Conecta con nosotros

CURIOSIDADES

La Abogacía Probono

todojuristas

Publicado

en

La vocación de los profesionales de la abogacía es palpable en algunos de los instrumentos previstos por nuestro ordenamiento jurídico. Uno de estos instrumentos es la abogacía pro bono, o en interés público. Los abogados, en el ejercicio de su profesión y ante una causa en la que una de las partes no tiene recursos suficientes para costearse una defensa letrada, pueden actuar pro bono.

 

1.¿Cuál es la diferencia entre la justicia pro bono y la justicia gratuita?

Tal y como os contábamos en entradas anteriores, la justicia gratuita, regulada en la Ley 1/1996 de 10 de enero (LAJG), tiene por finalidad otorgar asistencia jurídica gratuita a los ciudadanos que, en un determinado litigio, no pueden costearse la defensa letrada por carecer de medios económicos. En este caso, al abogado del turno de oficio le retribuye su servicio el Estado, mediando, por tanto, una contribución de carácter compensatorio.

Sin embargo, el caso de la abogacía pro bono es bien distinto, pues el abogado ejerce la defensa de manera altruista, voluntaria y no retribuida, ni por una administración pública, ni por un organismo privado. Como mucho, en caso de ganar el juicio, puede percibir las costas de la parte que pierde el litigio.

También el ámbito subjetivo difiere en uno y otro caso, pues el abogado del turno de oficio defiende la causa de los ciudadanos sin medios económicos y el abogado pro bono defiende a personas, grupos o entidades, como pudiesen serlo las ONG, que persigan una causa de “interés público” como las relacionadas con la protección del medio ambiente, la protección de los derechos humanos, la defensa de los consumidores, etc. En definitiva, el abogado que actúa pro bono busca defender los valores intrínsecos a todo Estado de Derecho que, en muchas ocasiones, quedan desamparados por disfunciones legislativas o burocráticas.

Por último, no hay que interpretar la abogacía pro bono como una competencia o una alternativa a la asistencia jurídica gratuita, sino como un complemento a ésta.

 

2.¿Quién puede actuar como abogado pro bono?

Cualquier abogado colegiado y en activo puede defender causas pro bono, esto es, de manera desinteresada.

Tener Comités Pro Bono es muy habitual en grandes despachos de abogados por dos razones: porque así lo fijan sus códigos de responsabilidad empresarial y porque a través de estas causas pueden formar a sus jóvenes abogados para adquirir competencias y que, poco a poco, consigan desenvolverse en juicios con mayores implicaciones.

En España, es el Consejo General de la Abogacía Española quien actualiza el registro de los abogados o despachos de abogados que actúan pro bono.

Además, existe la denominada Fundación Pro Bono España, cuya misión consiste en “coordinar y promover el trabajo y cultura pro bono con el fin de fortalecer el tercer sector a través del derecho como herramienta transformadora y multiplicadora del impacto social”. Son lo que en otros países se denomina una clearinghouse, es decir, un centro de coordinación que actúa como intermediario entre organizaciones sociales que necesitan asistencia legal y abogados con capacidad de ayudar.

 

3. ¿Es realmente desinteresada la actuación pro bono?

Aquí entramos en un debate complicado, pues si bien la teoría nos dice que la abogacía pro bono es totalmente desinteresada y, por tanto no remunerada en términos económicos, ¿reciben estos abogados otro tipo de contraprestación aunque no sea puramente económica? Muchos despachos de abogados y abogados independientes publicitan su actividad pro bono, así como los resultados de dicha actividad, obteniendo, de esta manera, un reconocimiento social y un aumento de prestigio que, en muchas ocasiones, compensa más que la propia remuneración que el abogado pudiese obtener. Es cierto que se están defendiendo causas muy legítimas y otorgando asistencia jurídica a personas o colectivos que, de otro modo, carecerían de ella, pero no podemos olvidar el componente publicitario que llevan aparejada toda esta serie de actuaciones.

Con todo, la abogacía pro bono o el pro bono legal no deja de ser una herramienta útil para proteger el Estado de Derecho y los valores democráticos por los que cualquier Estado debe regirse.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CURIOSIDADES

Sentencias de los ERES

todojuristas

Publicado

en

¿Estás buscando información sobre los ERES y la Sentencia de los ERES? ¡No te pierdas este post donde te explicamos todo lo que tienes que saber!

¿Qué es un ERE y tipos de ERE?

Un ERE o Expediente de Regulación de empleo es un mecanismo legal por el que una empresa obtiene la autorización para despedir colectivamente a parte de sus trabajadores, debido a una situación económicamente inestable o a causas organizativas, técnicas o de producción. Esta autorización se obtiene a través de la Administración Competente, que en España son las comunidades autónomas y están regulados en la Ley del Estatuto de los Trabajadores, en el artículo 51, aprobado mediante el Real Decreto Legislativo 2/2015 del 23 de octubre.

