Conecta con nosotros

OPOSICIONES

Opositar, una ‘carrera’ de fondo. 10 claves que debes conocer

todojuristas

Publicado

en

oposiciones derecho

Presentarse a una Oposición no es una acción que se limite solo a estudiar. Conlleva tener en cuenta ciertas consideraciones, algunas de ellas personales, como la de si realmente el candidato desea ejercer las funciones laborales para las que se va a preparar. O si está emocionalmente en condiciones para afrontar un periodo de su vida en el que deberá estar dispuesto a renunciar a aspectos que, probablemente, no consideró cuando inició este camino de preparación.

En los últimos años, la crisis y la escasez de ofertas de trabajo han convertido a las oposiciones en una opción mucho más buscada que antes. Así, muchas personas, jóvenes recién diplomados y licenciados o profesionales con experiencia, se han zambullido de cabeza en el océano de las oposiciones con la esperanza de alcanzar un puesto seguro, un puesto para toda la vida.

Pero ¿saben todos ellos cómo hay que afrontar este tipo de prueba? ¿conocen los mejores métodos para triunfar? ¿saben a cuánto tiempo de estudio y preparación se enfrentan? ¿cómo realizar los exámenes y pruebas correspondientes? ¿Y la actitud y habilidades necesarias para mantener la motivación, la energía, la constancia y la fuerza de voluntad necesaria durante el recorrido?

Una oposición es comparable con una carrera de fondo, una maratón y, como tal, hay que planificarla, prepararla bien y dosificar las fuerzas. Una persona que cae en la precipitación, ansiosa por el resultado, sufrirá durante el recorrido y es más probable que abandone ante las primeras dificultades o dudas.

El CEF.- Centro de Estudios Financieros, referente en España en la preparación de Oposiciones a las Administraciones Públicas, presenta este Decálogo para superar una Oposición con éxito desde el aprovechamiento de las cualidades y aptitudes necesarias

1.-Ilusión, lo primero.

Es el combustible de la motivación que mantendrá viva la decisión de seguir adelante durante todo el tiempo de estudio y la voluntad de mantener el esfuerzo para concluirlo. Pero ¡cuidado! la hipermotivación puede conllevar grandes desilusiones en caso de fallar.

 

2.-Capacidad de organizarse y voluntad de mantener el esfuerzo para concluir lo que ha empezado.

La organización y planificación del estudio contribuye a lograr un equilibrio entre el tiempo, el contenido y el esfuerzo o trabajo invertido. La gestión del tiempo eficaz es imprescindible en un proceso de este tipo, en tanto que la voluntad le permitirá salvar los obstáculos y tentaciones que vayan surgiendo por el recorrido.

 

3.-Disciplina y automotivación.

La disciplina garantiza que llevemos a cabo de manera regular lo que nos hemos propuesto y, sobre todo, cuando la voluntad o las fuerzas flaquean, que es cuando aparecerá la automotivación, para alimentar de nuevo las expectativas y mantener viva la ambición frente al desgaste psicológico.

 

4.-Resiliencia y visión de futuro.

Visualizar las metas, el premio… ayuda a hacer más fácil el camino porque coloca al opositor en el lugar que quiere estar y le familiariza con el objetivo. Junto a la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas, el fin del proceso no puede ser sino el éxito.

 

5.-Apoyos y actitud luchadora.

Familia, amigos y acudir a un centro de preparación especializada contribuyen enormemente al éxito de quien oposita, quien debe abanderar una actitud luchadora, de esfuerzo y positiva.

 

6.- Información adecuada y veraz.

Con el fin de elegir con buen criterio la Oposición será importante seleccionar bien las fuentes, como los son el BOE, las webs oficiales de los organismos convocantes y los centros preparadores.

 

7.- Compatibilidad con la vida personal.

La alta dedicación y nivel de compromiso que representa estudiar una oposición hacen que sea incompatible con determinadas situaciones personales. Es preciso que el candidato se asegure de que podrá destinar varios meses o años de su vida a una actividad no remunerada y que le ocupará un importante espacio de tiempo.

 

8.- Perfil adecuado.

El candidato debe tener presente que el trabajo al que opta ha de gustarle, pues lo ejercerá muchos años. También será interesante averiguar qué opciones de desarrollo de carrera o de promoción nos puede ofrecer el puesto elegido.

 

9.- Estar dispuesto a cambiar de residencia.

Resultará útil averiguar dónde están esas plazas a las que optamos. También conviene conocer de antemano los niveles salariales en los que se mueve el cuerpo y plaza para los que nos estamos presentando.

 

10.- Vocación de servicio.

El candidato no debe olvidar que un funcionario es, ante todo, un servidor público, y sin tener una clara vocación de servicio será muy difícil que pueda llegar a sentirse realizado y tener éxito en su futura profesión.

