Casetext. Casetext ofrece un buscador de jurisprudencia y todo tipo de documentos legales de forma muy precisa a precio asequible. También permite acceder a análisis sobre los diferentes juzgados y abogados.

Estas empresas son solo ejemplos, pero existen muchas más tales como Clerky, Rocket Lawyer, Ravel Law, Ross etc.

Como podemos observar, iniciar una startup para ofrecer servicios legaltech puede ser un proyecto más que interesante que puede ayudar a mejorar el sector legal de forma significativa.

 

Conclusiones:

La transformación digital ha constituido toda una revolución en el mundo de la abogacía. Las diferencias competitivas entre aquellos que apuestan por la innovación y aquellos que se niegan a los cambios se están percibiendo más que nunca. Es por ello que es necesario adaptarse para no quedarse atrás y entender esta transformación como una oportunidad para mejorar.

Por otra parte, conocer el legaltech y sus potenciales beneficios es esencial para todo aquel despacho que pretenda obtener un mayor éxito en su transformación digital. Además, brinda nuevas oportunidades de negocio que podrían redirigir nuestro futuro profesional.

Autor: Rebeca Centelles Ebrí, graduada en Derecho por la Universitat Jaume I, apasionada por la tecnología y el Derecho. Actualmente cursando el Máster de Acceso a la Abogacía por la Universitat Jaume I.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CURIOSIDADES

El sector jurídico en la era digital

todojuristas

Publicado

en

La transformación digital de los últimos años no ha dejado indiferente a nadie y no ha sido distinto para los operadores jurídicos. Hoy la tecnología es indispensable en el trabajo diario de cualquier despacho, aunque sabemos que su grado de implementación no resulta similar en todos los niveles. Nuestra forma de actuar ha cambiado radicalmente, sólo hace falta mirar nuestros teléfonos móviles para darnos cuenta de la tecnología que usamos día a día.

El concepto LegalTech no es nuevo pero es en los últimos años cuando está tomando realmente fuerza y es objeto incluso de estudios especializados en las universidades. No paramos de leer que tras la crisis sanitaria que ha sufrido nuestro país la mayoría de firmas legales, pequeñas, medianas y grandes, se han visto obligadas a adelantar esa transformación necesaria y apostar por servicios menos presenciales para los clientes. El uso de la tecnología en el mundo del Derecho es ya el presente y no el futuro.

 

Pero… ¿QUÉ ENTENDEMOS POR LEGALTECH?

De todas las definiciones posibles la más acertada, entendiéndola en un concepto amplio, sería la de aquellas herramientas tecnológicas o digitales que están al servicio del derecho, es decir, aquél software utilizado con finalidad jurídica.

Un concepto más cercano al uso de las tecnologías en los despachos, nos acerca a plataformas que encontramos en internet o programas informáticos específicos que nos sirven de soporte para trabajar. Las posibilidades por tanto de la LegalTech parecen infinitas.

 

¿DÓNDE SE DESELVUELVEN LAS TECNOLOGÍAS DEL DERECHO EN NUESTRO PAÍS?

La LegalTech española se enfoca principalmente en software de gestión, plataformas para interponer reclamaciones de manera online, marketplace o páginas web que comparan profesionales y nos sirven de lugar para ser visibles a clientes u otros compañeros, generadores automáticos de documentación legal y soportes para dar validez probatoria a documentación digital. A pesar de esta lista, encontramos un sinfín de aplicaciones más; bases de datos y de análisis jurisprudencial, buscadores de errores en documentos jurídicos o plataformas enfocadas en el e-learning y webinars para seguir aprendiendo.

Haciendo un resumen de las principales herramientas que podemos encontrar en el mercado y que podrían tener un enorme impacto en nuestros despachos aparecen las LegalTech enfocadas a la organización (software de gestión). Plataformas que nos permiten controlar toda la planificación del trabajo desde una simple App; avisos automatizados, expedientes electrónicos en la nube, orden de prioridad en las notificaciones, controlar las actuaciones realizadas o gestionar la facturación que llevemos. Podemos encontrar un amplio abanico de posibilidades según el gestor que elijamos, con distintas configuraciones y precios según las funcionalidades que busquemos.