 

Existen diferentes tipos de ERE, que se adaptan a las circunstancias de cada empresa:

  • ERE de extinción: supone el cese definitivo de la relación entre la empresa y los trabajadores incluidos. También se conoce como despido colectivo.
  • ERE de suspensión: no se pone fin a la relación laboral, pero se suspende durante un periodo de tiempo la actividad de algunos o de todos los trabajadores.
  • ERE de reducción: se mantiene el contrato y la relación de la empresa con los trabajadores pero se reducen las horas o días de la jornada laboral.

Derechos de los trabajadores ante un ERE

Los trabajadores que se ven afectados por un Expediente de Regulación de empleo disponen de una serie de derechos:

  • Tienen el derecho de ser indemnizados con una cuantía mínima 20 días por año trabajado.
  • Tienen que recibir la prestación de desempleo.
  • Pueden ser incluidos en un plan de colocación realizado por agencias externas.
  • Si no se cumple algunos de los derechos o todos los requisitos legales, los trabajadores tienen el derecho de impugnar judicialmente el ERE.

Diferencias entre un ERE y un ERTE

La principal diferencia entre un ERE y un ERTE (Expediente Temporal de Regulación del Empleo), es que el primero supone un despido colectivo de los trabajadores y el segundo solo la suspensión temporal de un contrato laboral. El segundo es, por lo tanto, un ERE de suspensión.

El fraude del famoso “Caso ERE”

Entre 2001 y 2010 la Junta de Andalucía distribuyó más de 600 millones de euros en ayudas a empresas que estaban en crisis, repartiendo una ayuda económica a los diferentes trabajadores. Sin embargo, se descubrió que había personas que se beneficiaban de esas ayudas sin haber trabajado en esas empresas.

Estas irregularidades, que fueron formalizadas como un ERE, fueron acompañadas de otros delitos y hechos fraudulentos. El juicio terminó después de un año y 152 sesiones, convirtiéndose en el segundo juicio más largo de la historia de la democracia española.

La sentencia del ERE se dio a conocer a finales de 2019, un año después del fin de los juicios y dieciocho años después del comienzo de la malversación. Esta sentencia, estableció una condena de 6 años de cárcel y 15 años de inhabilitación para el expresidente de la junta de Andalucía, José Antonio Griñán. El antecesor del cargo, Manuel Chaves, fue condenado a 9 años de inhabilitación.

¡Esperamos que este post te haya servido para entender mejor el concepto de ERE y las Sentencias de los ERES!

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

Chistes sobre Abogados, para sacarte una carcajada

todojuristas

Publicado

en

Hoy, desde TodoJuristas, nos gustaría sacarte una carcajada, o incluso diez, porque la vida (y nuestra profesión) hay que tomársela con sentido del humor. Por eso, te hemos recopilado algunos de los mejores chistes sobre abogados y leyes, que más risas nos han robado. ¡Disfrútalos!

1- ¡Libertad!

En un juicio, el magistrado serio y rotundo, avisa: el próximo que hable, se va a la calle. En ese momento, el acusado se levanta y grita: ¡Viva!

2- El robo.

Dos ladrones entraron a robar en un despacho de abogados. Durante el robo, los abogados les pillaron y les hicieron frente, aunque al final, los ladrones lograron escapar.

Durante la huida, hablan entre ellos:

– Bueno, no está mal. Entre los dos hemos conseguido 25 €.

– ¡Ya te advertí que no debíamos robar en despachos de abogados! ¡Cuando entramos, teníamos 100 €!

3- ¿Está seguro?

Durante un juicio, se interroga al acusado:

– ¿Mató usted a la víctima?

– No.

– Le recuerdo que está bajo juramento. ¿Conoce cuál es la pena por perjurio?

– Pues la verdad es que no, pero seguro que es menor que por asesinato.

4- Pregunte…

Un cliente entra en un despacho de abogados.

– Buenos días, ¿cuánto cobra por una consulta rápida?

– Serán 100 euros por tres preguntas.

– Es un poco caro, ¿no?

– ¿Cuál es su tercera pregunta?

5- Cuando el trabajo ha sido impecable.

Tras ganar un juicio, el abogado y su cliente hablan.

–  Gracias a mi defensa, ¡ha sido declarado inocente! Ahora, en confianza, dígame: ¿de verdad robó el banco?

El cliente le responde:

– Pues creo que sí, pero después de oír sus alegaciones ya no estoy tan seguro.

6- Los perros, mejor atados.