 

La Escuela de Negocios CEF.-, que forma parte del Grupo Educativo CEF.- UDIMA, comparte su formación en las modalidades presencial, semipresencial, online y telepresencial. Así, en sus centros de Barcelona, Madrid, Valencia y Santo Domingo (República Dominicana) genera hasta 100 clases simultáneas en directo y unas 200 horas de formación diaria desde sus aulas virtuales.

La preparación de Oposiciones a la Administración pública, del que el CEF.- es un referente desde 1977, ha sido la última de las formaciones que se ha incorporado al modelo telepresencial, aprovechando para ello la dilatada experiencia tecnológica en este ámbito de la Universidad UDIMA. En todos los procesos se aprovecha al máximo el uso de las nuevas tecnologías, dando acceso a los estudiantes al Campus Virtual de manera que puedan acceder fácilmente a todos los recursos disponibles: foros, temarios y manuales de estudios, progreso académico, etc.

La modalidad telepresencial se fundamenta en clases en directo, en las que el profesor interactúa con el alumno, que puede preguntar dudas y participar como si de una clase presencial se tratase. El aula ahora es virtual y en el inicio del curso el alumno recibe unas claves de acceso al Campus virtual, donde tiene a su disposición todos los materiales del curso en PDF, sesiones explicativas, un chat o foros donde interactuar con profesores y compañeros o las actividades que realice a lo largo del curso.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

OPOSICIONES

Oposiciones Inspector de trabajo y de la seguridad social

todojuristas

Publicado

en

INTRODUCCIÓN SOBRE LAS OPOSICIONES A INSPECTOR DE TRABAJO Y DE LA SEGURIDAD SOCIAL

Si buscas información sobre las oposiciones a Inspector de trabajo y de la seguridad social  aprovechamos esta entrada del blog para explicarte con detalle todo lo que debes saber sobre este perfil profesional. Un Inspector de Trabajo y Seguridad Social es un funcionario de carrera perteneciente al Subrgupo A1, pudiendo llegar a ocupar tal puesto una vez superadas las Oposiciones, ya sea por el sistema de acceso libre o por el sistema de promoción interna.

Dado que existen diferencias entre el temario y el proceso selectivo de quienes opositan por turno libre y de quienes lo hacen por promoción interna, es necesario explicar de forma separada en qué consiste cada uno de ellos.

REQUISITOS DE ACCESO

Para presentarse a las oposiciones al Cuerpo Superior de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social, es necesario cumplir una serie de requisitos, que son los siguientes:

  • Tener nacionalidad española.
  • Haber cumplido los 16 años y no exceder de la edad máxima de jubilación forzosa.
  • Estar en posesión del título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o Grado.
  • Tener la capacidad funcional necesaria para el desempeño de las funciones propias del cargo.
  • En caso de promoción interna, el candidato deberá pertenecer como funcionario de carrera a alguno de los Cuerpos o Escalas de la Administración General del Estado o del resto de Administraciones o a alguno de los Cuerpos o Escalas Postales y Telegráficos, en todo caso en el Subgrupo A2, y haber prestado servicios efectivos en dicho Cuerpo durante al menos dos años.

 

TEMARIO DE LAS OPOSICIONES A INSPECTOR DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL

  1. Sistema de acceso libre

El temario se divide en tres grandes bloques, que guardan estrecha relación con el contenido de cada uno de los ejercicios de la fase de oposición que se explicará posteriormente.

El primer bloque tiene carácter obligatorio y abarca las siguientes materias:

  • Organización de las Administraciones Públicas (11 temas)
  • Derecho de la Unión Europea (4 temas)
  • Derecho Administrativo (17 temas)

El segundo bloque se desglosa en dos partes optativas, a cada una de las cuales corresponde un temario:

  • Primera parte optativa:
  • Derecho Civil (14 temas)
  • Derecho Mercantil (10 temas)
  • Derecho Penal (3 temas)
  • Economía y Contabilidad (9 temas)
  • Derecho Tributario (5 temas)

Segunda parte optativa: Prevención de riesgos laborales (41 temas)

Por otro lado, el segundo ejercicio, tal como se explicó en el apartado anterior, se divide en cuatro partes a las que corresponde el siguiente temario, respectivamente:

  • Derecho del Trabajo. Relaciones laborales individuales y colectivas. Derecho sindical (57 temas).
  • Seguridad Social (49 temas).
  • Prevención de riesgos laborales (33 temas).
  • Inspección de Trabajo y Procedimiento (29 temas).
  1. Ingreso por promoción interna

Quienes pertenezcan al Cuerpo de Subinspectores Laborales (Escala de Empleo y Seguridad Social) y quieran ser Inspectores de Trabajo y Seguridad Social a través del sistema de promoción interna deberán estudiar un temario similar al anterior, aunque más reducido:

Para el primer ejercicio, habrán de prepararse las siguientes materias:

  • Derecho del Trabajo. Relaciones Laborales Individuales y Colectivas. Derecho Sindical (38 temas).
  • Seguridad Social (10 temas).

El segundo ejercicio versará sobre los siguientes aspectos:

  • Prevención de Riesgos Laborales (33 temas).
  • Inspección de Trabajo y Procedimiento (15 temas).