Otras de las LegalTech de mayor impacto son las páginas web de comparadores de profesionales, establecen clasificaciones y organizan a los abogados según sus especialidades, lugar de trabajo y éxito en litigios. En ocasiones permiten el contacto directo del cliente con el abogado que desean contratar. Como letrado, aparecer en estas webs supone un elemento diferenciador en relación a la competencia. La presencia en internet es una necesidad palpable del sector jurídico ya que los clientes acuden asiduamente a los buscadores para obtener información sobre la calidad del servicio que quieren recibir y comparar precios.

Otra LegalTech diferenciadora para el letrado en su trabajo diario es el software de análisis de jurisprudencia y las bases de datos. Existen plataformas que utilizan la tecnología del Big Data basada en el tratamiento masivo de datos cruzados y complejos sistemas matemáticos de estadística que nos permiten conocer o predecir cuál es la viabilidad de un asunto si llega a los tribunales. La Inteligencia Artificial está cada día más presente entre los abogados. Trasladado a un ejemplo práctico, nos permitiría saber cuáles son las cuantías de pensiones de alimentos que se aplican en casos similares al nuestro en algún juzgado de primera instancia concreto y darnos un porcentaje aproximado de éxito.

 

Entonces… ¿LA LEGALTECH ES EXCLUSIVAMENTE PARA DESPACHOS PROFESIONALES?

La respuesta debe ser contundentemente no. El ámbito de desarrollo de las tecnologías al servicio del derecho abarca mucho más que su uso exclusivo por despachos. Como ya hemos visto, existen plataformas, respaldadas por letrados, creadas para realizar reclamaciones o que proveen a los usuarios de contratos tipo. El sector legal en este ámbito se encamina a la autogestión del cliente que ve reducidos los costes de acudir directamente a un despacho y se somete al proceso intuitivo y sencillo de la contratación online.

La LegalTech llega incluso a los Colegios Profesionales que adquieren productos y servicios para sus colegiados, facilitándoles muchísimo su labor de trabajo. Pensemos en el tratamiento informático que reciben las solicitudes del turno de oficio y cómo se encaminan cada vez más a una automatización absoluta.

Las universidades y los principales centros de estudios también implementan cada vez más el uso de las tecnologías dando acceso a sus alumnos, incluso las Administraciones Públicas también se han subido al carro, el ejemplo más claro en el sector de la abogacía lo encontramos en LexNet, usado para comunicarnos con órganos judiciales.

 

¿POR QUÉ DEBERÍAS IMPLEMENTAR LAS TECNOLOGÍAS EN TU DESPACHO?

Muchos profesionales creen que someterse a los procesos de digitalización resulta excesivamente caro y que el uso de las tecnologías está reservado en exclusiva para las grandes firmas legales que pueden afrontar los costos. Esto es un error común, a día de hoy las plataformas ofrecen tarifas de servicio realmente baratas para el beneficio que podemos obtener.

Otros creen que en su especialización no es posible usar las nuevas tecnologías. Nada más lejos de la realidad, el ejemplo lo encontramos en el ámbito del derecho de familia dónde aparecen iniciativas digitales que facilitan las relaciones post-matrimoniales o herramientas para realizar los cálculos de la pena a imponer en la jurisdicción penal.

Únicamente es cuestión de buscar la LegalTech que más se ajuste a nuestras necesidades y al servicio jurídico que ofertemos.

El letrado que está bien formado en nuevas tecnologías y que intenta estar al día en todas las novedades del mercado se diferenciará, podrá ser más eficiente y dará a sus clientes un mejor servicio. Las LegalTech están siendo sin duda un punto de inflexión en el mundo jurídico, nuevas oportunidades de negocio que se abren paso y que no podemos ignorar si queremos crecer como profesionales.