El perro de un abogado, corriendo sin correa, entró en una carnicería y robó un trozo de carne. El carnicero, al verlo, persiguió al perro hasta llegar a la oficina del abogado y le pregunta:

– Oiga, si un perro entra corriendo en mi carnicería y roba un pedazo de

carne, ¿tengo derecho a exigirle al dueño que me pague la carne que se

llevó?

El abogado contesta:

– Claro que sí.

– Entonces me debe usted 8 euros. Su perro me acaba de robar medio kilo de carne.

El abogado sin decir ni una palabra, decide sacar su talonario y le entrega al carnicero un cheque por valor de 8 euros.

Dos días después, el carnicero encuentra un sobre del abogado en su buzón. Al abrirlo, encuentra una factura de 50 € en concepto de honorarios por la consulta.

7- Tartamudos

En el despacho:

– ¿Caballero, cómo se llama usted?

– Me llamo Fr-Fra-Francisco Ga-Ga-García Fe-Fer-nández.

– Vaya, es usted tartamudo…

– ¡Para nada!. Mi padre era tartamudo y el que me inscribió en el Registro Civil, un payaso.

¿Qué te han parecido estos chistes sobre abogados? ¿Conoces alguno más que no puede faltar en tus fiestas? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Continuar Leyendo

CURIOSIDADES

8 frases de Abogados que te sorprenderán

todojuristas

Publicado

en

8 frases de Abogados que te sorprenderán

La abogacía es una profesión que hace historia. Y, desde hace siglos, podemos encontrar en grandes figuras de la humanidad citas y frases sobre abogados que son para enmarcar. Hoy, queremos dejarte algunas de ellas que, probablemente, no conocías… ¿o sí?

1- “Rompí un espejo y obtuve siete años de mala suerte. Mi abogado cree que pueden quedarse en cinco.”

El cómico y ganador de un OSCAR Stephen Wright (1955), nos dejó esta curiosa frase ante los micrófonos. Desde luego, romper un espejo trae consigo mala suerte… salvo que tengas un abogado. O mejor: un buen abogado.

2- “Si no hubiese malas personas, no habría buenos abogados.”

La obra del escritor Charles Dickens (1812-1870) es de sobra conocida. Y uno de sus escritos más famosos es “La tienda de antigüedades”, una novela publicada en 1840. Entre sus textos, encontramos esa frase sobre abogados, que da mucho que pensar.

3- “Las leyes de cada uno son convertibles en las leyes de cualquier otro.”

El filósofo y escritor Ralph Waldo Emerson (1803-1882) destacó por haber definido los principios del trascendentalismo en el siglo XIX. En esta frase para la posteridad, hablaba sobre lo subjetivas que son las leyes, y lo mucho que cambian en un mundo en constante evolución.

4- “Un abogado sin historia ni literatura es un mecánico, un mero albañil de obra. Si posee algún conocimiento de éstas, puede aventurarse a llamarse arquitecto.”

El escritor de obras como Ivanhoe o Rob Roy, el británico Sir Walter Scott (1771-1832), halagó, como solo él podía hacer, a los abogados con esta frase. Por algo muchos de nuestros despachos están rodeados de libros, ¿no crees?

5- “Solo los abogados y los pintores pueden convertir el blanco en negro.” Esta frase sobre abogados viene de un antiguo proverbio japonés. Se desconoce la autoría, pero representa muy bien lo que es esta profesión y el duro trabajo que hay en la lucha por un mundo más justo.

6- “Un abogado es una persona que escribe un documento de 10.000 palabras y lo llama “escrito”.

Franz Kafka (1883-1924) no podía faltar en una lista de citas célebres. El autor de obras indispensables en la literatura, como La metamorfosis o El proceso, recordó de esta cómica manera a la figura del abogado.

7- “Los abogados son como los médicos: lo que dice uno, lo contradice el otro.”

Esta frase sobre abogados, en tono humorístico, tiene la firma del escritor y novelista Sholem Aleichem (1859-1916). El escritor de Estrellas errantes sabía muy bien que cada abogado lucha por su trabajo y por sus clientes, y lo representó de esta manera con una cita que ha pasado a la historia.

8- “Desinforme a su médico, no a su abogado.”

Y acabamos con una cita de abogados que nos ha sacado una sonrisa, firmada por Benjamin Franklin (1706-1790). Y es que, como bien dijo, si hay que decirle alguna mentira a alguien, es mejor mentir a un médico… que a un abogado.

Fácil: un abogado sabe muy bien cuando algo es un engaño. Incluso mejor que un profesional de la sanidad.

Estas son algunas de las frases sobre abogados dichas por figuras históricas que más nos han gustado. ¿Conoces alguna más? ¿Cuál es tu favorita? ¡Cuéntanos aquí debajo!

Continuar Leyendo

Tendencia