Para una correcta preparación del temario, es aconsejable acudir a academias especializadas en este tipo de Oposición, que podrán ser tanto presenciales, como online, con el objetivo de asegurar que en todo momento se maneje un temario actualizado y de que realicen un seguimiento continuado acerca de la evolución del opositor.

 

EXAMEN DE ACCESO AL PUESTO DE INSPECTOR DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL

  1. Proceso selectivo para el ingreso por el sistema de acceso libre

Fase de oposición

El opositor deberá superar cuatro ejercicios eliminatorios para poder realizar con posterioridad un curso selectivo.

El primer ejercicio se celebra simultáneamente en Madrid y Barcelona y consiste en desarrollar por escrito diez epígrafes elegidos por el Tribunal, de los cuales cinco corresponderán al primer bloque explicado en el apartado de Temario y otros cinco versarán sobre la primera o la segunda parte optativa del segundo bloque, a elección del aspirante.

El tiempo máximo de que disponen los candidatos es de 4 horas, procediendo después a la lectura pública de este ejercicio, sin que el Tribunal realice preguntas sobre la exposición realizada debido a que se valoran los conocimientos, la claridad y el orden de ideas y la expresión escrita.

Dado que cada epígrafe se valorará con una puntuación de entre 0 y 6, la calificación final oscilará entre 0 y 60 puntos, debiendo obtenerse al menos 30 puntos para superar el ejercicio.

El segundo ejercicio consiste en exponer oralmente cuatro temas extraídos al azar de entre los enumerados en el apartado Temario para este ejercicio, de manera que deberá presentarse un tema de cada una de las partes en que se divide dicho temario.

En este caso, el tiempo máximo será de 5 minutos para elaborar un esquema (para lo que podrá consultarse el programa publicado en el BOE) y de 50 minutos para la exposición oral, siguiendo el orden de extracción de los temas. Una vez finalizada la presentación, el Tribunal puede realizar preguntas en un tiempo máximo de 10 minutos con el objetivo de valorar la extensión y profundidad de los conocimientos, la claridad y orden en la exposición y la comunicación oral.

La calificación de cada tema será de entre 0 y 15, de modo que la puntuación máxima a obtener será de 60, debiendo conseguirse al menos 4 puntos en cada tema para aprobarlo y 30 puntos en la totalidad del ejercicio para superarlo.

El tercer ejercicio está orientado a elaborar un informe o resolución por escrito en base a dispuestos de inspección, teniendo en cuenta las materias que se estudian a lo largo de todo el temario.

Para realizar este examen, los candidatos dispondrán de un máximo de 4 horas, garantizándose en la entrega el anonimato del opositor, por lo que no habrá lectura pública posterior ni preguntas del Tribunal. Aquí se valoran los conocimientos, la capacidad de análisis técnico y jurídico, el conocimiento de la normativa social y la sistemática y claridad de la exposición escrita.

La calificación mínima será de 0 puntos y la máxima, de 60, siendo necesario para superar el ejercicio obtener, al menos, 30 puntos.

El último ejercicio es un examen de idiomas, en el que se deberá traducir al castellano un texto redactado en el idioma elegido por el opositor de entre inglés, francés y alemán. Se puede escoger más de un idioma, en cuyo caso deberá figurar en primer lugar el idioma por el que se optó primero.

La duración máxima de esta última prueba es de 1 hora y 30 minutos y, de igual forma, se garantizará el anonimato del aspirante y no habrá preguntas por parte del Tribunal.

Este ejercicio se valorará con un máximo de 12 puntos, debiendo alcanzarse como mínimo los 6 puntos. En caso de haber optado por más de un idioma, la calificación a partir del segundo idioma podrá incrementar la calificación final con un máximo de 8 puntos, sin que la valoración total del ejercicio pueda superar los 20 puntos.

Cuando exista empate de puntuaciones finales entre varios candidatos, se seguirá el siguiente orden de prelación:

  • Mayor puntuación en el segundo ejercicio.
  • Mayor puntuación en el tercer ejercicio.
  • Mayor puntuación en el primer ejercicio.
  • Mayor puntuación en el cuatro ejercicio.

Quienes obtengan una calificación superior al 60% de la puntuación máxima que puede conseguirse en el primer ejercicio y no superen finalmente la fase de oposición, estarán exentos de realizar ese primer ejercicio en la convocatoria siguiente, manteniéndose la nota obtenida en esta convocatoria, salvo que hubiera modificación del temario y/o de la forma de calificación.

Curso selectivo

Una vez superada la fase de oposición, los aspirantes serán nombrados funcionarios en prácticas y realizarán un curso selectivo de 400 horas lectivas distribuidas en un tiempo máximo de 5 meses cuya asistencia será obligatoria, debiendo obtener al menos el 50% de la calificación máxima en cada una de las áreas que se estudian, pudiendo realizar en el plazo máximo de un mes una recuperación en aquellas cuya calificación sea inferior a la indicada, pudiendo obtener en dichas áreas una calificación máxima del 50%.