Autor: José Manuel López Medina. Graduado en Derecho y estudiante de Máster de Acceso a la Abogacía.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

7 hábitos para Abogados productivos

todojuristas

Publicado

en

Es fundamental analizar qué nuevos hábitos vamos a incorporar en nuestra rutina para llegar a nuestra meta propuesta. En esta entrada os propongo 7 nuevos hábitos que podemos incorporar a nuestra rutina que nos ayudarán a afrontar de forma efectiva los retos que el futuro cercano nos plantea.

 

1. Gestiona tu tiempo.

La organización y la planificación son dos elementos indispensables a la hora de lograr nuestros objetivos. Sirven tanto para evitar la procastinación como para analizar las tareas a las que estamos dedicando más tiempo, observando si con esa distribución estamos siendo realmente eficaces.

Existen numerosas técnicas de organización y planificación. Cada persona deberá trabajar por seleccionar la más adecuada para su situación personal. En esta entrada, os propongo uno de los muchos sistemas que existen, que podéis comenzar a poner en práctica y, poco a poco, ir customizándolo según vuestras necesidades.

En primer lugar, es imprescindible centrar los objetivos. Existe una tendencia, denominada SMART, que establece que para que un objetivo esté bien definido, deberá ser sencillo, medible, alcanzable, relevante y temporal. Por lo tanto, deberemos concretar unos objetivos concretos y realistas en un espacio temporal delimitado. Podemos utilizar el tradicional papel físico o algunas de las herramientas digitales actuales (por ejemplo, la aplicación Notion).

En segundo lugar, resulta muy útil analizar nuestro día a día y revisar cuáles son las tareas que estamos realizando. La técnica del Time blocking es una forma de construir bloques de tareas diarias (por ejemplo, estudio de casos, tareas de gestión etc), asignarles una hora y duración y comprometerse a realizarla. Podemos utilizar para esto, por ejemplo, Google Calendar.

 

2. Trabaja tu creatividad.

Sí, la creatividad es una habilidad que se puede trabajar y, por lo tanto, desarrollar. Los abogados, desde nuestros inicios en la facultad de derecho, hemos visto muy potenciada nuestra capacidad de deducción, análisis y memorización, todas ellas habilidades relacionadas con el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro.

La parte creativa la hemos dejado de lado durante tanto tiempo que parece que sea imposible recuperarla o activarla. No más lejos de la realidad. Existen numerosas formas de trabajar la creatividad; te propongo dos de ellas.

En primer lugar, las Morning Pages. Se trata de iniciar el hábito de escribir tres páginas al día, todos los días. Al inicio, esta actividad será un desafío importante. Sin embargo, con el paso del tiempo verás como tu habilidad de escritura se va potenciando y, así, tu habilidad de expresar y crear con mayor facilidad.

Otro recurso que podemos utilizar para mejorar nuestra creatividad, de una forma más intelectual, es tratar de cambiar los constantes pensamientos de “Si, pero…”, por “Si, y además…”.

 

3. Fórmate en nuevas áreas, infórmate.

Hoy más que nunca, el “reciclaje formativo” es imprescindible. Lo que ayer era comúnmente utilizado, puede que mañana resulte obsoleto. Por eso, es imprescindible que se continúe estudiando e indagando sobre diferentes aspectos, no solo circunscritos al derecho. La interdependencia entre sectores está en nuestro día a día, por lo que debemos aprovechar las sinergias positivas que esto conlleva.

 

4. Pregunta, escucha.

Todos hemos vivido situaciones muy difíciles. Tanto a tus clientes, como a tus trabajadores o compañeros, les resultará agradable sentir ese grado de comprensión, de empatía. Esto ayudará a generar un clima de confianza, que se traducirá en fidelidad.