En este caso, la valoración se hará otorgando entre 0 y 160 puntos, siendo necesario obtener, como mínimo, 80 puntos para superarlo y no haber obtenido en ningún área una calificación inferior al 40% de la que se prevea como máxima.

Aprobada la primera parte del curso selectivo, los candidatos deben realizar un supuesto sobre temas y casos relacionados con la actividad inspectora en un tiempo máximo de 4 horas, con ayuda de los materiales en formato papel o electrónico facilitados por el Tribunal. La calificación irá de 0 a 40 puntos, debiendo conseguir, al menos, 20 puntos.

Quienes superen la fase de oposición, pero no el curso selectivo podrán conservar la puntuación obtenida en la fase de oposición para la siguiente convocatoria, quedando así exentos de su realización, siempre que no se produzcan variaciones importantes en el desarrollo de los ejercicios.

La misma exención se aplicará respecto de la fase de oposición y de la primera parte del curso selectivo para aquellos que no superen la segunda parte del curso selectivo.

Los candidatos que superen ambas fases de la Oposición, realizarán un periodo de prácticas en sus Comunidades Autónomas o ciudades de residencia hasta que sean nombrados funcionarios en prácticas en la categoría de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social (subgrupo A1).

  1. Proceso selectivo para el ingreso por el sistema de promoción interna

Los aspirantes por el sistema de promoción interna deben superar la fase de oposición, la fase de concurso y el curso selectivo para poder acceder al puesto de Inspector de Trabajo y Seguridad Social.

Dado que existen particularidades en el desarrollo de cada una de las fases atendiendo al Cuerpo o Escala al que pertenezcan los opositores, resulta recomendable consultar los criterios establecidos en la convocatoria a la que el candidato vaya a presentarse.

En este caso, puede obtenerse más información en  https://boe.es/boe/dias/2018/10/22/pdfs/BOE-A-2018-14427.pdf.

 

CONVOCATORIA DE LA OPOSICIÓN A INSPECTOR DE TRABAJO Y DE LA SEGURIDAD SOCIAL

El 22 de octubre de 2018 se publicó en el BOE la convocatoria de las pruebas selectivas para ingreso, tanto por turno libre como por promoción interna, en el Cuerpo Superior de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social:

  • Por el sistema de acceso libre, se convocaron 96 plazas, de las cuales 45 obedecían a una oferta de empleo público extraordinaria para el refuerzo de la lucha contra el fraude fiscal, en la Seguridad Social, en el ámbito laboral y del control del gasto; 45 se convocaban como una oferta ordinaria de empleo público; y 6 en relación con el traspaso de funciones y servicios a la Generalitat de Cataluña en materia de función pública inspectora de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

De todas ellas, se reservaban 4 plazas para personas con una discapacidad igual o superior al 33%.

  • Por el sistema de promoción interna, el número de plazas convocadas por el es de solo 10, quedando 1 de ellas reservada para personas con una discapacidad igual o superior al 33%.

La solicitud para realizar el examen debía presentarse entre el 23 de octubre de 2018 y el 20 de noviembre de 2018.

Toda la información al respecto puede consultarse en https://boe.es/boe/dias/2018/10/22/pdfs/BOE-A-2018-14427.pdf.

 

FUNCIONES QUE REALIZA UN INSPECTOR DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL

Un Inspector de Trabajo y Seguridad Social deberá realizar las siguientes funciones:

Funciones de vigilancia y control, entre otras:

  • Vigilancia del cumplimiento de las obligaciones laborales y de Seguridad Social de empresas y trabajadores, exigiendo responsabilidad ante una infracción o incumplimiento, pudiendo conceder un plazo para subsanar las deficiencias advertidas antes de iniciar un expediente sancionador.
  • Inicio del procedimiento sancionador extendiendo acta de infracción.
  • Requerimientos de pago por deudas a la Seguridad Social.
  • Práctica de actas de liquidación para incoar expedientes liquidatorios por deudas a la Seguridad Social y otros conceptos de recaudación conjunta o bonificaciones indebidas.
  • Informar y asesorar a los órganos jurisdiccionales y administrativos y a los agentes sociales acerca de la aplicación y cumplimiento de las normas sociales.
  • Informar a los SEPE en materia de orientación, capacitación y formación profesional para el empleo de aquellos trabajadores que se encuentren en situación laboral no declarada o irregular.

Funciones de asistencia técnica:

  • Dar información y asistencia técnica a las empresas en relación con la función inspectora.
  • Facilitar información y asistencia técnica a los trabajadores y/o a sus representantes, con el objetivo principal de hacerles saber los resultados y consecuencias de la actuación inspectora cuando hayan sido ellos quienes hayan presentado una denuncia, indicándoles qué vías judiciales y administrativas tienen a su disposición cuando se vean afectados por el incumplimiento de la empresa en materia laboral.
  • Proponer a su superior jerárquico formular comunicaciones y/o demandas de oficio ante los Juzgados y Tribunales de lo Social.
  • Informar a los órganos u organismos competentes del resultado de la investigación a fin de identificar a los responsables del incumplimiento, incluyendo a los responsables solidarios o subsidiarios, y señalar bienes para hacer efectiva la ejecución.
  • Emitir los informes que les sean solicitados por los órganos judiciales.

Funciones de conciliación, mediación y arbitraje ante la existencia de conflictos en el seno de las relaciones laborales.

 

SUELDO DE UN INSPECTOR DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL

Los Inspectores de Hacienda son funcionarios de carrera que perciben un sueldo bruto inicial entre los 42.000 y los 45.000 € brutos, que posteriormente podrá ir incrementándose por factores como la antigüedad, las pagas extra u otros complementos salariales.

Continuar Leyendo

OPOSICIONES

Oposiciones Abogado del Estado

todojuristas

Publicado

en

INTRODUCCIÓN A LAS OPOSICIONES A ABOGADO DEL ESTADO

El Cuerpo de Abogados del Estado depende de la Dirección del Servicio Jurídico del Estado que está adscrita al Ministerio de Justicia, de forma que pueden prestar su servicio en la Dirección del Servicio Jurídico del Estado, en los diferentes Ministerios o en la Administración periférica.

Ser Abogado del Estado es una de las muchísimas salidas profesionales de la carrera universitaria de Derecho, si bien es una de las más complejas por el voluminoso temario que debe prepararse. Por tanto, quienes decidan embarcarse en esta Oposición a Abogado del Estado deben tener auténtica vocación por ocupar este puesto, que es muy similar al de cualquier otro Abogado, si bien siendo la prioridad la salvaguarda del interés general y el servicio a la Administración Pública.

Por otro lado, es una de las profesiones mejor pagadas en nuestro país, por lo que quienes accedan al Cuerpo gozarán de una buena situación económica, que, a fin de cuentas, compensa el esfuerzo durante la Oposición y la gran responsabilidad del cargo.

REQUISITOS DE ACCESO

Para poder participar en el proceso de selección para acceder por oposición al Cuerpo de Abogados del Estado, se exigen determinados requisitos:

  • Tener nacionalidad española.
  • Ser mayor de edad y no haber alcanzado edad de jubilación.
  • Estar en posesión del título de Licenciado o Graduado en Derecho.
  • No padecer enfermedad ni estar afectado por limitación física o psíquica incompatible con el desempeño de las correspondientes funciones.
  • No haber sido separado, mediante expediente disciplinario, del servicio de cualquiera de las Administraciones Públicas ni hallarse inhabilitado para el desempeño de las funciones públicas.

TEMARIO DE LAS OPOSICIONES A ABOGADO DEL ESTADO

El programa de las Oposiciones a Abogado del Estado está compuesto por 465 temas, que versan sobre las principales ramas del Derecho:

  • Derecho Civil (96 temas).
  • Derecho Hipotecario (28 temas).
  • Derecho Procesal (73 temas).
  • Derecho Mercantil (40 temas).
  • Derecho del Trabajo (18 temas).
  • Derecho Constitucional (32 temas).
  • Derecho Administrativo (76 temas).
  • Derecho Financiero y Tributario (48 temas).
  • Derecho Internacional Público y de la Unión Europea (23 temas).
  • Derecho Penal (31 temas).

PROCESO DE SELECCIÓN

El proceso selectivo consta de cinco ejercicios:

El primer ejercicio consiste en exponer oralmente ocho temas extraídos al azar y por el siguiente orden:

  • Dos temas de Derecho Civil.
  • Un tema de Derecho Hipotecario.
  • Dos temas de Derecho Procesal.
  • Un tema de Derecho Mercantil.
  • Un tema de Derecho del Trabajo.

Para realizar este ejercicio, se dispone de un máximo de 65 minutos, siendo obligatorio emplear un mínimo de 5 minutos en la presentación de cada uno de los temas.

Cada uno de los temas se calificará con una puntuación de entre 0 y 10 puntos.

En el segundo ejercicio se deben exponer de forma oral siete temas extraídos al azar acerca de las siguientes materias del programa:

  • Un tema de Derecho Constitucional.
  • Dos temas de Derecho Administrativo.
  • Dos temas de Hacienda Pública.
  • Un tema de Derecho Internacional Público y Derecho Comunitario Europeo.
  • Un tema de Derecho Penal.

Al igual que en el primer ejercicio, cada aspirante cuenta con un máximo de 65 minutos, debiendo dedicar a cada tema un mínimo de 5 minutos.

La calificación mínima de cada tema es de 0 puntos y la máxima, de 10 puntos.