Existe una tendencia en el sector legal (ya incorporada a otros mercados) denominada el Customer Centric. Esta tendencia consiste, en síntesis, en poner al cliente en el centro de tu negocio. De esta forma, los servicios ofrecidos se basarán en las necesidades reales de los consumidores y serán, además de percibidas como únicas y diferenciales, efectivas soluciones a sus problemas o respuestas a sus preguntas. Esta tendencia solo será efectiva si realmente se escuchan las necesidades o problemas de los clientes.

En el entorno laboral, este nuevo hábito permitirá desarrollar la habilidad de la comunicación asertiva, generando entornos de trabajo colaborativos, de creación de ideas, reduciendo en consecuencia la competitividad y la tensión propias de este sector.

 

5. Haz

“Aprender y no hacer, no es realmente aprender. Saber y no hacer, no es realmente saber” (Stephen R. Covey). El denominador común de ambas afirmaciones radica en el verbo hacer.

Esta palabra parece simple, fácil. Sin embargo, en numerosas ocasiones, nos proponemos retos, hábitos o proyectos que nunca llegan a ver la luz simplemente porque no se llegaron a poner en marcha. Solamente haciendo podremos equivocarnos y, solo entonces, rectificar. De esta forma, nuestra creación (ya sea un producto, un servicio o un hábito) se adaptará de forma efectiva a la realidad, siendo cada vez más perfecto. Es importante tener en cuenta que vivimos una época de cambios y dinamismo, el famoso entorno VUCAD, por lo que si incorporamos este hábito podremos adaptarnos con mayor facilidad a este nuevo paradigma.

 

6. Actívate

El ejercicio físico diario ayuda a reducir los niveles de estrés que tan característicos son en nuestra profesión. Por lo que, tal y como se afirmaba en la época romana, “mens sana in corpore sano”.

 

7. Estar abierto o abierta al cambio.

Uno de los retos de la abogacía actual ante el cambio de paradigma es que, tradicionalmente, el sector ha evolucionado despacio, cauteloso. En este momento, avanza (innova) deprisa, por lo que la no adaptación al cambio (o adaptación tardía) supone una desventaja competitiva. Incorporar estos nuevos hábitos puede ayudarnos a poseer la actitud proactiva que el entorno demanda en la actualidad.

Autor: Laura Cánovas Peláez. Asesora jurídica en Cánovas Abogados.

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Juicios Telemáticos: Retos de la comunicación digital

todojuristas

Publicado

en

Para una sociedad y sus individuos, la comunicación es uno de los pilares esenciales: sin comunicación no sería posible entender, compartir y construir. Desde las Ciencias Sociales muchos de los estudios de principios de siglo se centraron en entender sus fundamentos en la era digital. Hasta el punto que hoy en día “Comunicación Digital” es una asignatura bastante común en muchos Grados de Universidad.

Ahora que debido a la Covid-19 los juicios telemáticos aumentan, para poder abordar los retos jurídicos que este tipo de juicios presentan desde otra perspectiva, puede resultar interesante recordar algunas de las claves de la comunicación digital.

 

El ruido dificulta la comunicación

Empecemos por lo más básico. Decía el sociólogo Jürgen Habermas que  para que la comunicación sea eficaz se necesita el menor ruido posible: que a poder ser nada distorsione el mensaje que transmite el emisor al receptor.

Esta es una condición que no se da cuando se pone una pantalla de por medio: los problemas tecnológicos hacen que la imagen se congele o que la conexión se pierda y, por tanto, que el emisor esté obligado a repetir su mensaje. Distorsionando, de este modo, el mensaje inicial y minando la paciencia y capacidad de escucha del receptor.

Por lo tanto, no parece muy correcto que alguien no pueda defenderse de manera eficaz por problemas tecnológicos totalmente ajenos a su persona.

 

La no presencialidad dificulta la comunicación

Escuché decir al periodista Iñaki Gabilondo que uno de los problemas de la radio era la dificultad de transmitir la ironía: el hecho de no tener presente a tu interlocutor dificulta la comprensión del contexto, de la intencionalidad y del tono del mensaje.