El tercer ejercicio es una prueba de idiomas que se divide en dos partes:

  • La primera de ellas consiste en acreditar oralmente ante el Tribunal conocimientos suficientes en lectura y traducción del idioma escogido, que será inglés o francés. Esta primera parte tiene carácter obligatorio y eliminatorio. La puntuación de esta prueba oscila entre 0 y 10 puntos.
  • En la segunda parte, igualmente hay que acreditar oralmente ante el Tribunal conocimientos suficientes de lectura y traducción del idioma elegido entre cualquiera de los oficiales de la Unión Europea, debiendo ser distinto al idioma escogido para realizar la primera parte. En este caso, la prueba tiene carácter voluntario y no eliminatorio. La valoración será de 0 a 10 puntos, de tal forma que toda calificación igual o superior a 5 se acumula a la puntuación final de este tercer ejercicio.

El cuarto ejercicio presenta carácter práctico y consiste en realizar una actuación escrita en un asunto judicial en que sea parte el Estado o las Entidades de Derecho Público vinculadas o dependientes de la Administración General del Estado.

La duración máxima es de 10 horas, pudiendo los candidatos consultar textos legales y jurisprudenciales en soporte papel e informático.

El quinto y último ejercicio reviste también carácter práctico, debiendo el aspirante informar por escrito sobre algún asunto jurídico en que se muestre como interesada la Administración General del Estado o sus Entidades Públicas o dependientes.

El tiempo máximo es de 10 horas, permitiéndose a los aspirantes consultar textos legales y jurisprudenciales, tanto en soporte papel como en soporte informático.

CONVOCATORIA

Las Oposiciones a Abogado del Estado se suelen convocar con una periodicidad de año y medio.

Para conocer todo lo relativo a los requisitos de acceso, el temario y el proceso de selección, se puede consultar la convocatoria publicada en el BOE, disponible en https://www.boe.es/boe/dias/2017/12/23/pdfs/BOE-A-2017-15409.pdf y en https://www.boe.es/boe/dias/2016/06/09/pdfs/BOE-A-2016-5634.pdf.

FUNCIONES DE UN ABOGADO DEL ESTADO

Un Abogado del Estado es un letrado al servicio de la Administración Pública para velar y salvaguardar el interés general, de forma que no escoge clientes ni los asuntos cuya defensa debe asumir.

Sus funciones se pueden condensar en las siguientes:

  • Asesoramiento jurídico a la Administración General del Estado y a sus Organismos autónomos y al Reino de España, así como –cuando proceda normativa o convencionalmente– a las demás Entidades y Organismos públicos, sociedades mercantiles estatales y fundaciones con participación estatal.
  • Representación y defensa en procesos nacionales, europeos e internacionales de los órganos constitucionales y demás Entidades mencionadas anteriormente que no tengan un régimen especial, excepto el Ministerio de Defensa y la Administración de la Seguridad Social, que cuentan con su cuerpo especial de Letrados.
  • Colaboración con las Comunidades Autónomas y Entes de la Administración Local.
  • Promoción de trabajos de investigación y organización de actividades cuya finalidad sea el conocimiento y la difusión de materias y cuestiones jurídicas de ámbito nacional e internacional, así como la organización de actividades de formación y perfeccionamiento del personal del Servicio Jurídico del Estado, en coordinación con el Centro de Estudios Jurídicos, el Instituto Nacional de Administración Púbica y otros centros de formación de funcionarios.
  • Gestión económico-financiera y presupuestaria del Servicio Jurídico del Estado.
  • Administración y gestión de los funcionarios del Cuerpo de Abogados del Estado que no estén atribuidas a otros órganos superiores.

En el ejercicio de sus funciones, están sometidos al principio de dependencia jerárquica, sin que puedan ejercitar acciones, desistir o transigir sobre las acciones entabladas sin habilitación expresa del Director del Servicio Jurídico.

SUELDO DE UN ABOGADO DEL ESTADO

El Cuerpo de Abogados del Estado es uno de los cuerpos mejor remunerados de España, ya que quienes ocupan este puesto perciben un sueldo anual próximo a los 70.000€.

Continuar Leyendo

OPOSICIONES

¿Pensando en Opositar? 10 preguntas y respuestas para principiantes

todojuristas

Publicado

en

Autor: Carlos Viader Castro

Nacido en 1986, cursó Derecho y Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Complutense de Madrid, licenciándose en ambas en 2010. Comienza entonces la preparación de las oposiciones de Judicatura, las cuales aprobaría en abril de 2012.  Ingresa a continuación en la Escuela Judicial, incorporándose al servicio activo en 2014. Desde 2016, es titular del Juzgado de lo Penal 1 de Melilla.

Miembro del Comité Nacional de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria desde 2017, ha publicado en sus boletines y revistas, además es colaborador habitual en distintos portales jurídicos y medios de comunicación.

En este artículo trato de plantearos las preguntas más frecuentes que uno debe hacerse cuando piensa en comenzar a opositar, junto con unas respuestas que, desde la experiencia del opositor que he sido, os propongo. De todos modos, cada oposición, y cada opositor es un mundo, así que me limito a daros una pincelada general para tratar de orientaros en este duro camino. ¡Empezamos!

Lo primero, ¿es mi camino opositar?

Existe un altísimo porcentaje de abandono en el estudio de las oposiciones, y la respuesta a ese fenómeno es que muchas personas se compran los temarios y emprenden el estudio sin estar realmente convencidas de lo que están haciendo. Las oposiciones no son para todos.

Para empezar, debes plantearte si quieres ser funcionario. En España, a casi todos nos han inculcado en nuestras familias que nos convirtamos en funcionarios, consiguiendo así una estabilidad económica de por vida. Sin embargo, ser funcionario no es la panacea para todo el mundo, tal vez tu camino sea ser emprendedor, y montar tu propia empresa; o trabajar de abogado o consultor en el sector privado, donde muchos ven una carrera profesional mucho más dinámica y vigorizante. También está el factor económico: en determinados sectores privados se puede llegar a ganar mucho más dinero que en el público. Si tu ambición es económica, tal vez el ámbito público no sea el tuyo, aunque siempre tendrás la posibilidad de aprobar, estar unos años en la Administración y pasarte al sector privado. En algunos sectores, como el de la Abogacía del Estado, el nivel de excedencia es elevadísimo.

Para seguir, debes analizar tu personalidad y tus capacidades: la oposición requiere sobre todo constancia, concentración, memoria, y, para algunas, también análisis numérico y contable. Si eres de los que se distrae fácilmente u odias memorizar, tal vez la oposición no sea tu camino.

¿Qué oposición elijo?

Las oposiciones se organizan por niveles dependiendo del grado de estudios que exijan. Por ejemplo, para acceder a unas oposiciones del Grupo A1 (las más duras), será necesario que estés en posesión de un grado o licenciatura, mientras que para acceder al cuerpo de funcionarios del Grupo C2 será suficiente con el Título de Graduado en ESO. Para algunas oposiciones, como Judicatura o Abogacía del Estado, es necesario que ese grado o licenciatura sea necesariamente en Derecho.

Es importante que te informes bien de los temarios y de las expectativas laborales de cada oposición. Acércate a sesiones informativas de academias que preparen oposiciones, y ponte en contacto con funcionarios que ya hayan aprobado la oposición que te planteas. Para eso, redes sociales como Twitter son muy útiles. Trata de hablar con funcionarios jóvenes (tienen la oposición reciente), pero también con los que no lo sean tanto, te podrán dar una perspectiva más completa de la carrera profesional en la que estés interesado. Es evidente, pero no está de más recordarlo: es esencial que te guste el trabajo que desempeñarás si apruebas.

Por último, sé consciente de tus fuertes y de tus debilidades: si eres bueno con los números, plantéate alguna oposición que lleve en el temario matemáticas, estadística o contabilidad (Inspección de Hacienda o Técnico Comercial y Economista del Estado). Si tienes una gran memoria y tienes facilidad de palabra, apuesta por Judicatura, Notarías o Registros. Si los nervios son tu problema, y te ves incapaz de “cantar” temas delante de un tribunal, opta por oposiciones que no cuenten con examen oral (Técnico de Hacienda, Policía Nacional, Gestor Procesal, etc.)

¿Preparo solo o por academia o preparador?

Si tus recursos económicos te lo permiten, lo mejor es que recurras a una academia o a un preparador, ya que te ayudarán a estructurarte el temario, te llevarán un control del estudio, y sentirás una presión constante que siempre es buena para estudiar y evitar relajarse demasiado. También podrán proporcionarte esquemas, temarios y actualizaciones que te ahorrarán mucho tiempo de trabajo.

A la hora de elegirlos, no se tratará tanto de conectar personalmente como de que se trate de personas competentes, que se tomen tu oposición tan en serio como tú. Pregúntales directamente su experiencia y su nivel de aprobados, e infórmate también a través de personas que ya hayan hecho uso de sus servicios.

¿Puedo opositar mientras trabajo?

Si quieres compatibilizar trabajo y oposición, aprobar no es imposible, pero es mucho más complicado, si bien siempre dependerá del nivel de exigencia de la oposición que elijas. Evidentemente, el tiempo que tardarás en aprobar será presumiblemente mayor que el de quien no tiene ninguna obligación más que estudiar, pero no serías el primero en conseguirlo. Analiza las oposiciones que hay, el número de temas que tiene cada una, los tipos de ejercicio que implican, tus capacidades y el tiempo del que dispones y adopta una decisión realista.

¿Hay alguna fórmula mágica para aprobar una oposición?

Ninguna fórmula garantiza el aprobado, pero sí hay una que te puede ayudar bastante. Los ingredientes son: constancia, esfuerzo, motivación, y REALISMO. Debes ser sincero contigo mismo en relación a tus capacidades, al tiempo real que le estás dedicando, y a si estás dando todo de ti o no. A estos factores que dependen de ti se unen otros que no: el número de plazas convocadas, la frecuencia de las convocatorias y el número de competidores. Cuanto más trabajes los primeros, menos te afectarán los segundos.