Estos elementos son totalmente necesarias para una comunicación eficaz: al no poder ver, sentir, casi tocar al interlocutor será más difícil entender lo que dice, y sobre todo, lo que no dice. Será más complicado escuchar los énfasis que haga y, todavía más complicado, identificar los gestos y las respuestas que  rehúyen a la pregunta.

Por lo tanto, no parece muy correcto que el testimonio de alguien quede desvirtuado por las declaraciones mediadas por ordenador.

 

La distancia deshumaniza las decisiones

Millgram en su ya histórico experimento (https://www.youtube.com/watch?v=mOUEC5YXV8U), una de las cosas que demostró es que la distancia y la falta de contacto entre individuos son elementos que enfrian la comunicación: resultando más fácil tomar decisiones inhumanas y aceptar la autoridad de manera obediente, casi sumisa.

Resulta más fácil no empatizar con otra persona, mentir y reproducir cualquier discurso que haya sido dado por una autoridad (bien sea una autoridad moral o una autoridad intelectual).

Por lo tanto, no parece muy adecuado que una persona pueda declarar algo que otra persona haya dictado o que la distancia humana esté desde el punto de partida.

 

Diferentes competencias digitales, diferente eficacia comunicativa

Es cierto, esto ya ocurre también en cualquier tipo comunicación sin necesidad de que sea digital. El problema es que la brecha aumenta ya que la comunicación digital está mediada por tecnologías que, en primer lugar, no están al alcance de toda la ciudadanía y, en segundo lugar, su conocimiento y destreza varía dependiendo de variables sociales y laborales.

Es una anécdota muy repetida, pero no por ello pierde interés: el propio Richard Nixon admitió que perdió el debate electoral y probablemente las elecciones porque John F. Kennedy supo descifrar mejor los códigos de la Televisión (maquillaje, color, mirada…).

Hoy en día, aunque parezca increíble, no toda la ciudadanía tiene acceso a las tecnologías digitales y, por lo tanto, la destreza y el saber descifrar los códigos digitales también depende de la clase social. Es más, algo que la anécdota también revela, las personas de edad avanzada no se desenvolverán del mismo modo que la juventud.

Por lo tanto, no parece muy adecuado que una persona mayor de clase baja no pueda transmitir su mensaje, es decir, no pueda defenderse con las mismas oportunidades que otros ciudadanos.

 

¿Qué hacer con los juicios telemáticos?

Evidentemente, no es una respuesta que se sitúe dentro mi competencia o de mi conocimiento. Las ideas anteriores, por tanto, no son una crítica a los juicios telemáticos; son más bien unos apuntes básicos desde otra disciplina que pueden servir de ayuda para responder la cuestión.

Por supuesto, los juicios telemáticos son una gran herramienta para aquellas ocasiones en las que el desplazamiento sea costoso o resulte complicado.

La cuestión es si se deben popularizar, si los juicios telemáticos deben ser la tónica general. La comunicación digital nos dice que es prematuro:

  • Hay grandes lagunas comunicativas (bien sea por problemas tecnológicos o por desigualdades económicas).
  • Se corre el riesgo de que el emisor no pueda transmitir su mensaje como quisiera o que incluso no pueda ni transmitirlo.
  • Es más, se corre el riesgo de que dependiendo, por ejemplo, de la clase social o la edad se pueda comunicar un mensaje de manera más o menos efectiva.

Por todo ello, desde una perspectiva sociológica y comunicativa, y para salvaguardar los principios rectores de la Justicia, no cabe más que cuestionar y aportar otros elementos para la reflexión que se está dando en el sector legal.

Autor: Koldo Diaz Bizkarguenaga. Realizó su investigación Postdoctoral en University College London. Doctor en Sociología (estancias de investigación, entre otras, en University of Oxford), Master en Big Data & BI y finalizando Grado en Derecho. Trabaja como consultor tecnológico y Profesor en la UPV-EHU.

Continuar Leyendo

Tendencia

Copyright © 2019 Todojuristas.com Todos los Derechos Reservados