¿Cuántos años se tarda en aprobar una oposición?

Como decía al inicio del artículo, cada opositor es diferente y una misma oposición puede costarle a uno cinco años y a otro dos. Pero sí es cierto que existen estadísticas que te pueden ayudar a hacerte una idea. Por ejemplo, el Consejo General del Poder Judicial publica anualmente la media de tiempo de preparación de los recién aprobados de Judicatura, la cual obtiene mediante encuestas realizadas a los alumnos de la Escuela Judicial, ascendiendo en 2019 a 4 años y 8 meses. Pero ese dato no deja de ser eso, un dato: trata de aprobar en el menor tiempo posible, evitando relajarte porque la oposición que estudias, de media, se tarde mucho en aprobar.

¿Cuándo debo abandonar la oposición?

Se trata de una decisión dura y personalísima, pero que en ocasiones en necesario adoptar. Debes analizar si, en el tiempo que llevas estudiando, has aprobado alguno de los exámenes de la oposición, y, si no lo has hecho, por qué. Asimismo, a veces uno tarda más en aprobar debido a circunstancias ajenas a su propia voluntad, como por un escaso número de plazas, o por la falta de convocatorias, lo que ha ocurrido recientemente a consecuencia de la crisis económica. Por eso, más que en el número de años, debes pensar en el número de convocatorias que has firmado y el éxito que has obtenido en cada una de ellas. Ese será el dato realista que te guiará en tu decisión de abandonar o continuar.

¿Puedo presentarme a una oposición para la que no estoy preparándome? ¿Y cambiar de oposición?

Hay oposiciones con temarios parecidos, siendo también muy común que las oposiciones de niveles superiores contengan el temario de oposiciones de un nivel inferior. Por ejemplo, si estás estudiando para Inspección de Hacienda, no es ningún disparate que te presentes a Técnico de Hacienda. Hay numerosos casos de personas que han aprobado dos oposiciones casi simultáneamente: la del nivel superior y la del inferior. Ahora, cuidado con abarcar demasiado: siempre deberás tener clara cuál es la oposición que estás estudiando, presentándote a otras solo “por si acaso” o para entrenarte. Si cambias de oposición cada dos por tres no aprobarás ninguna.

En cuanto a cambiar de oposición, si ves que la que empezaste a preparar se te está haciendo demasiado dura, no hay convocatorias o el número de plazas es demasiado bajo, puede ser una buena opción, o bien a una de temario similar o bien de nivel inferior. Ahora, como apuntaba en el párrafo anterior, una vez te cambies, a muerte con la nueva. Y recuerda que, en algunos casos, si apruebas una de nivel inferior a la que inicialmente preparabas, podrás ascender mediante promoción interna, mucho más restringida que la convocatoria de acceso general.

Una vez apruebe la oposición ¿tendré que vivir fuera de mi ciudad?

A la hora de elegir oposición, este es un factor que debes tener muy en cuenta si tienes importantes inconvenientes para mudarte a otra localidad. Así, las probabilidades de que tengas que cambiar de ciudad dependerá de dos factores: la oposición elegida, y tu lugar de residencia. Así, por ejemplo, si eres catalán, no tendrás problemas en volver, lo que es aplicable a casi cualquier oposición. Ahora, si has aprobado Judicatura y eres madrileño, prepárate para estar muchos años fuera de tu casa. En materia de conciliación de vida personal y profesional, esta es una de las grandes limitaciones del funcionariado.

Y si no apruebo la oposición, ¿qué ocurre?

Casi siempre, el tiempo que uno pasa opositando es tiempo bien empleado. Habrás adquirido conocimientos y profundizado en los que ya tenías. Es por ello que las empresas privadas, lejos de despreciar ese tiempo, lo valoran. Asimismo, si no has aprobado la oposición, pero sí algunos de sus ejercicios, puedes acceder a una bolsa de interinos que, en ocasiones, te permite trabajar durante años.

Se os plantearán mil y una dudas más sobre opositar, por lo que no dudéis en informaros lo máximo que podáis antes de poneros a estudiar, utilizando todo tipo de medios. Una buena información de partida os ahorrará disgustos y decepciones que son fácilmente evitables. Así que, ¡ánimo y a por ello!

Autor: Carlos Viader Castro

Nacido en 1986, cursó Derecho y Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Complutense de Madrid, licenciándose en ambas en 2010. Comienza entonces la preparación de las oposiciones de Judicatura, las cuales aprobaría en abril de 2012.  Ingresa a continuación en la Escuela Judicial, incorporándose al servicio activo en 2014. Actualmente titular del Juzgado de lo Penal 1 de Melilla desde 2016.

Miembro del Comité Nacional de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria desde 2017, ha publicado en sus boletines y revistas, además es colaborador habitual en distintos portales jurídicos y medios de comunicación.

Continuar Leyendo

Tendencia

Copyright © 2019 Todojuristas.com Todos los Derechos Reservados